Domingo 24 de Marzo de 2019

Interacciones de acarbosa con el alcohol


Principio activo: acarbosa

No se han publicado interacciones significativas entre la acarbosa y el alcohol etílico. No obstante, debe recordarse que el medicamento está indicado en el tratamiento de la diabetes mellitus, circunstancia que condiciona un eventual consumo alcohólico.

El alcohol influye en el metabolismo de la glucosa de los pacientes tanto diabéticos como no diabéticos. Puesto que el alcohol inhibe la gluconeogénesis (formación de glucosa) y la glucogenolisis(degradación del glucógeno para liberar glucosa), la ingestión aguda de alcohol sin alimentos puede provocar hipoglucemia, sobre todo en los pacientes con las reservas de glucógeno agotadas y/o en combinación con medicamentos antidiabéticos orales[1].

El alcohol aumenta la elevación postprandial de la glucosa probablemente a través del deterioro de la sensibilidad a la insulina[2], lo que podría contrarrestar precisamente el efecto de la acarbosa.

Un elevado consumo de alcohol aumenta el riesgo de una regulación anormal de la glucosa en varones. En las mujeres, la asociación es mas compleja: una disminución del riesgo de hiperglucemia con un consumo bajo o medio y un riesgo elevado con consumo alto[3].

El consumo excesivo de alcohol también se asocia con un mayor riesgo de síndrome metabólico en varones con diabetes[4]. No sólo el consumo elevado de alcohol, sino también el moderado se relaciona con una mayor incidencia de glucosa elevada en ayunas o diabetes en varones obesos[5].

El cese completo del consumo de alcohol se debe establecer antes de hacer un ajuste de dosis en aquellas situaciones en que no se produce un buen ajuste de la glucemia utilizando agentes antidiabéticos orales[6].

El consumo de grandes cantidades de etanol puede causar cetoacidosis, hipertrigliceridemia, y si se toman fuera de las comida, puede causar hipoglucemia y en última instancia aumento del riesgo de muerte por causas no cardiovasculares[7].

Referencias:

1: van de Wiel A. Diabetes mellitus and alcohol. Diabetes Metab Res Rev. 2004 Jul-Aug;20(4):263-7.
2: Hätönen KA, Virtamo J, Eriksson JG, Perälä MM, Sinkko HK, Leiviskä J, Valsta LM. Modifying effects of alcohol on the postprandial glucose and insulin responses in healthy subjects. Am J Clin Nutr. 2012 Jul;96(1):44-9.
3: Cullmann M, Hilding A, Östenson CG.. Alcohol consumption and risk of pre-diabetes and type 2 diabetes development in a Swedish population. Diabet Med. 2012 Apr;29(4):441-52.
4: Wakabayashi I. Association between alcohol drinking and metabolic syndrome in Japanese male workers with diabetes mellitus. J Atheroscler Thromb. 2011;18(8):684-92.
5: Roh WG, Shin HC, Choi JH, Lee YJ, Kim K. Alcohol consumption and higher incidence of impaired fasting glucose or type 2 diabetes in obese Korean men. Alcohol. 2009 Dec;43(8):643-8.
6: Tsai CS, Oke TO, Tam CW, Olubadewo JO, Ochillo RF. The effect of regular alcohol use on the management of non-insulin diabetes mellitus. Cell Mol Biol (Noisy-le-grand). 2003 Dec;49(8):1327-32.
7: Swade TF, Emanuele NV. Alcohol & diabetes. Compr Ther. 1997 Feb;23(2):135-40.

Otros contenidos de interés sobre acarbosa     

Ver información para pacientes sobre acarbosa

Ver listado de especialidades conteniendo acarbosa

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.