COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones  ACEPTAR Mas información
Martes 23 de Mayo de 2017




Principio activo: ácido acetilsalícilico

Nivel de riesgo en el embarazo: Este medicamento está clasificado en la categoría C durante el primer trimestre y D durante el 2º y 3º.

Un estudio de casos y controles, basado en entrevistas telefónicas a 141 madres de niños con anomalías cardiacas congénitas no pudo hallar relación entre estas enfermedades y la toma de aspirina durante el embarazo de estos niños.

No existen evidencia de que dosis moderadas de salicilatos sean teratogénicas en humanos. Sin embargo los recién nacidos de madres que han tomado salicilatos de forma prolongada tienen un peso mas reducido al nacer. Cuando el medicamento se administra durante el tercer trimestre se incrementa la mortalidad perinatal, el riesgo de anemia, de hemorragia antepartum y postpartum, de gestación prolongada y partos complicados, por lo que su uso en este periodo deberia evitarse.

En estudios animales, la utilización precoz de salicilatos durante el embarazo causa diversas malformaciones, incluyendo defectos faciales, del sistema nervioso, los ojos, malformaciones viscerales y anomalías esqueléticas. Estudios experimentales parecen mostrar un efecto mutagénico de la aspirina sobre cultivos celulares de fibroblastos. Sin embargo, los estudios controlados en humanos no han demostrado teratogenicidad.

En las últimas semanas de embarazo, las dosis altas de salicilato durante periodos prolongados pueden alargar el periodo de gestación, aumentar el riesgo de recién nacidos postmaduros y el de hemorragias neonatales. En teoría, el uso de salicilatos en la fase mas tardía de la gestación puede causar cierre o constricción prematura del ductus arterioso. No obstante, no se ha observado un aumento de nacidos muertos o recien nacidos de bajo peso con dosis terapéuticas de salicilatos

Los salicilatos han demostrado reducir el peso medio al nacer en animales y tambien en un estudio en humanos. En el tercer trimestre los efectos de los salicilatos están mediados por las propiedades antiprostaglandinas de estas sustancias, incluyendo propongancion del embarazo y del trabajo de parto, aumento de las pérdidas de sangre durante el parto y aumento de la mortalidad perinatal. Un estudio clásico en The Lancet (1975) mostraba una reducción del peso al nacer y un incremento de la mortalidad perinatal pero no de anomalias congénitas.

El sangrado y los síntomas de deprivación en recien nacidos se relacionan con una elevación de los niveles de salicilato en la sangre fetal, que debe determinarse en el neonato cuando se tiene conocimiento o se sospecha una ingestión de salicilatos por parte de la madre mas alla de un límite prudente.

El hijo, por lo demás sano, de una paciente que tomó 6.5 gramos diarios de aspirina al día durante todo el embarazo, registró una concentración plasmática de salicilato al nacer de 25 mg/100 ml, que equivalen a 75 mg/kg de peso corporal. El medicamento se eliminó en el transcurso de los cinco días posteriores al parto, a mayor velocidad que en el caso de neonatos cuyas madres hubiesen tomado una modesta dosis de aspirina, aunque con mayor lentitud que un adulto, debido a la inmadurez del mecanismo de eliminación renal y de la glucoronoconjugación.

Un recien nacido presentó acidosis metabólica, taquipnea e hipoglucemia tras la ingestión por la madre de una dosis elevada de salicilatos. El caso se interpretó inicialmente como un posible caso de sepsis neonatal. La anamnesis detallada reveló que la madre había ingerido aspirina durante el embarazo.

Una adolescente embarazada de 17 años, que confesó haber ingerido durante el último mes 50 comprimidos diarios de aspirina con fines suicidas fue ingresada y tratada con exito de su intoxicación salicílica, pero el feto estaba muerto en el momento del ingreso, presentando en la autopsia focos petequiales por diversos órganos. Los autores de la comunicación concluyen que la intoxicación salicílica afecta mas al feto que a la madre. Datos de otras observaciones calculan en 20 horas el periodo límite de supervivencia de un feto cuya madre hubiese ingerido una sobredosis de salicilatos.

Una embarazada de 19 años, gestante de 38 semanas, ingirió con fines suicidas 16.25 gramos de aspirina, presentando en el momento del ingreso una salicilemia de 31.7 mg/dL. La monitorización fetal reveló sufrimiento fetal y bradicardia (60 lpm), por lo que se practicó una cesárea.

Previamente a la intervención, la salicilemia materna había bajado a 14 mg/dL, mientras que la primera determinación que se hizo al neonato fue de 35.2 mg/dL. Posteriores determinaciones mostraron 26.4 mg/dL a las 28 horas y 8.1 mg/dL a las 101 horas despues del nacimiento. Debe destacarse en este caso los altos niveles de salicilato en el neonato en comparación con los de la madre y la escasa sintomatología materna en comparación con la del feto y recien nacido, que sufrió una fuerte alcalosis metabólica.

Fecha de actualización 18.07.2009

Significado de la categoría D

Los estudios publicados, adecuados y correctamente controlados, o bien de tipo observacional, en mujeres embarazadas han demostrado un riesgo para el feto. Sin embargo, el beneficio del tratamiento puede sobrepasar en un caso dado los riesgos potenciales.

Fecha de la última actualización: 18.07.2009