COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones  ACEPTAR Mas información
Lunes 23 de Enero de 2017




Principio activo: alprazolam

Nivel de riesgo en el embarazo: Este medicamento está clasificado en la categoría D

Aunque no se han atribuido anomalías congénitas al uso de alprazolam durante el embarazo, sí se han registrado malformaciones después de la exposición al fármaco durante el primer trimestre con otros medicamentos del mismo grupo terapéutico. Se asume, por lo tanto, que el alprazolam tiene un riesgo similar a las restantes benzodiazepinas

Los estudios en humanos han demostrado riesgos para el feto, aunque en circunstancias concretas, los beneficios potenciales pueden sobrepasar los riesgos para el feto y/o el embarazo. El alprazolam puede ser aceptable si se necesita en un situación de riesgo vital para la embarazada, en la que no se puedan utilizar otros medicamentos mas seguros o estos son ineficaces.

Debe tenerse en cuenta, no obstante, que el uso de benzodiazepinas raramente es un tema urgente, por lo que el empleo de estos medicamentos debe evitarse al menos durante el primer trimestre de gestación.

No se dispone de datos sobre el paso transplacentario de alprazolam, aunque se infiere que puede acumularse en el feto, como otros medicamentos del mismo grupo.

En ratas gestantes se han producido anomalías vertebrales e incremento de la incidencia de muerte fetal tras la exposición a alprazolam a altas dosis. También se han detectado anomalías del desarrollo neuropsíquico y del comportamiento.

Un estudio descriptivo[1] analiza los resultados de 30 pacientes que ingirieron dosis de entre 7,5 mg y 100 mg de alprazolam con propósito de suicidio en el periodo 1984-1993. De los diez nacidos vivos, dos presentaron anomalías congénitas. Seis de las madres tomaron el medicamento entre la sexta y doceava semana de gestación. Uno de los recién nacidos tenía multiples anomalías congénitas, incluyendo gastrosquisis asociada con otros defectos de menor relevancia;el otro tenía pectus excavatum, aunque en este último caso la madre no tomó el medicamento durante el periodo crítico.

Los autores concluyen que no existen diferencias cognitivas, pondoestaturales o de otro tipo entre los hijos de las madres que intentaron suicidarse respecto de los controles ni evidencias de toxicidad materna o fetal[1].

Según las conclusiones de otro estudio, la información disponible es insuficiente para determinar si los beneficios potenciales de las benzodiazepinas sobrepasan los riesgos fetales, recomendando evitar el uso de alprazolam durante el embarazo[2].

Otro estudio observacional llevado a cabo entre 1982 y 1990, que incluía 542 embarazos, de los que pudieron seguirse 411 pacientes mostró 13 nacidos vivos con malformaciones, 263 niños normales y el resto fueron abortos espontáneos o provocados. De acuerdo con los autores, no se observaron mas anomalías o muerte fetal que en la población en general, aunque también recuerdan que el escaso tamaño muestral no permite extrapolar conclusiones[3].

Se han comunicado al fabricante casos aislados de estenosis pilórica, hernia umbilical, frenillo lingual corto y anomalías del tobillo en concurrencia con el uso materno de alprazolam.

Se han publicado casos de síndrome de abstinencia neonatal después de la exposición fetal al medicamento con dosis maternas iguales o superiores a 1 mg/día, mostrando a partir del segundo día de vida irritabilidad e inquietud. La retirada de la lactancia materna puede empeorar el síndrome.

Referencias:

1. Gidai J, Acs N, Bánhidy F, Czeizel AE. An evaluation of data for 10 children born to mothers who attempted suicide by taking large doses of alprazolam during pregnancy.Toxicol Ind Health. 2008 Feb-Mar;24(1-2):53-60. Doi: 10.1177/0748233708089017.
2. Iqbal MM, Sobhan T, Ryals T. Effects of commonly used benzodiazepines on the fetus, the neonate, and the nursing infant. Psychiatr Serv. 2002 Jan;53(1):39-49.
3. St Clair SM, Schirmer RG. First-trimester exposure to alprazolam. Obstet Gynecol. 1992 Nov;80(5):843-6.

Fecha de actualización 18.07.2009

Significado de la categoría D

Los estudios publicados, adecuados y correctamente controlados, o bien de tipo observacional, en mujeres embarazadas han demostrado un riesgo para el feto. Sin embargo, el beneficio del tratamiento puede sobrepasar en un caso dado los riesgos potenciales.

Fecha de la última actualización: 18.07.2009