Viernes 22 de Junio de 2018




Recomendaciones

A las dosis habituales, la clindamicina se considera compatible con la lactancia materna.

Se calcula que un lactante criado exclusivamente al pecho puede ingerir el 1-2 % de la dosis materna. Sin embargo, este antibiótico puede causar trastornos en la flora intestinal del lactante, por lo que, siempre que sea posible, debería recurrirse a otro antibiótico. En otro caso, debe continuarse la lactancia aunque vigilando la posible aparición de diarrea, candidiasis oral o genital o incluso signos de enterocolitis mas alarmantes.

Debe tenerse en cuenta la posibilidad de efectos adversos incluso cuando se administra el medicamento por via vaginal, ya que se absorbe en una proporción significativa (30%).

Advertencia del fabricante:

Clindamicina se excreta en la leche materna con el consiguiente riesgo para el lactante.

La decisión de suspender o no el tratamiento durante la lactancia se tomará en función de la importancia del medicamento para la madre.

Fecha de la última actualización: 21.05.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.