COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones  ACEPTAR Mas información
Jueves 28 de Agosto de 2014




Recomendaciones

Debido al riesgo de daño sobre el cartílago de conjunción, las fluorquinolonas no se han venido empleando en niños. Sin embargo parece que esta eventualidad está lejos de representar una amenaza.

Se estima que el calcio contenido en la leche materna podría prevenir la absorción de la cantidad de levofloxacino que pudiera pasar al bebé a través de la alimentación al pecho, aunque no existen datos procedentes de estudios clínicos que permitan asegurar este extremo.

En general, se considera aceptable el tratamiento a corto plazo con levofloxacino, pudiéndose minimizar la exposición del niño evitando amamantar al bebé durante las seis horas siguientes a la administración del fármaco.

De los datos observacionales obtenidos con ofloxacino, el derivado racémico, se desprende que la concentración máxima en la leche materna se alcanza a las dos horas de la toma del medicamento (2.4 mg/L), que se reduce a la mitad al cabo de seis horas.

Un lactante criado exclusivamente al pecho puede llegar a recibir 0,36 mg/Kg al día cuando la madre recibe 800 mg diarios. Una cantidad muy inferior a la dosis aplicable directamente al bebé.

El uso tópico de levofloxacino no es probable que pueda representar un riesgo para el lactante.

Advertencia del fabricante:

Dada la ausencia de datos en humanos, no deberá utilizarse levofloxacino en mujeres en periodo de lactancia, debido al riesgo experimental de lesión de los cartílagos que soportan peso en el organismo en desarrollo observado con las fluoroquinolonas.

Fecha de la última actualización: 07.10.08