Lunes 22 de Julio de 2019




Recomendaciones

La acetazolamida se excreta a través de la leche materna[1]. No obstante, la información disponible parece indicar que, a las dosis habituales (hasta 1000 mg/día), esta sustancia alcanza un nivel modesto en la sangre del bebé, resultando poco probable que pueda causarle efectos adversos. La Academia Americana de Pediatría considera que la acetazolamida es compatible con la lactancia materna[2]

Se ha comunicado una observación sobre un bebé expuesto al diurético a través de la leche materna (500 mg/2 veces al día). La concentración de la acetazolamida en la leche fue de 1.3-2.1 mcg/ml y la cantidad absorbida se estimó en el 0.6% de la dosis materna[1].

Referencias:

1: Soderman P, Hartvig P, Fagerlund C. Acetazolamide excretion into human breast milk. Br J Clin Pharmacol 1984;17:599?60.
2: Committee on Drugs, American Academy of Pediatrics. The transfer of drugs and other chemicals into human milk. Pediatrics 1994;93:137?-50.

Advertencia del fabricante:

La acetazolamida se ha detectado en la leche materna, aunque a baja concentración. Pese a que es poco probable que produzca efectos adversos en el bebé, debe tenerse precaución cuando se administre a una mujer durante la lactancia.

Fecha de la última actualización: 26.02.10

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.