COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones  ACEPTAR Mas información
Miércoles 22 de Octubre de 2014




Recomendaciones

Riesgos para el lactante

No existen comunicaciones directas de riesgos para la salud de los lactantes cuyas madres recibieron azitromicina durante la lactancia. Otros antibióticos del mismo grupo, como la eritromicina, tienen una bien documentada relación con la producción de estenosis hipertrófica del pí­loro en el lactante, incrementando el riesgo de sufrir este proceso unas ocho o diez veces sobre la población infantil no expuesta [1][2][3][4][5][6].

El estudio de una cohorte en Dinamarca que abarcaba un periodo de 10 años (1991-2000) e incluía datos de casi 43.000 gestaciones a término con 1166 casos de madres lactantes que recibieron un macrólido (eritromicina=1012; azitromicina=101; claritromicina=24; roxitromicina=268; espiramicina=3), muestra un incremento del riesgo para sufrir estenosis hipertrófica de piloro, aunque no contiene datos desagregados para la azitromicina y es de escasa precisión estadí­stica[7]. Un análisis de datos de toma prenatal de macrólidos muestra igualmente un aumento del riesgo de estenosis de pí­loro postnatal[8].

Algunos autores llaman a la prudencia acerca de la posibilidad de que se repitan con los azálidos, cuyo único representante es la azitromicina, los mismos efectos adversos sobre el píloro que con la eritromicina[9].

Influencia sobre la lactancia

Se sabe muy poco acerca de la farmacocinética de la azitromicina en la leche materna y su paso al lactante. Un caso referido[10] de una madre lactante que recibió tres dosis consecutivas, con 24 horas de intervalo entre ellas (1000 mg, 500 mg y 500 mg), alcanzó su máxima concentración tras la última dosis (2.8 ng/ml), estimándose que la cantidad total recibida por el lactante en 0.4 mg/kg de peso, muy lejos de la estándar de 10 mg/kg como dosis de ataque para esa edad.

Recomendaciones

La azitromicina se considera compatible con la lactancia materna, aunque hay que destacar la ausencia de datos que apoyen su inocuidad o riesgo.

Bibliografía

1. Very early exposure to erythromycin and infantile hypertrophic pyloric stenosis. Cooper WO, Griffin MR, Arbogast P, Hickson GB, Gautam S, Ray WA.Arch Pediatr Adolesc Med. 2002 Jul;156(7):647-50.
2. Honein MA, Paulozzi LJ, Himelright IM, Lee B, Cragan JD, Patterson L, Correa A, Hall S, Erickson JD. Infantile hypertrophic pyloric stenosis after pertussis prophylaxis with erythromcyin: a case review and cohort study. Lancet. 1999 Dec 18-25;354(9196):2101-5.
3. Mahon BE, Rosenman MB, Kleiman MB. Maternal and infant use of erythromycin and other macrolide antibiotics as risk factors for infantile hypertrophic pyloric stenosis. J Pediatr. 2001 Sep;139(3):380-4.
4.Sin relación de autores. Hypertrophic pyloric stenosis in infants following pertussis prophylaxis with erythromycin--Knoxville, Tennessee, 1999. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 1999 Dec 17;48(49):1117-20.
5. SanFilippo A.Infantile hypertrophic pyloric stenosis related to ingestion of erythromycine estolate: A report of five cases. J Pediatr Surg. 1976 Apr;11(2):177-80.
6. Sin relación de autores. Erythromycin-induced pyloric stenosis in infants. Prescrire Int. 2001 Feb;10(51):16.
7. Sorensen HT, Skriver MV, Pedersen L, Larsen H, Ebbesen F, Schonheyder HC. Risk of infantile hypertrophic pyloric stenosis after maternal postnatal use of macrolides. Scand J Infect Dis. 2003; 35(2):104-6.
8. Cooper WO, Ray WA, Griffin MR. Prenatal prescription of macrolide antibiotics and infantile hypertrophic pyloric stenosis.Obstet Gynecol. 2002 Jul; 100(1):101-6.
9. Hauben M, Amsden GW. The association of erythromycin and infantile hypertrophic pyloric stenosis: causal or coincidental? Drug Saf. 2002;25(13):929-42.
10. Kelsey JJ, Moser LR, Jennings JC, Munger MA.Presence of azithromycin breast milk concentrations: a case report. Am J Obstet Gynecol. 1994 May;170(5 Pt 1):1375-6.

Advertencia del fabricante:

No hay datos con respecto a la secreción en la leche materna. Ya que varios medicamentos son secretados en leche materna, la azitromicina no debe usarse en el tratamiento de mujeres lactantes a no ser que el médico considere que los beneficios potenciales justifiquen el riesgo potencial para el niño.

Fecha de la última actualización: 01.04.08