Jueves 23 de Mayo de 2019




Recomendaciones

El principio activo clortalidina se elimina a través de la leche materna. Los riesgos principales de su administración durante la lactancia derivan de la lenta eliminación de la clortalidona por el organismo, aumentados por la inmadurez y la limitada capacidad de depurar los medicamentos por parte de los bebés mas pequeños o los prematuros y, por otro lado, la posible inhibición de la lactancia por parte del diurético, por lo que la mayoría de expertos consideran preferible recurrir a un fármaco alternativo.

El contenido en clortalidona de la leche materna es muy variable, oscilando de una mujer a otra dentro de un amplio margen(rango: 90-860 mcg/L)[1]. Se calcula que, en promedio, un bebé criado exclusivamente al pecho podría ingerir el 6% de la dosis administrada a la madre.

La Academia Americana de Pediatría considera a la clortalidona compatible con la lactancia materna[2].

Referencias:

1: Mulley BA, Parr GD, Pau WK et al. Placental transfer of chlorthalidone and its elminination in maternal milk. Eur J Clin Pharmacol. 78;13:129-31.
2: Committee on Drugs, American Academy of Pediatrics. The transfer of drugs and other chemicals into human milk. Pediatrics 1994 Jan;93(1):137-50.

Advertencia del fabricante:

La clortalidona pasa a la leche materna, por lo que las madres que toman este medicamento deben abstenerse de amamantar a sus bebés.

Fecha de la última actualización: 09.02.10

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.