Miércoles 23 de Enero de 2019




Recomendaciones

La codeína se considera, en lineas generales, compatible con la lactancia materna. No obstante, a dosis elevadas puede ser causa de somnolencia en el lactante.

En los primeros días o semanas, el bebé resulta particularmente sensible a dosis relativamente bajas de codeína en la madre, por lo que se recomienda limitar el uso de este fármaco o complementarlo con otros analgésicos no narcóticos.

Se recomienda también una atenta vigilancia del bebé, en busca de manifestaciones tempranas del eventual efecto tóxico de la sustancia.

Este fármaco se transforma parcialmente en morfina en el interior del organismo, siendo esta sustancia la responsable de algunos de los síntomas del lactante atribuidos al empleo de codeína por parte de la madre. Excepcionalmente, algunas madres metabolizan muy rápidamente la codeína, pasando al bebé una cantidad inesperada de morfina, que puede superar varias veces las dosis de codeína suministradas en la leche.

Los efectos adversos relacionados con el uso de este analgésico narcótico por parte de la madre incluyen, ademas de la somnolencia, apnea, bradicardia y cianosis.

Advertencia del fabricante:

Es recomendable suspender la administración del medicamento durante la lactancia materna.

Fecha de la última actualización: 17.02.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.