Miércoles 16 de Enero de 2019




Recomendaciones

La eritromicina está considerada compatible con la lactancia materna.

Este antibiótico, susceptible de ser administrado directamente al lactante, alcanza concentraciones bajas en la leche materna, por lo que es improbable pueda causar efectos adversos de importancia en el bebé.

Como en el caso de otros antibióticos, debe vigilarse la posible aparición de diarrea, candidiasis oral o anal.

Algunos datos parecen establecer una relación entre la eritromicina administrada a la madre con la aparición de estenosis hipertrófica de píloro en el lactante.

Advertencia del fabricante:

La eritromicina se excreta a través de la leche materna, por lo que se deberá tener precaución con la administración de este fármaco en mujeres que dan el pecho.

Fecha de la última actualización: 19.05.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.