Martes 21 de Mayo de 2019




Recomendaciones

Este antibiótico dispone de escasa información acerca de su uso en mujeres lactantes. De acuerdo con lo publicado, la fosfomicina alcanza concentraciones bajas en la leche, por lo que probablemente no cause trastornos al bebé empleada a las dosis habituales. Sin embargo, es preferible utilizar un fármaco alternativo si no resulta imprescindible su uso. En caso contrario, no hay razones para suspender la lactancia materna, aunque se debe vigilar la posible aparición de alteraciones gastrointestinales (candidiasis oral o anal, diarrea, etc.).

Advertencia del fabricante:

Estudios realizados en animales no han evidenciado efectos teratógenos pero no se conoce el posible efecto de la fosfomicina en la mujer embarazada. Una pequeña cantidad de fosfomicina pasa a la leche materna.

Fecha de la última actualización: 24.05.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.