Miércoles 16 de Enero de 2019




Recomendaciones

La gentamicina se considera compatible con la lactancia materna.

Es bastante improbable que el lactante absorba una cantidad significativa cuando se administra a la madre este aminoglucósido. A dosis habituales, la concentración de la sustancia en el niño es generalmente indetectable.

De los datos publicados se infiere que los niveles séricos de gentamicina en el bebé son muy inferiores a los terapéuticamente utiles en el propio lactante, dada la baja absorción en el intestino del niño y el reducido nivel de excreción en la leche materna de la sustancia.

El único riesgo potencial reside en la alteración de la flora intestinal que el medicamento podría producir, con el consiguiente trastorno en forma de diarrea o candidiasis.

La aplicación tópica de gentamicina en forma de cremas o gotas óticas u oftálmicas no representa un riesgo apreciable para el niño.

Advertencia del fabricante:

Gentamicina se excreta en leche materna a concentraciones similares a las plasmáticas. Los aminoglucósidos se absorben escasamente a través del tracto gastrointestinal, por tanto, no es probable que el lactante absorba cantidades significativas de aminoglucósidos o que éstas produzcan problemas graves en él. Se valorará el posible beneficio respecto al riesgo en su administración durante la lactancia.

Fecha de la última actualización: 01.12.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.