Miércoles 23 de Enero de 2019




Recomendaciones

La información disponible parece indicar que el haloperidol, a dosis habituales, alcanza una concentración modesta en la leche de mujer y es improbable que cause trastornos en el bebé. De los escasos datos disponibles, destacamos una observación que puso de manifiesto una ralentización del desarrollo psicomotor en dos lactantes cuyas madres recibían también clorpromazina. Debe tenerse en cuenta a este respecto la posible influencia perjudicial de otros medicamentos antipsicóticos administrados a la madre conjuntamente.

Otros trabajos, por lo contrario, no detectan anomalías en los lactantes.

Se han comunicado casos de galactorrea en la madre, por aumento de la prolactinemia, consecutiva a la toma de haloperidol.

Si una madre lactante recibe haloperidol, no hay razón para suspender la alimentación al pecho, aunque debe vigilarse al bebé, especialmente su progreso y maduración neuromotora.

Advertencia del fabricante:

El haloperidol se excreta en la leche materna, por lo que la lactancia materna está contraindicada durante el tratamiento con haloperidol debido al riesgo de aparición de efectos extrapiramidales en el recién nacido.

Fecha de la última actualización: 21.03.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.