Martes 16 de Julio de 2019




Recomendaciones

No se han descrito casos de efectos adversos, tanto de forma inmediata como a largo plazo, en bebés cuyas madres recibieron imipramina durante la lactancia. Sin embargo, es preferible utilizar otros medicamentos antidepresivos, especialmente en el caso de lactantes prematuros o muy pequeños, cuando las dosis administradas superan el rango habitual.

La imipramina se metaboliza a desipramina, y esta a su vez a 2-OH-desipramina. Estas tres sustancias tienen un efecto farmacológico similar. Por los estudios disponibles, se cree que el lactante puede ingerir hasta algo menos del 3 % de la dosis materna de imipramina ajustada por el peso. En la sangre de estos niños se encuentran cifras modestas de imipramina y su metabolito desipramina, que pueden oscilar entre valores indetectables a inferiores a 10 mcg/L.

La imipramina puede producir raramente galactorrea, a través de un aumento de la prolactina.

Advertencia del fabricante:

La imipramina no debe utilizarse durante el embarazo o la lactancia.

En el caso de tomar este medicamento durante los tres últimos meses de embarazo, el recien nacido puede nacer con dificultad respiratoria, letargia, cólico, irritabilidad, alteraciones de la presión arterial, temblores y espasmos. La imipramina debe retirarse al menos siete semanas antes de la fecha probable del parto.

Fecha de la última actualización: 25.03.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.