Domingo 18 de Agosto de 2019




Recomendaciones

El lorazepam dispone de un periodo de eliminación mas corto que otras sustancias del mismo grupo terapéutico, siendo su concentración en la leche materna relativamente baja, por lo que, a dosis usuales, parece poco probable que pueda causar efectos adversos al bebé.

Con las reservas que impone la carencia de estudios suficientes y a tenor de la poca información disponible, puede inferirse que la dosis de lorazepam que probablemente ingiera el bebé es inferior al 9 % de la dosis suministrada a su madre.

Debe tenerse en cuenta para ulteriores referencias que el lactante puede hidrolizar los derivados glucoronoconjugados de lorazepam que recibe de su madre, convirtiéndolos en sustancia activa, por lo que es importante no considerar sólo la fracción no conjugada que pasa a través de la leche.

No se han descrito reacciones adversas en el bebé ni en el proceso de lactancia, aunque la literatura científica al respecto es muy escasa. Probablemente la mejor alternativa sea cambiar a otro fármaco mejor documentado, si se considera necesario.

Advertencia del fabricante:

Debido a que las benzodiazepinas pasan a la leche materna, debe evitarse la toma de este medicamento durante la lactancia.

Fecha de la última actualización: 08.03.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.