Jueves 21 de Marzo de 2019




Recomendaciones

En contraste con la frecuente carencia de observaciones acerca del empleo de numerosos fármacos durante la lactancia materna, en el caso de primidona se dispone de un numero considerable de observaciones publicadas.

Cuando se administra este medicamento a la madre, la concentración del mismo o sus metabolitos en el lactante puede llegar a alcanzar valores dentro del rango terapéutico.Estas circunstancias pueden originar sedación. Inclusive, en los casos en que se administra durante el embarazo, la interrupción brusca del aporte del medicamento debida a la lactancia artificial, podría dar lugar a un síndrome de abstinencia, cuyas manifestaciones se paliarían o desaparecerían completamente con la instauración de la alimentación al pecho, siempre que la madre mantuviera el tratamiento con primidona.

En caso de ser necesario administrar este medicamento a la madre, la mayoría de los expertos considera que no es preciso suspender la alimentación al pecho, aunque debe vigilarse estrechamente al bebé por la posible aparición de sedación, indiferencia o rechazo del alimento o deficiente desarrollo psicomotor y/o pondoestatural.

Algunas observaciones indican que la concentración media de primidona en la leche materna podría ser de 2.3 mg/L (0.8 to 2.8 mg/L), una cantidad muy próxima a los valores plasmáticos (2.8 mg/L). Se estima que un bebé alimentado exclusivamente al pecho recibe el 18,5 % de la dosis suministrada a la madre.Se han publicado algunas observaciones de numero limitado de casos en las que se han podido registrar niveles en la leche materna que superan la concentración plasmática de las propias mujeres lactantes.

Como se sabe, la primidona se metaboliza en el organismo a fenobarbital y feniletilmalonamida, sustancias igualmente activas y con capacidad de producir sedación. Durante la alimentación al pecho mientras la madre recibe primidona, el bebé presenta niveles detectables de las tres sustancias, ademas de otras cantidades mas pequeñas de hidroxifenobarbital.

Debe tenerse en cuenta que las concentraciones de primidona y los efectos sobre el bebé de esta sustancia pueden ser mucho mayores o menores de lo esperado, debido a las interacciones que se suelen producir entre los dos o tres fármacos que se administran simultáneamente en el tratamiento de la epilepsia.

El efecto adverso mas frecuentemente observado en el bebé expuesto a primidona es la sedación. Se han descrito también otras alteraciones como rechazo o indiferencia por el alimento, aplanamiento de la curva de peso, palidez y el síndrome de abstinencia provocado por la retirada de la alimentación al pecho en niños que, pese al tratamiento, habían tenido un desarrollo satisfactorio.

Advertencia del fabricante:

Durante la lactancia materna debe vigilarse estrechamente la posible aparición de sedación u otras manifestaciones de depresión neurológica.

Fecha de la última actualización: 05.12.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.