Martes 16 de Julio de 2019




Recomendaciones

La escasa información disponible parece sugerir que, a dosis no superiores a 6 mg diarios, la sustancia alcanza un nivel tolerable en la mayoría de los lactantes alimentados exclusivamente al pecho. A pesar de esto último, seguramente es preferible recurrir a un fármaco alternativo.

Se calcula que un lactante alimentado exclusivamente al pecho podría recibir una cifra inferior al 5% de la dosis administrada a la madre, la mayor parte en forma de OH-risperidona, un metabolito activo. La concentración del medicamento en el bebé podría ser indetectable en la mayor parte de los casos. No se han publicados efectos adversos en los niños expuestos a risperidona a través de la lactancia materna, aunque estos datos no permiten mostrarse optimistas, dado lo limitado de los estudios disponibles.

Esta sustancia eleva la prolactinemia, lo que puede provocar ginecomastia y galactorrea en algunos pacientes.

Advertencia del fabricante:

Se desconoce si risperidona se excreta por la leche humana. En estudios en animales, risperidona y 9-hidroxi-risperidona se excretan por la leche. Consecuentemente, no se administrará este medicamento a mujeres durante el periodo de lactancia.

Fecha de la última actualización: 05.05.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.