Viernes 22 de Noviembre de 2019




Recomendaciones

El zanamivir se administra en forma de polvo para inhalación, vía por la que alcanza una biodisponibilidad del 10 al 20%, que contrasta con la baja disponibilidad oral del 2%. El 90% de la cantidad administrada se elimina por la orina sin modificar.

Un estudio publicado en julio de 2009 estima en 0.075 mg/día la dosis máxima diaria a la que se hallaría expuesto un bebé cuya madre recibiera una pauta de tratamiento con este fármaco, inferior al 1% de la dosis preventiva recomendada en niños. Debe tenerse en cuenta, además, que el medicamento se absorbe escasamente por vía digestiva[1]. Por esta razón , es improbable que el zanamivir pueda ser causa de efectos adversos en el bebé o la lactancia.

Bibliografía:

1. Tanaka T, Nakajima K, Murashima A et al. Safety of neuraminidase inhibitors against novel influenza A (H1N1) in pregnant and breastfeeding women. CMAJ. 2009;181:55-8.

Advertencia del fabricante:

Debido a la limitada experiencia disponible, el uso de zanamivir en madres lactando sólo debe considerarse si el posible beneficio justifica los posibles riesgos para el lactante.

Fecha de la última actualización: 03.09.13

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.