Sábado 17 de Noviembre de 2018

Significado de artrosis

Clase: enfermedad

¿Que es la artrosis?

La osteoartrosis o, simplemente, artrosis, es una alteración degenerativa de las articulaciones que da lugar a dolor y deterioro de su funcionamiento.

Las lesiones de la articulación con artrosis incluyen:

- La erosión o desaparición del cartílago, quedando el hueso en contacto directo con la cara articular del otro hueso, en especial, en las zonas donde se producen cargas y presiones.
La formación de los osteofitos, que son unas excrecencias óseas alrededor del cartílago,
La formación de quistes(geodas) en el hueso adyacente al cartílago, que pueden llegar a comunicarse con la cavidad articular.
La inflamación del hueso adyacente a ls articulación.

Se trata de una enfermedad extremadamente frecuente, definida por muchos clínicos como ?desgaste de huesos?, que causa mucho sufrimiento, incapacidad y consumo de medicamentos.

Se cree que está causada, al menos en gran parte, por la sobrecarga de la articulación, ya sea por sobrepeso, actividad laboral o deterioro ligado a la edad. La reducción del peso parece disminuir la progresión de la enfermedad.

El tabaco, por razones hasta ahora desconocidas, parece influir negativamente sobre la artrosis.

La artrosis puede asentar en casi cualquier articulación. Sin embargo, existen lugares de preferencia según el sexo y edad del paciente. Los varones de edad avanzada suelen presentar con mayor frecuencia artrosis de la cadera, mientras que en el caso de las mujeres de ese grupo de edad predomina n las lesiones en las articulaciones de manos. La historia laboral de cada persona es un fiel indicador de donde asentarán probablemente las futuras lesiones.

Existen también factores hereditarios que predisponen a sufrir artrosis con mayor frecuencia en unas familias que en otras. Algunas razas sufren con mayor frecuencia de osteoartrosis (japoneses), mientras que otras lo hacen en menor proporción (chinos, indios).

Síntomas de la artrosis

Al principio de la enfermedad, cuando se están produciendo las alteraciones iniciales del cartílago y el hueso no suele haber síntomas que lo manifiesten. Por esta razón, es frecuente encontrar pacientes con lesiones de las articulaciones relativamente avanzadas pero sin síntomas

Cuando se presentan síntomas, el primero y principal suele ser el dolor en la articulación, que puede aparecer sólo en una de ellas, aunque, con frecuencia aparece en corto plazo en algunas otras. Al menos, durante las fases iniciales el dolor disminuye o desaparece con el reposo para recrudecerse al empezar a mover la articulación dañada, acompañándose de rigidez articular. Estos síntomas se atenúan conforme se van realizando movimientos, para reanudarse después de una nueva fase de reposo.

Conforme progresa la enfermedad, los síntomas se van haciendo mas permanentes e intensos, aliviándose cada vez menos por el reposo y dificultando cada vez mas el funcionamiento de la articulación afectada.

Las articulaciones mas afectadas suelen ser las de caderas, rodilla, columna lumbar y columna cervical, aunque también son frecuentes las de las manos y las del dedo gordo del pie. Las restantes articulaciones grandes, como el tobillo, el hombro, etc. pueden sufrir artrosis, aunque lo hacen con menor frecuencia y, por lo general, asociadas a problemas adicionales del aparato locomotor.

Las articulaciones que sufren artrosis son hipersensibles a la presión o incluso al tacto. El paciente percibe que al mover su articulación, esta produce una crepitación (crujido) o una vibración, como si notara un roce entre las superficies articulares. Además, el paciente tiene cada vez mas limitados los movimientos articulares.

La articulación aparece hinchada y frecuentemente deformada, no solo por la inflamación de los tejidos, sino también por la acumulación de líquido dentro de la cavidad articular y los cambios que sufren los huesos(osteofitos).

Conforme pasa el tiempo, la enfermedad puede permanecer estable, con un deterioro de mayor o menor intensidad, aunque en otros casos, la artrosis puede progresar hasta convertir en necesaria su sustitución por una prótesis.

Como se diagnostica la artrosis

Esta enfermedad no da lugar por si misma a alteraciones de los análisis de sangre, por lo que estos no dan información que apoye su diagnóstico. Sin embargo, el médico puede indicarle al paciente que se someta a este tipo de pruebas para descartar otras enfermedades que dan lugar a síntomas similares.

Los exámenes de mayor valor en el caso de artrosis son los radiológicos, en los que pueden observarse las alteraciones anatómicas que origina la enfermedad (orteofitos, geodas y otras). En ocasiones, se produce una disparidad entre los síntomas, que pueden ser intensos y un examen radiológico aparentemente normal. En estos casos, se dispone de de otras técnicas de diagnostico por la imagen, como resonancia magnética, ultrasonografía y estudios con isótopos, que escapan al propósito de esta página.

Cómo se trata la artrosis

El tratamiento se dirige esencialmente al alivio del dolor y a la recuperación funcional del paciente, de manera que pueda, por ejemplo, andar en el caso de que la artrosis se lo impida o llevar a cabo movimientos con las manos.

Medicamentos

El tratamiento con medicamentos se dirige esencialmente al alivio del dolor.

El paracetamol (acetaminofén) y los antiinflamatorios no esteroideos constituyen la base del tratamiento farmacológico. Dependiendo de las circunstancias de cada caso, el médico preferirá indicarle uno u otro, teniendo en cuenta la necesidad de usarlos repetida y/o prolongadamente y los riesgos de su utilización.

Otros medicamentos, preconizados para restaurar o regenerar el cartilago, no siempre han mostrado los resultados deseados y su uso es controvertido.

En algunos casos, es necesario recurrir a la aplicación dentro de la articulación de sustancias antiinflamatorias (derivados de cortisona) para poder controlar la inflamación y los síntomas asociados.

Otros recursos:

Los distintos procedimientos fisioterapéuticos pueden aportar no sólo una reducción de las molestias, sino que pueden colaborar a la recuperación funcional del paciente. La actuación del fisioterapeuta se dirige sobre todo a combatir la rigidez y atrofia muscular. El mantenimiento en buen estado de los músculos que rodean la articulación reduce las tensiones y sobrecarga de la esta, lo que permite reducir su deterioro progresivo.

El masaje, la movilización pasiva y activa, la aplicación de calor o frío y otras formas de fisioterapia proporcionan una mejoría de los síntomas. En algunos pacientes, la acupuntura puede producir una mejoría, aunque no de forma constante.

Pulse aquí para volver atrás

PROPÓSITO Y ALCANCE DEL CONTENIDO


En esta página encontrará información sobre el significado de diversos términos médicos, habitualmente poco comprensibles para los pacientes, a quienes se presupone unos amplios conocimientos previos sobre medicina, necesarios para la comprensión de los folletos de instrucciones de medicamentos comunes.

El contenido de esta información intenta aclara algunas cuestiones básicas sobre medicina, nutrición, plantas medicinales y medicamentos. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico, a quien debe dirigirse en último término para aclarar las dudas que pudiera tener sobre sus problemas de salud.