COOKIES:    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web  ACEPTAR Mas información
Miércoles 20 de Setiembre de 2017

COMO CONTROLAR Y PREVENIR LA OBESIDAD INFANTIL

Una señal de alarma     

Si su hijo está en edad preescolar y come de forma rápida tiene un mayor riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad infantil. Por el contrario, si come activamente durante un periodo prolongado probablemente no será obeso en el futuro.

Los niños que tienen estos hábitos suelen comer mayores cantidades de comida y experimentar menor saciedad. Intente crear habitos de comida mas saludables.

Los padres     

El tamaño de las raciones de alimentos que se ofrecen en casa a los niños refleja con bastante aproximación las característica de los padres (creencias, habitos, reacciones, temores) en especial las cantidades de comida que los padres se sirven a sí mismos. Valore si este es su caso y haga las correcciones necesarias.

Determinantes     

La actual “epidemia” de obesidad infantil en niños y adolescentes obedece principalmente al aumento progresivo del consumo de calorías durante los últimos 30 años ocasionado por el aumento de ocasiones para comer o beber y al aumento del tamaño de las raciones de comida.

La irregularidad de las comidas y saltarse el desayuno juega un papel importante en el desarrollo de sobrepeso y obesidad en adolescentes.

A partir de la infancia existe una estrecha relación entre el consumo de grandes cantidades de alimentoscon muchas calorías y la obesidad.

Si proporciona a su hijo una cantidad de comida mayor de lo necesario y alta en calorías, está promoviendo sin saberlo un hábito permanente de comer en exceso, que puede traer como consecuencia la obesidad, en especial durante la primera infancia.

Reduciendo calorías     

Aumentar el tamaño de la ración de un vegetal al inicio de la comida principal puede ser una estrategia eficaz para aumentar el consumo de verduras en preescolares. Cualquier porción de sopa vegetal al principio de la comida reduce el consumo de calorías en comparación con no hacerlo, pero si el propósito es reducir el consumo total de calorías, este sólo se reduce cuando se sirven al menos 150 gramos de sopa.

La cantidad de calorías puede reducirse aumentando la ingestión de alimentos ricos en agua, como verduras y frutas. Llenar el estómago al inicio de una comida con verduras o fruta y aumentar la proporción de verduras en el plato principal son eficaces para controlar el hambre y la cantidad de calorías.

Si ofrece a su hijo un plato de hortalizas antes del plato principal de comida, lo mas probable es que aumente el consumo de vegetales. Si aumenta progresivamente la ración de estos alimentos, el consumo del niño aumentará proporcionalmente hasta un determinado nivel, en que no aumentará mas. Sin embargo, la ingestión de calorías se mantendrá en invariable.

Servir porciones más grandes de frutas y verduras juntas durante la cena promueve el consumo de ambos alimentos en los niños pequeños.

La reducción de las calorías de la dieta mediante la adición de alimentos ricos en agua se asocia a una pérdida de peso sustancial a pesar de que el niño coma mayores cantidades de alimentos.

Servir el postre después de la comida da lugar a un mayor consumo de calorías, tanto del plato principal como del propio postre y, por lo tanto, una mayor ingestión total de comida.

Aunque no es una práctica usual, servir el postre a la vez que el plato principal reduce la ingestión total de calorías, independientemente del tamaño de la ración principal de la comida.

Los niños comen más fruta si se le ofrece una mayor cantidad de este alimento en las comidas. Por lo tanto, aumentar la cantidad de fruta a su disposición es útil para ayudar a los niños a comer la cantidad recomendada de estos alimentos. Cuando se duplica la cantidad de fruta y verduras, los niños comen menos alimentos con mas calorías[225P].

En resumen, servir porciones más pequeñas del plato principal, en especial, los alimentos muy calóricos y aumentar las raciones de fruta y verduras servidas a la vez que el plato principal puede mejorar la nutrición de los niños a la vez que mejora la saciedad.

Masticar biens     

Enséñele a su hijo a masticar bien cada bocado antes de tragarlo y persevere en tratar de conseguir que lo haga. Enséñele también a comer a bocados pequeños. La combinación de ambas medidas aumentará la saciedad y puede reducir la cantidad total de alimento ingerido durante la comida.

Golosinas y snacks     

Si su hijo es dado a comer aperitivos (snacks) u otros alimentos entre comidas, la goma de mascar puede ser una solución, ya que puede ayudar a controlar el apetito.

El tamaño de los recipiente influye sobre la cantidad de comida que se consume, con independencia de la cantidad de comida que contengan. Por esta razón procure dar los alimentos envasados, como por ejemplo golosinas, en envases pequeños.

Cuidado con los aperitivos:

Un estudio realizado en Australia contabiliza 1070 snacks diferentes a disposición de los consumidoeres junto con 863 clases de bebidas, mientras que entre los considerados saludables desde el punto de vista dietético sólo encontraron 14, sumando aperitivos (snacks) y bebidas.

Algunas advertencias     

Cerciórese de que lo que usted proporciona a su hijo como “alimento infantil”, realmente lo es. Un número significativo de los productos comercializados para niños son más altos en grasa, azúcar y sal que los comercializados para la población general.

No se deben utilizar los alimentos mas apetecibles como recompensa por comer. El consumo de los alimentos más sanos puede ser estimulado por el aumento de tamaño de la porción, especialmente al comienzo de la comida.

Si necesita limitar o reducir la cantidad de un alimento para estimular un consumo mas sano por parte de su hijo, es preferible que haga una restricción moderada que hacerlo con frecuencia. Sin embargo, la mejor herramienta para conseguir un consumo saludable es el modelado social activo por medio de la influencia de los adultos y los compañeros del niño.

EL EJERCICIO FÍSICO:

No pierda de vista que el ejercicio físico es primmordial para prevenir la obesidad infantil. Evite los hábitos sedentarios y promueva la actividad física por parte de su hijo, aunque esto le obligue a convertirse en su compañero de juegos.

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.