COOKIES:    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web  ACEPTAR Mas información
Miércoles 20 de Setiembre de 2017

Cómo ayudar a controlarlo

Consejos para mantener controlada la dermatitis atópica     

La dermatitis atópica, también llamada eczema atópico, pone a prueba la paciencia y capacidad de aguante y autocontrol de pacientes y padres. En tanto la enfermedad no experimente una mejoría, bien por su propia evolución o mediante el tratamiento oportuno, los niños sufren los efectos de un persistente picor o molestias que se agudizan con suma facilidad.

Desde el punto de vista de los padres y otras personas responsables del cuidado de los pequeños, cabe aspirar a ayudar a mantener bajo control los síntomas de esta frustrante enfermedad. Estas líneas tratan de ayudar a los padres en esta dirección. Debemos recomendar encarecidamente que antes de tomar ninguna medida deben consultar la opinión de su médico al respecto. El, mejor que nadie, conoce las circunstancias de cada caso.

Proteja la piel, proporcionando la humedad necesaria     

La sequedad ambiental provocada o no por la calefacción doméstica disminuye también el grado de humedad de la piel, reduciendo la flexibilidad de esta y aumentando su susceptibilidad a los agentes irritantes, lo que origina picor y/o erupción cutánea. En estos casos, un humidificador que mantenga la humedad relativa por encima del 50% puede proporcionar algún alivio.

Evite el lavado frecuente de las manos, que las hace entrar a menudo con el jabón, que puede actuar como irritante y favorecer la dermatitis.

Evite los baños frecuentes y/o prolongados, por la misma razón que lo anterior. Use agua tibia para el baño o la ducha. Para el secado, debe evitar hacerlo con toallas o paños que sean ásperos o abrasivos, secando sin frotar ni restregar, sino mas bien con palmaditas o presion suave sobre la piel hasta secarla.

Despues del baño, aplique lo antes posible (menos de 3 minutos tras el baño) una crema o loción hidratante que mantenga la humedad de la epidermis, pero antes la piel debe estar bien seca, mediante palmaditas con una toalla suave y que seque bien. Recuerde que la sequedad de la piel es un factor importante en la puesta en marcha del ciclo picor-rascado.

Mantenga la boca limpia y seca     

Evite el contacto prolongado del alimento con la piel, limpiando con suavidad, pero con frecuencia la boca del niño.

Controle y limite las sustancias irritantes o provocadoras de alergia     

- Use jabones sólo en las axilas, ingles y pies. Aquellos deben ser lo mas suaves posible
- Evite perfumes o cosméticos, ya que pueden producir escozor o picor.
- Evite los suavizantes

Seleccione ropa y otros tejidos apropiados     

Evite el contacto de la piel del niño con la lana y use preferentemente prendas de algodón sin mezcla. También debe tener esto en cuenta para la ropa de cama.

Evite el rascado     

Enseñe al niño a evitar el rascado. Si su edad lo permite, enséñele que el picor origina rascado y este provoca excoriaciones y al final se produce un círculo vicioso con mas picor y nuevo rascado. A cambio del rascado, dele palmaditas o aplique una suave presión sobre la piel, aplicando un lubricante suave.

Controle el entorno     

Mantenga la temperatura de la casa estable, sin oscilaciones de frio y calor, siempre a una temperatura mas bien fresca. No abrigue al niño en exceso y evite que sude. Ponga en la cama las mantas imprescindibles y controle su tendencia natural a abrigarle en exceso mientras duerme. Recuerde que el mejor confort lo proporcionará si consigue que tenga el mínimo picor posible.

Reduzca la presencia de irritantes y alergenos(provocadores de alergia)     

- Prescinda de alfombras y cortinas. Utilice fundas de plástico para los colchones. - Limpie escrupulosamente la casa, eliminando en lo posible el polvo ambiental, especialmente la habitación del niño
- Evite la utilización de aerosoles (ambientales, insecticidas, limpiamuebles, etc.) y el humo de tabaco
- Ventile bien la cocina y evite la presencia del niño mientras prepara la comida
- Use preferentemente plantas artificiales
- Evite los alergenos de origen animal (perro, gato, conejo, otras mascotas)

Reduzca los motivos de estrés en el niño     

Proporcione un entorno lo mas tranquilo y agradable que pueda. Si su edad lo permite, enséñele a relajarse.

Página relacionada: Dermatitis o eczema atópico: Información para padres y pacientes

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.