COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información

ANGINA DE PECHO (ANGOR PECTORIS)
Información para pacientes
Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
ANGINA DE PECHO (ANGOR PECTORIS)

¿Qué es la angina de pecho?

La angina de pecho (angor pectoris, dolor precordial) es una sensación dolorosa, como de compresión sobre el pecho. Muchos pacientes lo describen como si una potente garra apretara sobre el área del corazón (región precordial) o bien una barra o plancha comprimiera el tórax. Se acompaña muy frecuentemente de extensión refleja del dolor a la parte adyacente del cuello y/o el brazo izquierdo.

¿A qué se debe la angina de pecho?

El angor o angina de pecho se debe a una reducción mas o menos brusca del aporte de oxígeno al corazón. En ocasiones se produce porque se forma un coágulo dentro de las arterias del corazón(arterias coronarias), como en el caso del infarto agudo de miocardio. Otras veces, la disminución del aporte es sólo relativa, como, por ejemplo, cuando aumentan las necesidades inmediatas de oxígeno por un esfuerzo, en el así llamado angor de esfuerzo. En este caso, sólo se presenta la angina cuando el paciente va mas allá de un determinado nivel de esfuerzo, es decir el corazón recibe menos oxigeno del que necesita para satisfacer la mayor demanda puntual de este.

¿En qué enfermedades puede aparecer?

Teniendo en cuenta lo dicho, existen tres elementos claves para la aparición de la angina de pecho: El nivel de esfuerzo exigido al corazon, la situación previa de las arterias por las que circula la sangre en el interior del órgano y el estado de la propia sangre que trasporta el oxígeno.

Sin pretender ser exhaustivo, las causas determinantes de angina de pecho mas habituales por orden de importancia son:

Enfermedades de las arterias del corazón: La obstrucción debida al depósito de colesterol en el interior de las arterias(arteriosclerosis) hace que circule menos sangre por ellas y se aporte menos oxígeno al corazón. Esta es la causa más frecuente.

Anomalías del funcionamiento del corazón, que pueden demandar mayor consumo de oxígeno, como en las taquicardias de ritmo muy elevado(paroxísticas).

Enfermedades de la sangre, como en las anemias, en las que puede faltar hemoglobina suficiente para trasportar el oxígeno.

Sobrecarga de la función del corazón y de la demanda de oxígeno, como en la hiperfunción del tiroides o en el caso de crisis aguda de hipertensión arterial.

Con frecuencia existen factores desencadenantes de la angina de pecho, que en presencia de enfermedades preexistentes pueden poner en marcha los síntomas:

El ejercicio físico, especialmente si es pesado o prolongado o requiere esfuerzos violentos, aunque sean de corta duración.

Las emociones, al producir descargas de adrenalina y sobrecargar el funcionamiento del corazón.

Las comidas copiosas, que sobrecargan el aparato circulatorio.

El frío ambiental, que puede provocar una constricción refleja de las arterias, lo que obliga al corazón a someterse a una sobrecarga.

Aunque no son la causa, deben evitarse estos factores desencadenantes. Recuerde, no obstante, que puede sufrirse una crisis de angina de pecho sin mediar ningún factor desencadenante previo.

¿Qué síntomas presenta la angina de pecho?

La angina de pecho tiene una forma de presentación variable de una persona a otra. El dolor típico ha sido descrito mas arriba. Otras veces, el paciente puede presentar dolor de forma intermitente, de poca intensidad o de localización no típica: son las llamadas precordalgias atípicas que su médico valorará adecuadamente en orden a determinar su origen. Es posible que el dolor se muestre como una sensación de plenitud en la parte superior del abdomen o en el cuello, inmediatamente por debajo del mentón. En la angina típica se puede presenta también sudor abundante, nauseas o incluso vómitos.

¿Cómo se diagnostica?

El médico responsable de atenderle procederá a efectuar el correspondiente interrogatorio, examen clínico y las pruebas complementarias pertinentes.

Es posible que precise entre otras recurrir a las siguientes:

Electrocardiograma, que puede revelar alteraciones del ritmo, variaciones en el tamaño del corazón y otras circunstancias que permitan conocer la causa última de la angina de pecho.

  • Prueba de esfuerzo, que pondrá en evidencia alteraciones debidas a la falta relativa de oxígeno que en un electrocardiograma en reposo no se ponen de manifiesto.
  • Pruebas con isótopos radioactivos, que dan información sobre la normalidad de la circulación sanguínea en el interior del corazón.
  • Ecocardiograma y ecocardiograma de esfuerzo, que dan información sobre la morfología del corazón, sus válvulas, los ventrículos y aurículas y su funcionamiento en reposo y en el ejercicio.
  • Registro continuo de la presión arterial, mucho mas exacto que la toma puntual de la misma y puede en muchas ocasiones dar información importante sobre las circunstancias de aparición de la angina de pecho.
  • Cateterismo y angiografía coronarias en caso seleccionados y con diagnóstico presunto de obstrucción de las arterias coronarias. Estas pruebas permiten determinar la localización de las lesiones y su posible reparación quirúrgica.

    ¿Cuál es el tratamiento de la angina de pecho?

    Los síntomas de la angina de pecho se tratan con medicamentos llamados vasodilatadores. Estas sustancias aumentan de forma transitoria o prolongada el calibre de las arterias coronarias, mejorando con ello el flujo de sangre al corazón. El medicamento de acción mas rápida es la nitroglicerina, que se administra colocando el comprimido debajo de la lengua y actúa en minutos. Debe tenerse en cuenta que el fármaco sufre evaporación, por lo que una vez abierto el envase sólo tiene la máxima eficacia en los seis meses que siguen a la apertura. Están disponibles otros nitratos vasodilatadores de acción mas prolongada, bien en formulación oral o en parches aplicables sobre la piel, para el tratamiento sostenido.

    Existen también otros medicamentos que producen un efecto similar a los nitratos, como los calcioantagonistas y los betabloqueantes.

    Es frecuente que el paciente que sufre angina de pecho necesite medicamentos que ejercen una mejora de los síntomas o de la expectativa de vida, como los IECA o ARA II para mejorar el rendimiento del miocardio, aspirina a dosis bajas o clopidogrel para prevenir la trombosis de las arterias coronarias o estatinas para reducir el colesterol en la sangre. Su médico le indicará lo mejor para su caso en particular.

    Los recursos de la cirugía incluyen la dilatación con sonda-balón(angioplastia) y la derivación mediante bypass.

    La dilatación mediante sonda-balón consiste en introducir un tubo fino(catéter) en cuyo extremo hay un balón inflable hasta la arteria obstruida. Una vez hinchado, la arteria se expande, permitiendo de nuevo el flujo de sangre. Se suele acompañar de la colocación de un stent, un pequeño tubo de malla de acero autoexpandible que se coloca dentro de la arteria coronaria para mantener el vaso dilatado. Puede utilizarse durante una cirugía de bypass, en inglés para mantener dilatado el vaso injertado, después de una angioplastia con balón para prevenir que el vaso sanguíneo vuelva a cerrarse o durante otras intervenciones de corazón.

    La derivación mediante bypass consiste en esencia en la colocación de un injerto de vasos sanguíneos de otro lugar del cuerpo para permitir que la sangre pueda pasar de un lado a otro de la zona obstruida.

    ¿Qué puedo hacer para mejorar?

    En el caso habitual, la angina de pecho se debe a la arteriosclerosis coronaria, por ello se debe producir un cambio sustancial en su estilo de vida al objeto de reducir en lo posible los distintos factores de riesgo cardiovascular.

    Muy probablemente debe:

    Abandonar para siempre el hábito de fumar, un factor de riesgo de primerísimo orden

    Reducir el peso corporal.

    Combatir el sedentarismo y realizar regularmente ejercicio adecuado a su condición física, sus circunstancias personales y sus preferencias. Se trata de una opción ineludible que mejorará su expectativa de vida y -a medio plazo- su tolerancia al ejercicio.

    Controlar la tensión arterial por parte de su médico o enfermera, incluso aunque no conste que la tenga alta.

    Incorporar a su vida comportamientos que tiendan a reducir el stress, la ansiedad y angustia y -en general- evitar las situaciones que tiendan a aumentar su tensión emocional.

    Modificar su dieta para combatir la ingestión de exceso de grasas, azúcares y calorías, de acuerdo con las indicaciones que el médico haya establecido para su caso en particular

    ¿Cuándo debo consultar con mi médico?

    Si la angina de pecho aumenta en intensidad, frecuencia o duración, consulte con su médico lo antes posible acerca de las novedades que esté percibiendo. Si sospecha que se trata de un dolor de características diferentes y mas graves diríjase al servicio de urgencias médicas que tenga mas a manos. No espere a obtener la confirmación de que en esta ocasión se trata de "otra cosa".

    Si el dolor se mantiene durante mas de diez minutos o repite varias veces, si no desaparece tras tomar tres comprimidos de nitroglicerina, se marea o tiene problemas para respirar normalmente, debe acudir de inmediato al servicio de urgencias médicas de que disponga(en España, marque el teléfono 061; en EEUU, teclee el 911). Puede estar iniciando un infarto de miocardio.

     

    Última actualización de la página: 16 de octubre de 2008


  • ADVERTENCIA

    La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.