COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información

COLON IRRITABLE:
Información para pacientes
Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
COLON IRRITABLE

¿Qué es el colon irritable?

El colon irritable es un trastorno funcional del intestino caracterizado por dolor o molestias abdominales y alteración de los hábitos de evacuación sin anomalías orgánicas o lesiones detectables.

Esta enfermedad es una de las causas mas frecuentes de consulta médica, aunque de las peor entendidas y conocidas. Se calcula que un porcentaje de población del 10-20 % de adultos y adolescentes tiene síntomas sugestivos de sufrir la enfermedad, predominando entre los pacientes las mujeres.

¿A qué se debe el colon irritable?

El colon irritable es una enfermedad mal conocida, pese a los esfuerzos realizados para comprender sus causas, su génesis y el mecanismo de producción.

Se atribuye la enfermedad, al menos en parte a alteración de la motilidad del intestino, alteración de la interacción cerebro-intestino y se sospecha la intervención de factores genéticos, hormonales, psicosociales y otros.

Hasta en un 80 % de los pacientes se han encontrado rasgos de trastonos psíquicos, lo que da una idea de que la enfermedad no es exclusivamente un problema intestinal, sino especialmente una enfermedad de todo el organismo. Por así decirlo no es un colon enfermo sino una enfermedad de ámbito general cuyas manifestaciones principales residen en el aparato digestivo.

La influencia del estres y otros trastornos emocionales ponen en evidencia la relación entre el cerebro y el intestino. Para muchos expertos, el colon irritable puede representar una manifestación de una disfunción cerebral que origina un aumento de la percepción por el sujeto del dolor visceral.

Al igual que el asma parece ser debido a una reactividad exagerada a los irritantes y alergenos que residen en el aire respirado, lo que se conoce como hiperreactividad bronquial, en el caso del colon irritable lo característico sería una hiperreactividad del colon, manifestada por aumento de su motilidad ante estímulos diversos, asociada a hipersensibilidad visceral del paciente.

¿Cuales son los síntomas?

El colon irritable es una enfermedad que puede afectar a cualquier edad, aunque la mayoría de los pacientes suelen tener los primeros síntomas antes de los 45 años. Como se indicado con anterioridad, la enfermedad predomina en pacientes de sexo femenino.

El síntoma principal es el dolor o malestar intestinal, que mejora con la defecación. Es muy frecuente que la enfermedad inicie con un cambio en la frecuencia y aspecto de las deposiciones.

A menudo los síntomas principales se acomapañan de otros síntomas menos específicos , como sensacion de vaciamiento incompleto, necesidad urgente de defecar, emisión de moco en las heces, distensión abdminal y defecación con esfuerzo notable.

El dolor abdominal está presente de forma invariable en esta enfermedad. Se manifiesta de diversas formas y localizaciones. Puede ser desde crisis de dolor que ceden espontáneamente, dejando un periodo libre de molestias hasta un malestar mas o menos permanente en el que aparecen crisis de dolor de mayor intensidad que se amortiguan tras un intervalo mas o menos corto.

El dolor puede ser desde completamente soportable y llevadero, pudiendo desarrollar una vida mas o menos normal o ser intenso y poco compatible con el desempeño de las actividades cotidianas.

Es característico de este síntoma el alivio con la defecación o la expulsión de gases.

La alteración del tránsito intestinal es el segundo síntoma en importancia en esta enfermedad. Lo mas corriente es que que los pacientes sufran alternativamente de diarrea y estreñimiento, aunque en cada paciente predomina mas uno u otro síntoma.

Con el tiempo, el estreñimiento se vuelve mas pertinaz y resistente a las medidas alimenticias y medicamentosas que el médico pueda poner en marcha. Las heces se pueden volver mas duras y de menor diámetro y el estreñimiento progresivamente refractario al tratamiento.

De vez en cuando el paciente sufre episodios de diarrea, que pueden aliviar momentáneamente la lucha contra el estreñimiento.

Otras veces, el síntoma predominante es una diarrea de poco volumen de heces, que se desencadena o empeora por la tensión emocional y se acompaña con frecuencia de emisión de moco (las heces se pegan a la taza del WC). Como se ha dicho antes, la defecación alivia el malestar abdominal que sufren estos pacientes.

Casi invariablemente, estos enfermos tienen distension del abdomen provocado por el meteorismo que acompaña a los otros síntomas del colon irritable. La emisión de eructos y pedos es muy frecuente en estos pacientes.

Con menos frecuencia, aparecen otros síntomas digestivos como malas digestiones, acidez, pesadez de estomago, náuseas y vómitos

¿Cómo se diagnostica?

No existe un solo signo clínico, una prueba de laboratorio, un análisis o una exploración que permita asegurar que una persona sufre esta enfermedad. Por el contrario, el diagnóstico que efectuará el médico se basara en el patrón de molestias del paciente, una vez excluidas otras causas que sí tienen una prueba especifica para su diagnostico.

Los criterios habitualmente aceptados por la comunidad científica son:

Dolor abdominal o malestar que se repite al menos tres días al mes durante los últimos tres meses, que mejora al defecar y cuyo comienzo se acompañó de un cambio en la frecuencia y aspecto de la deposición

Muchos pacientes inician su enfermedad coincidiendo con un episodio de gastroenteritis aguda. Algunos estudios realizados en pacientes que desarrollaron con posterioridad un cuadro de colon irritable mostraron que el 25 % de pacientes con infección intestinal clínicamente comprobada presentaron la enfermedad en fases posteriores a la diarrea aguda.

El médico hará las pruebas clínicas necesarias para descartar otras enfermedades cuando se sospecha con fundamento que el paciente sufre colon irritable.

Estas exploraciones incluyen algunas pruebas, dependiendo de la localización de los sintomas y de las características de los síntomas acompañantes. Cuando se tiene una sospecha en firme de colon irritable son necesarias sólo unas cuantas pruebas. Extender las exploraciones mas alla de lo razonable al objeto de obtener una seguridad mayor en el diagnostico conduce con frecuencia a generar ansiedad tras la sospecha del paciente de que tal vez se está buscando algo de mucha mas importancia.

¿Cual es la evolución de la enfermedad?

Esta enfermedad sufre fases de mejoría y periodos de empeoramiento, sin llegar a alterar el estado nutritivo de los pacientes.

Con frecuencia los síntomas se superponen a otras enfermedades de base funcional como fibromialgia, jaqueca, alteraciones de la micción y, algunas veces, dolor de espalda.

¿Cuál es el tratamiento?

La primera medida terapéutica consiste en identificar aquellas circunstancias o alimentos que desencadenan la sintomatología. A veces un análisis minucioso por parte del paciente descubre alguna comida que precipita los síntomas de colon irritable, como puede ser la leche, el café, el azúcar, y algunas legumbres entre otros alimentos. Deben eliminarse estos agentes desencadenantes, lo que puede reducir las manifestaciones de la enfermedad. Deben evitarse algunos edulcorantes artificiales por su facilidad para dar lugar a síntomas similares al colon irritable, incluso en sujetos sanos. Sustancias como el agente E-216 y E-218, así como el manitol o sorbitol pueden dar lugar a molestias superponibles a esta enfermedad. Las sustancias referidas forman parte de los excipientes de diversos medicamentosción y de algunos productos industriales.

Paradójicamente, algunos de los recursos que consiguen una mejoría apreciable en algunos pacientes son los agentes aumentadores del residuo fecal, es decir la fibra alimenticia y sus sustitutos.

La fibra alimenticia cumple varias funciones en el colon. De un lado, retiene agua, aumentando con ello el volumen de las heces y tambien la eliminación de bacterias fecales. En aquellos pacientes que tienen tendencia al estreñimiento, la fibra acelera el tránsito intestinal y facilita la evacuación de heces. En aquellos pacientes que tienen mas bien tendencia a la diarrea, la fibra alimenticia puede retrasar la evacuación del intestino.

Si desea analizar el contenido en fibras de su dieta o rediseñarla, pulse aqui

Observación importante:

El beneficio potencial de la fibra dietética no es igual para todos los pacientes ni todas las situaciones. Deberá ser su médico el que establezca la mejor solución para usted. No actúe por propia inicativa, ya que podría perjudicarle.

Otros recursos terapéuticos incluyen los medicamentos antiespasmódicos, beneficiosos en el caso de dolor intenso y los antidiarreicos en aquellos pacientes en que la diarrea es un síntoma prominente.

Mención aparte merecen los antidepresivos tricíclicos.

Estas sustancias pueden resultar beneficiosas en el tratamiento del colon irritable. Se ha llegado a la conclusión de que su efecto terapéutico es independiente del efecto antidepresivo, puesto que la remisión de los síntomas es mas precoz que la mejora del estado depresivo y se produce con dosis menores.

Los antidepresivos mas modernos, los llamados inhibidores de la recaptación de serotonina, tambien pueden tener un efecto beneficioso sobre los síntomas del colon irritable, aunque deben ser evaluados en profundidad antes de formar parte de la clínica cotidiana.

Fecha de actualización de la página: 15 de enero de 2010.


ADVERTENCIA

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.