COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones  ACEPTAR Mas información
Sabado 20 de Diciembre de 2014

DEDO EN RESORTE

¿Que es el dedo en resorte?     

El dedo en resorte es un trastorno consistente en una dificultad para pasar de la flexión a la extensión los dedos de la mano, percibiendo como un salto cuando se realiza el movimiento. Si la dificultad para llevarlo a cabo va en aumento, puede incluso bloquearse la articulación en posición flexionada, adoptando el dedo una forma de gancho.

Se cree que la causa habitual es un rozamiento excesivo entre la polea fibrosa que sostiene al tendón y este.

Esta imagen representa de forma esquemática la relación de las poleas A1, A2 y A3 con el tendón flexor del dedo(en amarillo).

¿A quienes afecta el dedo en resorte?     

El riesgo de sufrir este trastorno es del 2.6 % a lo largo de la vida en el conjunto de la población. Este riesgo es mas elevado en mujeres y cuatro veces mayor en pacientes diabéticos. Si exceptuamos a los niños, en los que el grupo de edad mas afectado es el comprendido entre los 4 y los 8 años, la enfermedad es mas frecuente de los 40 a 60 años.

En los pacientes con diabetes tipo I, cuanto mas dura esta enfermedad, mas probable es sufrir dedo en resorte, mas probable es que se afecten varios dedos y que sea necesaria una intervención quirúrgica.

Los pacientes con hipotiroidismo, artritis reumatoide, gota e insuficiencia renal tienen mayor riesgo de sufrir dedo en resorte que la población general.

Causas del dedo en resorte     

El dedo en resorte se produce por la diferencia de diámetro del tendón flexor con respecto a la vaina que lo envuelve, debido a que esta se engruesa y estrecha. Técnicamente es una tenosinovitis del tendón flexor.

La causa del dedo en resorte no ha sido aclarada por completo, aunque en buena lógica, los movimientos repetidos de los dedos y los traumatismos sobre estos son un factor importante. Hay datos que relacionan el dedo en resorte con trabajos que precisan movimientos de agarre y flexiones de mano, como el uso de tijeras y otras herramientas manuales. Sin embargo, hay estudios que descartan esta asociación. Es probable que el dedo en resorte se deba a múltiples causas, que pueden combinarse en un caso dado.

El dedo en resorte es un trastorno común que se piensa está causado por la inflamación y estrechamiento de la polea de fijación A1, situada justo sobre la articulación del metacarpiano con la primera falange, lo que causa dolor, crepitación y pérdida de movilidad del dedo afectado.

dedo en resorte

En ocasiones se pueden encontrar antecedentes de traumatismo generalmente de poca gravedad en el dedo (contusiones, sobreesfuerzos, etc).

La inflamación e hipertrofia de la funda del tendón (sinovial) reduce progresivamente la movilidad del tendón flexor. La sinovial forma a lo largo de este una serie de anillos o poleas que lo fijan al dedo, evitando desplazamientos laterales y aumentando la potencia del tendón.

El primer anillo o polea (A1), situado en la base del dedo, es el que mas sufre las tensiones del rozamiento de este, aunque también la enfermedad se sitúa a veces en los anillos fibrosos siguientes (A2 y A3). Se produce una gran presión justo en el borde palmar de A1 durante los movimientos de flexión extrema y cuando la mano agarra firmemente un objeto.

Es frecuente que el tendón flexor largo presente un pequeño nódulo fibroso en su interior, un abultamiento ovalado, que aumenta bastante la anchura del tendón, casi siempre situado junto a la polea A1. Al desplazarse el tendón con los movimientos, el nódulo hace tope en esta polea A1. Los síntomas se desencadenan cuando el tendón no puede deslizarse dentro de su vaina sinovial, sea porque esta se ha engrosado o el nódulo fibroso hace tope en la polea A1.

Cuando el nódulo se desplaza hacia la base del dedo, choca contra la polea fibrosa que mantienen el tendón en su posición, de menor diámetro que la zona del nódulo. En el caso del dedo pulgar, el papel de la polea A1 lo ejercen los huesecillos sesamoideos.

Síntomas del dedo en resorte     

El síntoma principal es el bloqueo de los movimientos del dedo que, por lo general, se va estableciendo poco a poco, aunque en ocasiones, el cuadro típico de dificultad para extender el dedo se establece en el transcurso de pocos días o semanas.

En los casos leves, los movimientos son posibles sin desatar mucho dolor. Al mover el dedo, el paciente nota una sensación de tope que se supera al forzar el movimiento, acompañado de una crepitación osensación de raspadura, que desaparece una vez se supera el obstáculo. Las molestias pueden durar años, durante los que se produce una adaptación del paciente a ellas antes de empeorar el cuadro clínico.

Un grado mas avanzado de dedo en resorte obliga al paciente a llevar a cabo un gran esfuerzo para conseguir la extensión completa del dedo. Los intentos de llevar a cabo estos movimientos se acompañan de una gran molestia. Por la noche, el bloqueo del dedo puede provocar dolor y obligar al paciente a despertarse. Es posible que el dedo afectado esté hinchado. En los casos avanzados, el dedo permanece en posición de flexión. Los intentos de forzar el movimiento manualmente no consiguen mas que provocar dolor.

Cuando el médico explora a un paciente con dedo en resorte, detecta no sólo lo limitado de los movimientos, especialmente al estirar el dedo, sino que percibe un rozamiento del tendón situado en la base del dedo (articulación metacarpofalángica), aunque es posible que se localice en la articulación interfalángica o no se perciba rozamiento alguno.

¿Como se trata el dedo en resorte?     

Las modalidades de tratamiento incluyen los cambios de actividad, si hay una relación clara del trabajo con el dedo en resorte, los masajes, la fisioterapia, con movilización forzada del dedo afectado, la colocación de férulas, las inyecciones de cortisona y la liberación quirúrgica del tendón.

Cuando el caso es leve, probablemente el médico se inclinará por medidas conservadoras o tratamiento no quirúrgico.

Férulas

El objetivo de la colocación de férulas es reducir el desplazamiento del tendon en el interior de la polea A1 durante el tiempo necesario (unas 6 o mas semanas) para que la sinovitis en torno a la polea se cure. Los pacientes con procesos de larga duración o muy intensos son los que tienen menos posibilidades de mejorar.

Inyecciones con derivados de cortisona

Las tasas de curación oscilan entre el 38 y el 93 % de los casos, dependiendo de la duración del dedo en resorte y de si se palpa o no un nódulo. Puede repetirse la inyección si el médico así lo estima, ya que muchos pacientes mejoran con la segunda inyección.

Cirugía

Bajo anestesia local, se procede a abordar el tendón por el sitio donde se palpa el nódulo, cuando existe, y dividir la polea A1 con control visual directo. La tasa de curación oscila entre el 60% y el 97% de los casos intervenidos. El resultado se manifiesta de modo inmediato y la curación es definitiva.

Tratamiento en niños

El dedo en resorte infantil es un proceso distinto a la enfermedad del adulto. El dedo pulgar está afectado en el 90 % de los casos. Lo clásico en los niños consistía en la liberación operatoria del tendón. Sin embargo, se dispone de buenos resultados mediante fisioterapia, con o sin uso de férulas (52-80% de curaciones) en niños sin lesiones importantes. Cuanto mas pequeño es el niño, mas probable es que se cure.

En general, debe aconsejarse el tratamiento no operatorio, cuando los trastornos son ligeros o si existe una contraindicación a la cirugías local. Sin embargo, la intervención es simple y sus expectativas son.

Última actualización de la página: 26 de enero de 2011

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.