COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información

FIBROMIALGIA:
Información para pacientes
Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
FIBROMIALGIA

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad musculoesquelética generalizada, caracterizada por dolor y rigidez de músculos, tendones e incluso articulaciones, a los que se asocian con frecuencia trastornos del sueño y fatigabilidad fácil.

Es mas frecuente en mujeres (proporción 6:1), entre las que está afectado el 3.5 % del colectivo. La enfermedad suele manifestarse a partir de los 30 años, aunque la incidencia alcanza un valor significativamente mas alto a los 50 años de edad. A edades mas avanzadas la población afectada es cada vez mayor, siendo la frecuencia de mujeres afectadas a los 70 años superior al doble que a los 50.

¿A qué se debe la fibromialgia?

El origen de la enfermedad se ha intentado explicar por distintos mecanismos, desconociéndose lo esencial del mecanismo íntimo de producción del trastorno. Una de las teorías explicativas mas difundidas es que la causa podría ser un trastorno o alteración de la fase 4 del periodo de sueño en estos pacientes, que no permitiría que el aparato locomotor se recuperara adecuadamente.

Otra posible explicación sería una carencia de serotonina, una sustancia que interviene en el mecanismo de transmisión del impulso nervioso entre células y en la percepción del dolor.

También se invoca una posible falta de hormona de crecimiento en estos pacientes, cuya secreción es máxima en la fase 4 del sueño, precisamente la que se supone podría estar alterada en pacientes con fibromialgia.

Muchos pacientes con fibromialgia presentan algún grado de alteración psiquiátrica, la mayor parte de los cuales sufre depresión o ansiedad con manifestaciones corporales incluidas de estos trastornos.

Una parte importante de los expertos consideran que estas alteraciones son consecuencia del sufrimiento cotidiano que provoca la enfermedad, mientras que para otros sería una demostración de la influencia de factores psicofisiológicos. Pese a la acumulación de datos a favor o en contra, lo cierto es que la fibromialgia se presenta tambien en sujetos perfectamente normales desde el punto de vista psiquiátrico.

En conclusión, hasta la fecha se desconoce con exactitud el origen y mecanismo que ponen en marcha la sintomatología de esta enfermedad, pese a la acumulación de datos sobre la misma.

¿Cuales son los síntomas?

Como se ha indicado con anterioridad, los síntomas son dolores musculotendinosos generalizado asociado a rigidez y cansancio muscular fácil.

Los pacientes se quejan también de dolor lumbar que puede reflejarse hacia los miembros inferiores. En otras ocasiones las quejas se refieren a dolor en la espalda o cuello.

Con frecuencia el dolor aparece tras ejercicios poco intensos o bien se extienden desde una zona del cuerpo hacia el resto. Característicamente, los pacientes que sufren fibromialgia presentan siempre algún grado de dolor.

En muchas ocasiones las personas que sufren fibromialgia perciben sus articulaciones inflamadas. Es frecuente que estas estén rígidas, así como también los músculos y tendones. Estas manifestaciones de la enfermedad predominan por la mañana, tras haberse levantado. Con el paso de las horas las molestias suelen ir disminuyendo, aunque pueden permanecer todo el día.

A menudo, los pacientes refieren tener las manos o los pies entumecidos y, por lo general, experimentan mayor sensación de tener frío que sus convivientes.

En ocasiones, la fibromialgia puede ponerse de manifiesto a raíz de un trauma emocional u otra enfermedad, incluyendo intervenciones quirúrgicas.

La fibromialgia se asocia a menudo a enfermedades tales como colon irritable, síndrome de las piernas inquietas, jaqueca, vejiga irritable y síndrome de tensión premenstrual, entre otras.

¿Cómo se diagnostica?

A pesar de que no existe una prueba específica de laboratorio que permita diferenciar la fibromialgia de otros trastornos con síntomas similares, la exploración de determinados puntos dolorosos permite establecer en la gran mayoría de casos un diagnóstico certero.

puntos dolorosos en la fibromialgia

La enfermedad se diagnostica por los síntomas ya referidos de dolor musculotendinoso, rigidez y fatigabilidad durante un periodo de al menos tres meses y la presencia de dolor en, al menos, 11 de los 18 puntos establecidos. Esto no es una regla fija, por lo que el médico puede diagnosticar la enfermedad incluso en pacientes con un número menor de puntos dolorosos de lo establecido.

Distintos y autorizados grupos de expertos han determinado la localización de estos 18 puntos dolorosos o sensibles en los pacientes de fibromialgia, que no lo son en sujetos normales.

La exploración de estos puntos dolorosos se hace de forma que se mantenga una presión constante, que corresponde aproximadamente a la fuerza necesaria para hacer palidecer la uña del pulgar del examinador. Esta presión no provoca dolor en sujetos normales, pero sí lo produce en los pacientes que sufren fibromialgia.

¿Cuál es la evolución de la fibromialgia?

La evolución en el tiempo de la enfermedad es variable y no sigue un único patrón.

En unos pacientes la enfermedad adopta un curso recurrente, con periodos de mejoría y fases de empeoramiento. En otros casos la enfermedad remite de forma mas o menos duradera, lo que puede suceder en uno de cada cuatro pacientes. Otros pacientes presentan una atenuación de los síntomas con el tiempo de manera que transcurrido un cierto periodo se hace mas llevadera sin llegar a desaparecer por completo.

Los pacientes con fibromialgia deben confiar en que su enfermedad no es causa de deformidades o lesiones irreversibles y que existe un tratamiento que puede aliviarles.

¿Como se trata la enfermedad?

Una de las medidas iniciales para tratar la fibromialgia es conseguir un sueño reparador, que, tal y como se ha expresado mas arriba, podría estar en el origen mismo de la enfermedad.

Para mejorar la calidad del sueño se utilizan antidepresivos de los llamados tricíclicos, como la amitriptilina o relajantes musculares como la ciclobenzaprina, que inducen un sueño reparador y mejoran los síntomas de fibromialgia.

Otros medicamentos de segunda línea que se utilizan en esta enfermedad son los antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina, como el principio activo duloxetina o los mas clásicos fluoxetina, citalopram, sertralina y paroxetina. Para cada paciente existe un perfil mas favorable de tratamiento, que deberá ser establecido de acuerdo con los criterios del médico que le atiende.

Su médico tratará también los síntomas asociados a la fibromialgia, recurriendo a la medicación adecuada a cada caso e, incluso, a la psicoterapia de apoyo si fuera necesario. Tratar la ansiedad y la depresión que frecuentemente acompañan a la fibromialgia constituye también un objetivo terapéutico de primer orden.

Para muchos pacientes resulta útil la práctica de ejercicio aeróbico, que debe empezar a practicarse cuando sus condiciones físicas lo permitan. Es recomendable iniciar la actividad física por un periodo de tiempo diario limitado(10-20 minutos) durante 4-5 días a la semana, haciendo ejercicios ligeros, que se pueden alargar e intensificar progresivamente hasta un máximo de 30 minutos 5 días a la semana. También son muy recomendables los ejercicios de estiramiento suaves, realizados con ayuda de un instructor experto.

El tratamiento del dolor y la rigidez incluye primordialmente paracetamol y tramadol, si son bien tolerados, particularmente este último. En algunos casos y situaciones concretas se puede recurrir a los antiinflamatorios como aspirina, ibuprofeno y diclofenaco durante periodos cortos de tiempo.

La gabapentina, una sustancia anticonvulsivante también puede ayudar a mitigar el dolor musculotendinoso cuando es refractario a la acción del paracetamol, tramadol o los restantes medicamentos indicados mas arriba.

Otros recursos disponibles incluyen la fisioterapia, acupuntura, hipnoterapia, sesiones de relajación y terapia conductal pueden conseguir algun grado de mejoría en estos pacientes.

Si usted sufre fibromialgia o cree sufrirla, debe consultar con su médico acerca de cual sería el plan terapéutico mas adecuado para usted.

Fecha de actualización de la página: 7 sde noviembre de 2008.


ADVERTENCIA

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.