COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información

Herpes zoster
Información para pacientes
Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
HERPES ZOSTER

¿Que es el herpes zoster?

El herpes zoster es una enfermedad causada por la reactivación del virus varicela-zoster en el organismo del paciente. Se trata del mismo microorganismo que produce la varicela. La diferencia consiste que en este último caso se trata de una primera infección por el virus, que ataca a todo el organismo, mientras que en el herpes zoster el virus, que ha permanecido latente desde la primera infección (varicela), se reactiva dentro del paciente y afecta al territorio de un ganglio nervioso, sea del interior del cráneo o de la columna vertebral.

La relación entre la varicela y el herpes zoster fue señalada en el siglo XIX por el médico Von Bokay, quien observó que los niños adquirían la varicela después del contacto con pacientes que sufrían herpes zoster.

No se tiene constancia de que este virus pueda infectar a otros seres vivos y ser transmitido desde animales al ser humano.

¿A quienes afecta el herpes zoster?

Se calcula que mas del 95 % de la población ha tenido un contacto con el virus a lo largo de su vida, durante el cual el paciente ha sufrido varicela, aunque es probable que algo menos del 4 % de los infectados sufra la varicela de forma inaparente.

Se estima que la incidencia de casos nuevos de herpes zoster es de 1.2-3.4 por 1000 habitantes. Este porcentaje es mayor en los grupos de edad mas avanzada. Así, por ejemplo, la incidencia en niños es inferior al 1 por mil, mientras que en mayores de 65 años la incidencia puede ser de 12 casos por cada mil habitantes. En pacientes de mas de 85 años, la mitad podría llegar a sufrir un brote de herpes zoster.

Los niños que sufren varicela durante los primeros meses de vida o se contagian todavía en el útero tienen un mayor riesgo de sufrir herpes zoster durante su infancia. Mientras la varicela se suele presentar a finales de invierno y durante la primavera, el herpes zoster no tiene predominio por ninguna estación.

¿Como se produce el herpes zoster?

Sufrir la varicela produce inmunidad duradera a lo largo de la vida para esta enfermedad, pero no para el herpes zoster. Una vez que el virus ha ingresado en el cuerpo del paciente, produciendo una varicela aparente o no, permanece latente en los ganglios nerviosos de la persona, conservando toda su capacidad de infectar durante toda la vida del paciente.

Se desconocen cuales son los mecanismos que activan el virus para producir el herpes zoster, pero se sabe cuales son los factores que suelen asociarse a la aparición del herpes, como los medicamentos inmunosupresores, enfermedades malignas, derivados de la cortisona, la aplicación de radiaciones en la zona de los ganglios nerviosos, traumatismos, manipulaciones de la columna vertebral, sinusitis e intoxicaciones por metales pesados pueden predisponer a sufrir un brote de herpes.

La reducción progresiva en la capacidad de autodefensa es, con toda probabilidad la causa mas frecuente de aparición del herpes zoster. Habitualmente, el virus se reactiva periódicamente, pero las defensas del paciente suelen bastar para controlar la pequeña cantidad de virus que invade al organismo. Sin embargo, cuando la invasión supera la capacidad de defensa del sujeto o estas disminuyen, se produce una diseminación del virus por el ganglio nervioso, con destrucción de células y diseminación posterior a lo largo del nervio, causando la inflamación del mismo y de la piel adyacente.

¿Cuales son los síntomas del herpes zoster?

La enfermedad se manifiesta inicialmente por dolor en la zona del nervio afectado, generalmente intenso o muy intenso, asociado o no a hormigueos, calambres o sensación de quemazón. A veces, el paciente presenta algo de fiebre y malestar general, que suele pasar inadvertido ante la intensidad del dolor y la aparición de la lesión cutánea característica del herpes zoster, consistente en enrojecimiento, hinchazón y formación de ampollas, que siguen la trayectoria de un nervio y, habitualmente, no sobrepasan la línea que separa las dos mitades del cuerpo.

Dependiendo del lugar donde se localice, el dolor puede parecerse a un ataque cardiaco, un cólico al riñón o de la vesícula biliar, una lumbalgia o un ataque agudo de glaucoma en el ojo. La aparición de la erupción típica despeja las posibles dudas y errores que pudieran surgir.

Una vez sobrevenida la lesión cutánea, suele extenderse durante varios días, aunque las ampollas y las costras pueden contener virus durante seis o siete días.

En función de cual sea el nervio afectado por el herpes, se pueden producir otros síntomas o complicaciones. Así, cuando la lesión asienta sobre el nervio oftálmico, puede lesionarse la córnea o el interior del ojo. Cuando la lesión se localiza sobre el nervio auditivo puede producirse una pérdida de capacidad auditiva, etc.

¿Como se diagnostica el herpes zoster?

El herpes zoster se diagnostica con facilidad por el aspecto de las lesiones, los síntomas asociados y la persistencia del dolor a medio plazo en muchos pacientes. Raramente es necesario recurrir al estudio del virus en las lesiones cutáneas.

¿Como evoluciona el herpes zoster?

En pacientes con sistema defensivo normal, la lesión cutánea del herpes cura espontáneamente en el curso de unos cuantos días o semanas. Otra cosa distinta es el caso de pacientes deprimidos inmunológicamente, en los que es posible la extensión de las lesiones. Los pacientes con la defensas muy debilitadas por otra enfermedad previa (SIDA, por ejemplo) o tratamientos con agentes depresores de la inmunidad, pueden tener afectadas mas de una rama nerviosa, por lo que las lesiones de un lado y otro del cuerpo pueden confluir.

La complicación mas frecuente y grave es la neuralgia postherpética. Esta consiste en un dolor persistente cuatro o mas meses después de que las lesiones de la piel hayan desaparecido, lo que sucede en el 10-15 % de los casos. Tienen un riesgo mas elevado de sufrir la neuralgia postherpética las personas de mas de 50 años, las mujeres, las personas con lesiones cutáneas extensas o dolor intenso al principio y aquellos que presentaron dolores o molestias previos a la aparición de la lesión cutánea.

Pueden producirse parálisis de un grupo de músculos por la afectación de fibras motoras (algo mas del 1 % de pacientes). En los casos de herpes del nervio oftálmico, puede suceder una inflamación de las arterias cerebrales, que podría originar a medio o largo plazo una hemiplejia (parálisis de medio cuerpo).

En casos extremos, la neuralgia puede llegar a ser muy intensa y refractaria al tratamiento, ocasionando una gran incapacidad y sufrimiento.

El herpes zoster oftálmico puede dar lugar a lesiones de importancia en el ojo, tanto de la córnea, como del interior del ojo, incluyendo la inflamación de la retina.

¿Como se previene el herpes zoster?

En teoría, si se vacunara a todos los niños frente a la varicela, se produciría la eliminación a largo plazo tanto de la varicela como del herpes zoster. De hecho, la vacunación generalizada frente a la varicela podría reducir considerablemente el número de casos de herpes zoster a largo plazo, aún a costa de tener que administrar dosis de refuerzo a lo largo de la vida.

Los estudios con vacuna de virus vivo atenuado de la cepa OKA, administrada en adultos mayores de 60 años con la intención de reforzar la inmunidad de estas personas ha demostrado que esta es efectiva, tanto para reducir el número de casos como la incidencia de la neuralgia postherpética.

El estudio SPS (Shingles Prevention Study) que incluía a 38.546 participantes de sesenta o mas años, demostró reducir la incidencia del herpes zoster en mas del 50 %, con un notable acortamiento de la duración de la enfermedad, de la intensidad del dolor y de la aparición de la neuralgia postherpética (66.5%).

De los datos disponibles parece inferirse que la edad ideal para proceder a la vacunación es antes de cumplir los 50-55 años, edad en la que la incidencia de herpes zoster se incrementa muy notablemente.

No se conoce completamente por cuanto tiempo conferiría protección esta vacuna y si serían necesarias una o mas dosis de refuerzo. Expertos en epidemiología recomiendan administrar la vacuna a los sesenta años, junto con la vacuna de la gripe y del neumococo.

En la actualidad se recomienda una única dosis de vacuna. Se estima que la protección perduraría al menos 4 años, pero muchos expertos consideran que el efecto protector es, probablemente, mucho mas largo.

En pacientes con las defensas orgánicas disminuidas, como los tratados con inmunopsupresores o que padecen infección por el VIH, las vacunas con virus vivos están contraindicadas, ya que no se ha establecido la eficia y seguridad de esta vacunación en ellos.

¿Como se trata el herpes zoster?

1. Antivirales

Se dispone de tres antivirales eficaces para el tratamiento del herpes zoster: aciclovir, famciclovir y valaciclovir. Estos medicamentos acortan la duración de la enfermedad y reducen la intensidad y duración del dolor, así como la probabilidad de sufrir una neuralgia postherpética al reducir el daño sufrido por el nervio. Son mas eficaces cuanto mas precozmente se aplican. La brivudina, un análogo nucleósido, está autorizado en varios países europeos para el tratamiento del herpes zoster.

2. Derivados de cortisona

Estos medicamentos pueden ayudar a una recuperación mas rápida de la normalidad y reducen el dolor y la probabilidad de sufrir neuralgia postherpética.

3. Antidepresivos tricíclicos, gabapentina y pregabalina

La amitriptilina y la nortriptilina pueden reducir el riesgo de neuralgia postherpética y colaborar a reducir el dolor, cosa que también puede conseguirse con gabapentina o pregabalina.

4. Analgésicos

Los medicamentos precedentes pueden reducir la intensidad del dolor, pero frecuentemente son necesarios analgésicos, incluso de potencia mediana-alta, incluyendo derivados opioides, desde el tramadol a la oxicodona y morfina, cuando es completamente necesaria.

5. Otros tratamientos

Los parches de lidocaína, la capsaicina y la aspirina aplicadas localmente también se utilizan para mitigar el dolor.

En resumen, los antivirales reducen el dolor agudo y la incidencia de neuralgia postherpética. Los derivados de la cortisona, la gabapentina y los opioides reducen el dolor agudo y reducen la probabilidad de aparición de la neuralgia postherpética. Los antidepresivos tricíciclicos, junto con la gabapentina, los analgésicos opioides y los parches de lidocaína son efectivos para tratar la neuralgia postherpética establecida.

Si usted sufre un herpes zoster, El buen juicio de su médico tendrá en cuenta todos los condicionantes de su caso para poder proporcionarle el mejor tratamiento disponibñe.

Última actualización de la página: 13 de mayo de 2011


ADVERTENCIA

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.