COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones  ACEPTAR Mas información
Lunes 01 de Setiembre de 2014

ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR MASCOTAS

¿Que son las zoonosis?     

Son infecciones o infestaciones en humanos derivadas de los animales. Una infestación es aquella enfermedad producida por parásitos. Vamos a referirnos en esta página preferentemente a las zoonosis producidas por mascotas, aquellos animales que conviven con las personas.

Entre los animales de compañía, los perros pueden transmitir mas de 50 agentes patógenos, mientras que los gatos son susceptibles de transmitir una cifra algo inferior. Pero, además, existe una lista creciente de otros animales que conviven con los humanos que pueden transmitir algunas enfermedades infecciosas o parasitarias. En los últimos años se han ido incorporando especies exóticas a la gran variedad de animales acogidos en los hogares como mascotas, entre los que está el erizo.

Se estima que las zoonosis conocidas hasta la fecha están producidas por unos 250 agentes infecciosos. Muchas de estas, son raras o muy raras. Otras, no son transmitidas directamente por los animales de compañía, pero este sirve de vehículo por ejemplo a insectos u otros artrópodos cuya picadura transmite la enfermedad. Se conocen al menos 15 agentes infecciosos que se transmiten por medio de ocho diferentes tipos de pulgas a los gatos y perros. Casi todos estos tipos tienen un ciclo de desarrollo entre tres huéspedes diferentes, según se trate de larvas, ninfas o adultos.

Dentro de los hogares, las personas que mas se relacionan con los animales son precisamente las de mayor riesgo : los menores de 5 años y los mayores de 64. En la mayoría de los casos, los estudios publicados indican que, frecuentemente, los propietarios de estos animales no han recibido una información adecuada acerca de los riesgo de estos animales.

Estudios recientes indican que un 36% de los dueños de animales ha sufrido una mordedura o arañazo en los 12 meses anteriores, mientras que esta cifra asciende hasta el 10% entre las personas que no son los dueños.

La posibilidad de contraer una zoonosis por medio de un animal de compañía está en relación directa al grado de convivencia y contacto con el animal y al grado de cuidados veterinarios que recibe el animal. El mecanismo de transmisión de la enfermedad a sus dueños incluye, además de la picadura de artrópodos ya citada, la inhalación de partículas infectadas, contacto con un animal previamente infectado, la mordedura, arañazo o erosiones producidos por las mascotas, sus fluidos y sus deyecciones.

Además de los perros, gatos y pájaros, que son los mas populares, los conejos, roedores, peces y tortugas también comparten el entorno doméstico con las personas. Otras mascotas capaces de transmitir enfermedades son los hurones, lagartos y serpientes, especialmente a los niños, que suelen tener un contacto mas estrecho con ellos. La mascota puede transmitir virus, bacterias, hongos y parásitos. Las personas con mayor riesgo de enfermedad grave comprenden las embarazadas y sus futuros hijos, así como las que padecen algún grado de deficiencia inmunológica, sea producida por el virus de la inmunodeficiencia humana o no.

Influencia del hábitat     

Las investigaciones disponibles muestran grandes diferencias entre la flora bacteriana aislada en perro y gatos según sea el entorno donde habitan. En un estudio sobre el tema, el número y tipo de especies bacterianas recogidas del pelo y patas delanteras de los perros y gatos callejeros fue considerablemente mayor que el de los perros propiamente domésticos.

Alrededor del 60% de las bacterias detectadas causan infecciones y conllevan riesgo de contaminar la comida. La Pasteurella multocida, que puede causar pasteurellosis puede transmitirse por contacto directo del gato o perro a las personas o bien por medio de aerosoles a partir del aire espirado por el animal.

Las vías de transmisión son variadas. Las mordeduras y arañazos suelen ser las mas frecuentes y, por lo general, dan lugar a lesiones localizadas. Entre estas, las mas frecuentes son la Pasteurellosis, varias infecciones y la enfermedad por arañazo de gato. Otras infecciones se transmiten a través de la piel y/o mucosas (respiratoria o digestiva, bien por contacto directo con el animal o sus excrementos o por medio de artrópodos.

La ruta mas común de transmisión al hombre es por la vía gastrointestinal (campylobacter, salmonella, yersinia, parasites, etc), seguida por el contagio a través de la piel (dermatofitosis, sarna, larva migrans, etc.), respiratoria (psittacosis, etc.) y multisistémica (toxoplasmosis, toxocariasis, leishmaniosis). Algunas personas tienen un riesgo mas elevado para ciertas enfermedades como los niños pequeños (toxocariasis, helmintiasis), mujeres embarazadas (toxoplasmosis) y pacientes con inmunodeficiencias (cryptosporidiosis, salmonellosis, pasteurellosis sistémicas). Estos deben evitar el contacto con la tierra donde pueda haber restos de heces, areneros para gatos, reptiles, la mayoría de aves y cualquier animal de menos de seis meses de edad.

Los roedores, ya sean animales de laboratorio o adoptados como mascotas pueden transmitir virus, como el denominado virus Seúl, el estreptobacilo moniliforme y el hongo Trichophyton mentagrophytes, además del virus de la coriomeningitis linfocitaria, la leptospira interrogans, la salmonella enteritidis, y el Ornithonyssus bacoti.

Enfermedades producidas por bacterias     

Enfermedad por arañazo de gato(Bartonelosis)

La bacteria Bartonella henselae es el agente productor de la enfermedad por arañazo de gato. Además de la enfermedad citada, existen otros procesos relacionados con este agente infeccioso como la vasculitis leucocitoclástica, la púrpura trombocitopénica, erupciones en forma de urticaria o con máculas generalizadas, granuloma anular, eritema nudoso, eritema marginado o anular, infecciones oculares y endocarditis, que son infrecuentes, excepto en pacientes inmunodeprimidos.

La bacteria puede transmitirse a través de pulgas y garrapatas, además del típico y conocido arañazo de gato. También es posible el contagio por la mordedura del animal. Este agente se transmite entre gatos y perros exclusivamente por artrópodos vectores, con excepción del periodo inmediato al nacimiento, no por mordedura ni arañazo. En ausencia de artrópodos vectores de la bacteria, la enfermedad no se extiende entre animales. Posiblemente puede contagiarse también a humanos a través de estos artrópodos, sin que se encuentre una mordedura o arañazo previos.

El gato es el reservorio natural de la enfermedad, aunque habitualmente no presenta síntomas de infección. Se calcula que mas de uno de cada 3 gatos es portador del germen. Estos animales se contagian entre sí por medios de pulgas y también por la garrapata común.

La Bartonella se distribuye por todo el mundo y está presente en el 10% de gatos domésticos y en el 30% de los callejeros.

La enfermedad se caracteriza por la presencia de ganglios inflamados en la proximidad de la erosión o mordedura producida por el animal. En 1 de cada 6 o 7 casos, la enfermedad reviste una gravedad mayor, dando lugar a hepatitis, el síndrome de Parinaud, retinitis o complicaciones neurológicas. En pacientes con deficiencias inmunologicas la bartonella produce distintos cuadros clínicos como angiomatosis bacilar, peliosis hepática, endocarditis y bacteriemias crónicas o recurrentes. Se dispone de pruebas analíticas que permiten confirmar el diagnóstico en casos dudosos.

Los antibióticos suelen ser ineficientes para tratar la enfermedad, aunque algunos pacientes con inmunodeficiencia pueden beneficiarse de su empleo.

Bordetella bronchiseptica

A través de los perros se puede transmitir este germen, que puede dar lugar a neumonía, bronquitis o un cuadro similar a la tosferina.

Fiebre Q

Su agente productor es la Coxiella burnetii, que da lugar en humanos a inflamación de distintos órganos, como el hígado, el corazón y los pulmones. Se transmite a partir de la inhalación de partículas contaminadas procedentes de diversos animales, entre los que se encuentra el gato.

Helicobacter heilmannii

Este agente puede causar gastritis de curso crónico, úlceras y linfomas de la mucosa del estómago y es probablemente transmitida por el perro. A diferencia del helicobacter pylori, este patógeno coloniza el estómago de animales domésticos, que se constituyen en reservorio para su posterior transmisión a personas. El tratamiento es similar al de la infección por H. Pylori.

Leptospirosis

Aunque puede transmitirse por perros que no presentan síntomas, esta infección, producida por Leptospira interrogans, puede dar lugar a meningitis o afectación del hígado y riñón. También puede presentar una erupción cutánea y conjuntivitis.

El germen puede contagiarse directamente o bien a través de la orina o el agua contaminada.

Ornitosis/Psittacosis

Esta producida por la Chlamydia psittaci a través de las gotitas de aire contaminadas expelidas por loros, patos y pavos. El contagio da lugar a una neumonía que puede revestir gravedad. La enfermedad puede ser transmitida desde el animal al ser humano, aunque se han descrito también casos de transmisión entre personas que conviven estrechamente.

Pasteurella multocida

Esta bacteria se encuentra en la flora bacteriana que acompaña a la mayoría de las mordeduras de animales domésticos, especialmente cuando el animal ha causado una destrucción importante de tejido.

Además de las lesiones e infecciones locales, la Pasteurella puede originar infecciones respiratorias, especialmente en pacientes con enfermedades broncopulmonares crónicas, aunque son posibles infecciones generalizadas(sepsis) y meningitis, sin que medien mordeduras o arañazos de perros o gatos.

Rikettsiosis

La fiebre botonosa mediterránea está producida por la Rickettsia conorii, es transmitida por la picadura de una garrapata y al igual que el tifus murino presenta una erupción cutánea generalizada, junto con un cuadro febril agudo, con una zona mas oscura sobre la piel, que representa el punto de inoculación. El reservorio principal son los perros y su vector es la garrapata Riphicephalus sanguineus. La enfermedad es frecuente en países del sur de Europa, pero se conocen casos en otras latitudes.

El tifus murino o exantemático es una enfermedad febril causada por la rickettsia typhi, distribuida por todo el mundo. Aunque el principal reservorio de este germen es la rata, en algunas zonas lo constituyen las zarigüeyas y los gatos, siendo posible la transmisión desde el perro. El vector o agente transmisor habitual del microorganismo es la pulga Ctenocephalides felis.

La mayor parte de pacientes presentan fiebre con una erupción y dolor de cabeza intenso. La enfermedad se trata con antibióticos.

Salmonellas (S. paratyphi B, S. litchfield)

Se conocen brotes de salmonelosis asociadas a la adopción de tortugas como animales de compañía. También se han observado brotes de salmonella typhimurium en gatos y personas asociadas a la infección de aves silvestres.

Tularemia

Puede ser transmitida por contacto con conejos, siendo producida por la Francisella tularensis, que da lugar a úlceras en la piel y ganglios inflamados, así como neumonía o inflamación pleural.

Úlcera piogénica de la piel

Está producida por la por Capnocytophaga canimorsus, a través de la mordedura del perro y puede dar lugar a una infección generalizada(sepsis) o infecciones de la piel.

Enfermedades producidas por virus     

Encefalitis por herpesvirus del tipo B

Se trata de una rara y grave enfermedad transmitida por la mordedura o arañazo de macacos.

Hepatitis E

Esta enfermedad se transmite principalmente por el agua contaminada, pero se ha descrito un caso en humanos producido a través de contacto directo con un cerdo que fue adoptado como animal de compañía.

Influenza

Se han comunicado casos de gripe(influenza H1N1) producidos por la transmisión desde hurones mantenidos como mascotas.

Rabia

La rabia es una encefalitis(inflamación cerebral) de carácter mortal, producida por un virus, que se transmite principalmente por medio de la saliva de animales infectados previamente(perros, zorros, mapaches, murciélagos y otros), mediante la mordedura de estos a las personas. La lista de posibles animales, salvajes o domésticos es bastante amplia, incluyendo animales exóticos, como por ejemplo el tití.

Esta enfermedad continua siendo un grave problema de salud pública, debido a la alta prevalencia de rabia canina en países en vías de desarrollo, especialmente en África y Asia. En Europa y Estados Unidos está rebrotando la infección transmitida por murciélagos. La rabia causa anualmente entre 50.000 y 100.000 fallecimientos, la mayoría en países en vías de desarrollo.

El periodo de incubación es largo (1-3 meses), pero una vez aparecen los síntomas es invariablemente mortal. La enfermedad se presenta de dos maneras, la clásica, con hidrofobia, aerofobia e hipersalivación y la forma paralítica, con parálisis del miembro mordido, acompañada o no de síntomas similares en el miembro opuesto.

Una vez el animal ha mordido al paciente, el único pero eficaz recurso es la vacunación antirrábica, complementada con inmunoglobulina específica, según los casos.

La prevención consiste en la inmunización de animales domésticos, combatir el abandono animal, generando un entorno seguro a las personas, concienciación y educación a los dueños de las mascotas, la vacunación de las personas expuestas a mordeduras o heridas producidas por animales sospechosos y la vacunación preventiva a personas con alto riesgo de exposición a la rabia y viajeros que pasan mas de un mes en países con posibilidad de exposición a la rabia o se dispone de acceso limitado a los cuidados sanitarios.

Virus Cowpox

El reservorio principal son los roedores salvajes. Los gatos pueden contagiarse cuando los cazan. Se han registrado casos esporádicos de infección de la piel por este virus transmitidos por ratas del tipo Rattus Norvegicus, adoptadas como mascotas y también se conocen casos transmitidos por gatos. Esta infección se observa principalmente en países europeos.

Virus de la coriomeningitis linfocitaria

Se trata de un virus ligado a roedores y distribuida por todo el mundo. Su reservorio natural es el ratón común (Mus musculus), pero también puede afectar a otros roedores, tanto salvajes como domésticos o de laboratorio (ratas, ratones, conejos de indias y hámsteres). Las personas pueden contagiarse por contacto con las deyecciones y, excepcionalmente por transmisión maternofetal o por trasplantes de órganos sólidos.

La infección en personas puede cursar sin dar lugar a síntomas o, por el contrario dar lugar a fiebre e incluso llegar a manifestaciones mas alarmantes, como meningitis o encefalitis. La mortalidad es inferior al 1%. La transmisión maternonofetal puede dar lugar a malformaciones o la muerte fetal.

Enfermedades producidas por hongos     

Esporotricosis

La esporotricosis es una infección por hongos de carácter subagudo o crónico, causada por el Sporothrix schenckii, una especie endémica en Brasil, que se transmite a través de la inoculación traumática en la piel de un resto vegetal infectado. En la mayoría de los casos, se adquiere la infección por un traumatismo provocado por la vegetación (tallo, filo de hoja, etc.). También se ha demostrado la transmisión por las lesiones cutáneas del gato.

La enfermedad afecta a la piel y puede adoptar la forma fija cutánea o la forma linfocutánea.

Tiña facial

Es una enfermedad transmitida por el erizo y producida por el hongo Trichophyton mentagrophytes. Este patógeno da lugar a placas cutáneas escamosas, enrojecidas y que producen mucho picor.

Enfermedades producidas por parásitos     

Babesiosis canina y cytauxzoonosis felina

Los protozoos del género Hepatozoon, Babesia y Cytauxzoon son patógenos que se diagnostican cada vez con mayor frecuencia entre los animales de compañia. Su artrópodo vector es la garrapata, atacando el primero a los perros y el segundo a los gatos.

La mayor parte de las personas contagiadas ignoran haber sido picados por el artrópodo vector, transcurriendo un periodo de incubación de 7 a 40 días(algo mas si el contagio es por trnasfusión). En la mayor parte de los pacientes puede cursar de forma leve o inadvertida, pero en personas inmunodeprimidas, con enfermedades crónicas, debilitados, que han sufrido la extirpación del bazo, ancianos o embarazadas, la enfermedad puede dar síntomas de tipo gripal o episodios febriles agudos y alarmantes, con fiebre alta, escalofríos y otras manifestaciones de importancia que recuerdan a la malaria.

Larva migrans cutánea(anquilostomiasis)

Da lugar a una lesión cutánea de forma sinuosa, que provoca un picor intenso, siendo frecuente entre viajeros a países donde es endémica la enfermedad. Estas lesiones están causadas por la penetración en la piel de la larva migrans; su contagio se produce por el contacto con el suelo contaminado por heces de perros y gatos.

Leishmaniosis

Las leishmaniosis son enfermedades producidas por protozoos del género Leishmania, que parasitan a numerosas especies de mamíferos y se transmite por la picadura de la mosca del género Phlebotomus. Se trata de un amplio grupo de enfermedades que afecta a la franja intertropical de América y las zonas continentales adyacentes de clima templado, distribuyéndose también por Europa y Asia.

La leishmaniosis humana procede del perro, que es el reservorio principal de este agente infeccioso. En algunas zonas, mas del 10% de los perro son seropositivos para este microorganismo. Al menos la mitad de estos con anticuerpos tienen signos de enfermedad.

El agente productor de la enfermedad es un protozoo. Aunque los animales de compañía puede estar parasitados por varias especies de leishmanias, sólo la Leishmania infantum está ampliamente distribuida, causando una enfermedad devastadora en el perro. Se conocen casos de esta zoonosis en gatos y caballos.

La parasitación por leishmanias da lugar a un amplio grupo de enfermedades. El parásito puede atacar las vísceras internas, afectando principalmente al bazo, hígado y médua osea, como por ejemplo, el Kala-azar. En otras ocasiones se circunscribe a la piel dando lugar a lesiones localizadas(boton de oriente y otras) o lesiones por todo el cuerpo.

Parásitos intestinales

Se trata de un importante grupo de enfermedades, de alta frecuencia y potenciales repercusiones graves para la salud. Un estudio llevado a cabo en animales callejeros con diarrea registró protozoos en el 64.8% de perros y el 66.5% de gatos. Se encontraron helmintos en el 24% de los perros y 45.2% de gatos que presentaban este síntoma.

Los parásitos hallados en perros incluyeron Blastocystis (36%), Amebas (31%), Giardia intestinalis (22%), Toxocara canis (11%), Chilomastix (10%), Isospora (9%), Trichuris vulpis(9%), Trichomonas (5%), Sarcocystis (4%), Dipylidium caninum (2%), Ancylostomideos (2%), Toxascaris leonina (1%), Physaloptera (1%) y Tenia(0.4%). En gatos se encontraron resultados similares. Lo mas importante es saber que el 40-50% de los parásitos encontrados poseen potencial patógeno para el hombre y que mas de la mitad de los animales tenían mas de un parásito a la vez.

Los niños pequeños, las embarazadas y los pacientes con inmunodeficiencias son los tres principales grupos de riesgo para sufrir enfermedades transmitidas por animales.

Los perros y gatos pueden jugar un importante papel en la transmisión de helmintos (parásitos intestinales) como la tenia equinococcus y la toxocara. Esta última se transmite directamente del animal al entorno humano, sin participación de un artrópodo vector.

Un estudio australiano puso de relieve que la prevalencia global de parásitos en gatos domésticos fue del 8.6%. Los gatitos de las tiendas de animales tenían la tasa mas elevada de parásitos(34.3%), seguidos de gatos y gatitos en los criaderos de estos animales(15.8%) y en los refugios de acogida (8.3%), particulares con animales de compañia (2.3%). 32 de los 40 gatos analizados dieron resultados posityivos. Se considera que los gatos con menos de seis meses de vida y aquello que viven en un hogar con mas de un gato tienen mas riesgo de estar parasitados.

Picaduras de pulgas

La picadura de la pulga (Pulex irritans), un parásito habitual del perro, da lugar a lesiones características en los seres humanos (habones o ronchas, ampollas).

Sarna

Está producida por el ácaro Sarcoptes scabie y está transmitida a los humanos por perros con los que se mantiene un contacto estrecho. La sarna da lugar a unas lesiones típicas, localizadas en los pliegues de flexión del cuerpo(codo, rodilla, entre los dedos) y también las mamas. Téngase en cuenta que hasta uno de cada 3 perros no presenta síntomas aparentes de sufrir la enfermedad.

Aunque la sarna es específica de cada especie animal, diversos ácaros pueden dar lugar a lesiones en las personas, como la sarna canina, la porcina o la felina. Un ácaro similar, que ataca al conejo también puede dar lugar a lesiones en humanos (cheyletiellosis).

Toxoplasmosis

El reservorio principal de esta infección es el gato, que elimina toxoplasmas por sus deposiciones, desde donde se disemina al exterior. La enfermedad se adquiere por ingerir carne poco cocinada o cruda, como cerdo o cordero o por contacto con toxoplasma que se encuentra en el suelo, aguas o vegetales crudos o escasamente cocinados.

La infección por el toxoplasma gondii raramente da lugar a síntomas en el gato y personas sanas, pero no así en pacientes con inmunodeficiencia, incluido SIDA, o en fetos humanos(toxoplasmosis congénita), que reciben el parásito a través de la placenta.

La abundancia de gatos y el comportamiento de estos, que hacen sus deposiciones fuera del lugar que habitan, hace que el toxoplasma se encuentre ampliamente distribuido.

La prevención debería poner un énfasis especial en la concienciación de los propietarios de los gatos, que deben persuadirse de la importancia de controlar y recoger las deposiciones de estos animales, reduciendo también la sobrepoblación de estos felinos y el número de gatos callejeros, así como la higiene escrupulosa de las manos después de haber tenido contacto con el suelo o realizar tareas de huerto o jardín.

Medidas de prevención     

Las mordeduras deben tratarse con limpieza cuidadosa de la herida y su correspondiente tratamiento local, además de la profilaxis antirrábica y antitetánica y el uso adecuado de antibióticos.

Las medidas preventivas par disminuir el riesgo de infección en pacientes con deficiencia inmunológica, incluyendo SIDA comprende la inmunización rutinaria en los animales de compañía, manejar y limpiar con sumo cuidado los objetos en contacto con los animales, mantener una higiene escrupulosa del animal, lavarse las manos escrupulosamente.

Algunas zoonosis obligan al aislamiento del paciente, como el antrax, el hantavirus de los Andes, la infección por herpesvirus tipo B, la viruela del simio(virus monkeypox), la fiebre Q, la rabia y la fiebre hemorrágica provocada por distintos virus.

El control de la equinococosis(quiste hidatídico) depende de un amplio abanico de factores, principalmente de la especie de cánido transmisora. Allí donde el huésped principal es el perro doméstico, sea un perro callejero o de compañía, las opciones de control incluye la reducción del número de perros callejeros, el registro y la prevención periódica con quimioterapia de los perros con dueño y las campañas de información y concienciación de la población promoviendo prácticas de minimización de riesgos para el hombre y los animales.

El riesgo global de transmisión de enfermedades puede reducirse al mínimo teniendo precauciones bien simples, como evitar el contacto oral-fecal, evitar manipular el arenero del gato si se trata de una mujer embarazada, lavarse las manos cuidadosamente después de manejar al animal, desparasitarlo regularmente y vigilar el contacto de los niños con los animales. Las vacunas específicas son una parte importante de la prevención.

Una mención especial merece la prevención de la toxoplasmosis congénita. Esta consiste principalmente en:

1. Cocinar los alimentos hasta una temperatura suficiente para matar al toxoplasma.
2. No ingerir derivados cárnicos que no hayan sido calentados hasta la temperatura de seguridad superior a 66º C o congelados a temperaturas inferiores a 20º bajo cero, para eliminar el toxoplasma.
3. Pelar o lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas.
4. limpieza de las superficies y los utensilios de cocina después de que hayan estado en contacto con la carne cruda, aves, marisco o frutas y verduras sin lavar.
5. Las embarazadas deben evitar cambiar el arenero de los gatos o, si no puede hacerlo otra persona, ponerse unos guantes para hacerlo, lavándose después las manos cuidadosamente.
6. No dar a los gatos carne cruda o poco cocinada, manteniéndolos dentro de la casa para evitar que se contaminen con presas infectadas.

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.