Martes 21 de Mayo de 2019

Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
BRONQUIOLITIS AGUDA INFANTIL

¿Que es la bronquiolitis aguda?     

La bronquiolitis aguda consiste en la inflamación de los bronquios mas pequeños o bronquiolos, que da lugar a un estrechamiento del calibre de los mismos, lo que origina la obstrucción al paso del aire por los pulmones, lo que causa los síntomas típicos de la enfermedad.

¿A quienes afecta la bronquiolitis aguda?     

Se trata de una enfermedad típicamente infantil, cuyo agente productor suele ser el virus respiratorio sincitial (VRS). De acuerdo con algunos datos recientes, este microorganismo produciría al menos el 70 % de los casos de bronquiolitis aguda, subiendo al 80-100% durante las fases epidémicas invernales. En escasas ocasiones pueden encontrarse otros virus, como los parainfluenza, adenovirus u otros agentes infecciosos, víricos o de otra naturaleza, como el mycoplasma neumoniae.

Este proceso respiratorio es la infección de vías respiratorias bajas mas frecuentes en lactantes y la causa principal de hospitalización en niños de menos de un año. Mas del 80% de los niños hospitalizados por esta enfermedad tienen menos de 6 meses de edad. En países con buen nivel asistencial, cada año son hospitalizados por esta causa el 1-2 % de niños de menos de un año.

La bronquiolitis incide especialmente en:

- Lactantes de sexo masculino
- Niños que no han sido alimentados al pecho
- Bebés prematuros
- Niños con enfermedades cardiopulmonares
- Niños con inmunodeficiencias - Niños expuestos al humo de tabaco
- Niños que van a guarderías
- Niños con condiciones sociosanitarias deficientes.

Los miembros de la familia enfermos suelen ser la fuente principal de contagio, aunque estos acostumbran a sufrir un proceso catarral sin importancia. Una vez que el bebé se ha contagiado, no en todos los casos desarrolla una bronquiolitis.

¿Que síntomas produce la bronquiolitis aguda?     

Usualmente, la enfermedad va precedida por un contacto durante los días previos con otro paciente que sufre un proceso respiratorio leve. El periodo de incubación tras el contagio dura de 2 a 8 días. El bebé presenta inicialmente un cuadro leve de rinofaringitis, con rinorrea y estornudos, que progresa con menor o mayor rapidez (en ocasiones, unas cuantas horas) hacia el cuadro característico con disminución del apetito, fiebre (que puede faltar) y respiración dificultosa, con tos espasmodica, respiración silbante, irritabilidad y aumento del número de respiraciones por minuto (taquipnea).

En los niños algo mas mayorcitos, los síntomas de dificultad respiratoria, cuando los hay, suelen estar muy mitigados en comparación con los lactantes. El estado general puede empeorar considerablemente, aunque algunos lactantes, especialmente los mayores, pueden no sufrir deterioro apreciable. La gravedad del caso es inversamente proporcional al peso del niño y también depende del grado de madurez biológica del niño. Así, la enfermedad puede ser mas grave en niños prematuros o de bajo peso para su edad.

Una vez instaurada la bronquiolitis, el niño suele presentar una respiración silbante, especialmente cuando expulsa el aire (espiración). Dado que respira con dificultad, suele tardar mas en expulsar el aire en cada ciclo respiratorio. También suele ser evidente que la respiración es dificultosa, haciendolo con una mayor frecuencia y con mayor esfuerzo, dilatando los orificios nasales en un intento de inspirar mayor volumen de aire (aleteo nasal). También puede presentar movimientos de retracción costal (hundimiento al inspirar), ya que esfuerzo del esqueleto por expandir los pulmones no se acompaña de un aumento proporcional de la capacidad de los pulmones.

¿Cómo se diagnostica la bronquiolitis aguda?     

El diagnóstico de bronquiolitis aguda es puramente clínico, basándose en los síntomas que presenta el bebé y en el reconocimiento que practica el médico y no en la realización de pruebas complementarias de mayor o menor complejidad, ya que estas tienen poco valor. Un lactante con respiración silbante se asume en principio que se trata de una bronquiolitis aguda, particularmente si tiene además respiración rápida, con dilatación de los orificios nasales al inspirar, dificultad para expulsar el aire y retracción intercostal durante la respiración.

Cuando el médico cree que el niño sufre una bronquiolitis aguda, realizará un estudio radiológico, que servirá no solo para conocer el alcance de la afectación de los pulmones y las complicaciones del caso, sino también para descartar otras enfermedades.

En aquellos casos en que se sospecha que pueda existir una enfermedad o alteración distinta, el médico que atiende al paciente puede realizar otras pruebas diagnosticas, como por ejemplo, el test del sudor, pruebas inmunológicas, broncoscopia, etc.

¿Qué tratamiento tiene la bronquiolitis aguda?     

Dados los recursos actualmente disponibles, la eficacia del tratamiento para resolver esta enfermedad tiene un valor sólo relativo.

Los antibióticos no parecen tener utilidad, ya que la enfermedad está causada casi siempre por virus. Los dilatadores bronquiales (betaagonistas y anticolinérgicos, juntos o combinados) muestran solo una mejoría modesta a corto plazo. Los corticoides, tanto sólos o en combinación con broncodilatadores parecen mostrar también una eficacia limitada.

El antiviral ribavirina no parece reducir la tasa de mortalidad en estos pacientes ni el grado de deterioro respiratorio.

La inmunoglobulina específica por vía endovenosa ofrece, sin embargo, una mejoría modesta pero patente en niños con enfermedades previas, con una cierta reducción del número de hospitalizaciones o de ingresos en unidades de cuidados intensivos. No parece justificado el empleo de este medicamento en casos habituales leves o moderados de bronquiolitis agudas.

La base del tratamiento es la atención a las necesidades de hidratación, alimentación oxigenoterapia y, si fuesa preciso la ayuda a la ventilación (ventilación asistida).

Pese a su limitada utilidad, se suelen añadir a este tratamiento de mantenimiento broncodilatadores betadrenergicos, broncodilatadores anticolinérgicos y corticoides orales y/o en inyección.

¿Cual es la evolución de la bronquiolitis?     

Los lactantes con bronquiolitis aguda tienen un riesgo elevado de sufrir una complicación respiratoria durante los dos o tres días siguientes al inicio de la tos.

La mortalidad total es inferior al 0,5% en países con buen nivel asistencial y las posibles causas de muerte incluyen deshidratación, desequilibrios del pH de la sangre (acidosis respiratoria) e insuficiencia respiratoria. La tasa de mortalidad es mucho mayor en niños con enfermedades cardiacas congénitas y enfermedades crónicas pulmonares.

La duración usual de la enfermedad en los casos de gravedad intermedia es de unos diez días. En algunos casos, como los bebés prematuros, los menores de tres meses de vida, los niños con enfermedades previas de alguna importancia y alguna otra circunstancia especial, probablemente es aconsejable proceder a su ingreso en el hospital. El médico calibrará de forma individual caso a caso y propondrá las medidas mas adecuadas.

En el caso mas común, la duración promedio de la bronquiolitis en pacientes que no llegaron a ingresarse puede ser como máximo de 2 semanas. La duración media del ingreso hospitalario no supera los 4 días de estancia. Es facil comprender que en aquellos pacientes con enfermedades cardiacas, broncopulmonares o de otra naturaleza, el curso y evolución puede ser mas desfavorable y grave que en aquellos sin enfermedades previas.

Existe una alta incidencia a medio plazo de asma en niños que sufrieron con anterioridad una bronquiolitis aguda, incluso en niños sin antecedentes hereditaros de asma. Aunque este hecho es sobradamente conocido y verificable, no estan claras las relaciones de causa a efecto entre ambos procesos.

Las complicaciones son frecuentes en niños con bronquiolitis severa. En el 24 % de estos casos pueden aarecer complicaciones pulmonares, cardiovasculares, hidroelectrolíticas o de otra naturaleza.

¿Como se puede prevenir la bronquiolitis y sus consecuencias?     

Se puede reducir la incidencia de transmisión del VRS mediante un frecuente y meticuloso lavado de manos.

Se puede reducir la incidencia y gravedad de la bronquiolitis aguda mediante la administración en casos de especial riesgo de inmunoglobulina hiperinmune intravenosa frente al VRS o palivizumab (anticuerpo monoclonal frente a la proteina F del VRS), antes y durante la estación de máxima incidencia. Este medicamento se recomienda para niños de meos de 2 años de edad con problemas crónicos broncopulmonares o prematuros y no es de aplicación a los niños sin riesgos especiales.

Última actualización de la página: 22 de enero de 2010

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.