COOKIES:    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web  ACEPTAR Mas información
Martes 23 de Enero de 2018

CANDIDIASIS VAGINAL

¿En qué consiste la candidiasis vaginal?     

La candidiasis vaginal o, mas propiamente, candidiasis vulvovaginal, es la inflamación de la vulva y vagina producida por la infección causada por hongos del tipo candida, en especial, candida albicans.

Una forma particularmente molesta y frecuente de la enfermedad es la candidiasis vaginal recurrente o de repetición. Se emplea este término cuando a lo largo de un año se presentan cuatro episodios o mas de candidiasis vaginal.

La candidiasis vaginal recurrente es distinta de la infección persistente; en aquella hay un período libre de síntomas entre los episodios de infección.

El 33% de la candidiasis vaginal recurrente esta causada por variedades de candida no albicans, en especial, C.glabrata, C.tropicalis y C. parapsilosis.

Después de la menopausia, los cambios vaginales atróficos pueden predisponer a las mujeres a vaginitis infecciosas. La administración intravaginal de estrógenos, mediante óvulos o crema vaginal, mejora gradualmente las condiciones del epitelio vaginal y reduce la susceptibilidad a la infección.

¿A quienes afecta la candidiasis vaginal?     

Este trastorno es uno de los problemas ginecológicos más comunes en las consultas de atención primaria, representando el 90% de las infecciones genitales femeninas . Se considera que alrededor del 75% de las mujeres en algún momento de su vida reproductiva sufrirán una candidiasis vulvovaginal . El 40-50% de las mujeres tiene dos o más episodios a lo largo de su edad fértil.

Se estima que el 5% de todas las mujeres experimentará una infección crónica o recurrente.

Causas de la candidiasis vaginal?     

Naturalmente, la causa principal de esta enfermedad es la invasión de la vulva y vagina por hongos de la especie candida. Sin embargo, resulta útil considerar los diferentes factores que facilitan el desarrollo de la vaginitis.

La flora vaginal normal está formada por lactobacilos, unas bacterias que colonizan el epitelio vaginal y proporcionan un cierto grado de defensa contra la infección. Estos gérmenes mantienen el pH vaginal ácido, con valores entre 3,8 y 4,4.

Se comprende que cualquier factor que contribuya a alterar el equilibrio del medio vaginal puede favorecer la colonización por hongos del tipo cándida. Entre otros, se encuentran la fatiga física, las irritaciones, traumatismos o los tratamientos con antibióticos, que alteran la flora bacteriana natural de la vagina y modifican la acidez de esta, permitiendo la invasión por microorganismos oportunistas, incluidas diversas especies de Candida. El uso prolongado de antibióticos de amplio espectro inhiben la reacción defensiva de la paciente (síntesis de anticuerpos, actividad fagocítaria) y conduce a la reducción de la resistencia a la infección.

En pacientes diabéticas, las defensas naturales son menos eficaces para combatir estas nfecciones.

Las mujeres que toman anticonceptivos orales tienen una mayor tasa de candidiasis vaginal. El uso de espermicidas también aumenta la susceptibilidad a la infección. El uso de dispositivos anticonceptivos intrauterinos (DIU) podría ser una fuente de reinfección.

La falta de cumplimiento del tratamiento puede dar lugar a una infección persistente. Se ha observado que el 15-20% de las mujeres con cultivos negativos después del tratamiento presenta de nuevo cultivo positivo en los 3 meses siguientes. La infección que se produce después de un período libre de síntomas de 3 meses de duración probablemente se trata de un nuevo episodio y no de la persistencia de la primera infección.

Factores de riesgo para sufrir una candidiasis recurrente:

- Intolerancia a la glucosa (prediabetes) o diabetes mellitus,
- Uso de antibióticos de amplio espectro,
- Uso de medicamentos anticonceptivos,
- Embarazo.
- Uso de espermicidas,
- Tratamiento con corticoides,
- Inmunodeficiencia,
- Irritación mecánica de la vagina.

Síntomas de la candidiasis vaginal     

Los síntomas principales son:

- Picor vulvovaginal, la mayor parte de las veces muy intenso
- Flujo vaginal, generalmente blanquecino, con aspecto de requesón o, a veces, como una secreción acuosa,
- Dispareunia (relación sexual molesta o dolorosa),
- Escozor o dolor intenso al orinar/.

Las pacientes con candidiasis vaginal recurrente presentan intenso malestar vaginal. Los síntomas comunes incluyen flujo vaginal aumentado, inodoro y blanquecino, prurito vulvovaginal, dispareunia y molestias al orinar, como en las vaginitis agudas. Estos síntomas no son específicos de la candidiasis y pueden presentarse en otras enfermedades no relacionadas con las candidas.

El examen médico de la vaginal suele mostrar enrojecimiento de la vulva y vagina, presencia de secreción grumosa o escamosa e hinchazón de los labios menores.

Diagnóstico de la candidiasis vaginal     

Debido a la disponibilidad de medicamentos antifúngicos de venta libre, la automedicación es común. Se estima que hasta un 73% de las mujeres se autotratan con estos medicamentos, mientras que el 42% usan recursos de la llamada medicina alternativa para la candidiasis vaginal recurrente.

Contrasta con este difundido uso de medicamentos de venta libre, el dato obtenido de la evaluación en centros especializados, que indica que sólo el 28% de estas pacientes sufre realmente candidiasis vaginal.

Por tanto, es importante tomar en consideración la posibilidad de un diagnóstico erróneo y el uso inadecuado de medicamentos. Muchas mujeres se auto-diagnostican y tratan los episodios de supuesta o real infección vaginal con medicamentos adquiridos sin receta ni supervisión médica y pueden acabar acudiendo a la consulta con una historia de vaginitis recurrentes, sin haberse podido comprobar tal extremo.

Cuando es posible, deben descartarse otras enfermedades como gonorrea, clamidiasis, tricomoniasis y vaginosis bacteriana, además de la candidiasis, mediante estudios de la secreción vaginal obteniendo muestras de la vagina y cuello del útero.

Es importante confirmar el diagnóstico y disponer de datos ciertos acerca de otros posibles agentes responsables de la vaginitis. A este respecto, la medida diagnóstica mas adecuada consiste en un estudio microbiológico del flujo vaginal, incluyendo cultivos para confirmar o descartar los posibles agentes productores de la enfermedad.

Tratamiento de la candidiasis vaginal     

Debe tenerse en cuenta que algunos medicamentos de uso frecuente, como el miconazol,tienen un efecto negativo sobre los condones de látex, lo que podría causar fallos anticonceptivos.

Entre los medicamentos eficaces mas comunes se encuentran los imidazólicos aplicados intravaginalmente, que pueden complementarse con cremas del mismo principio activo, aplicadas en la vulva y porción adyacente de la vagina.

Entre estos medicamentos se encuentran ketoconazol, clotrimazol, miconazol, sertaconazol, terconazol, econazol y otros. La nistatina, uno de los primeros antifúngicos continua siendo eficaz, aunque probablemente sea recomendable su uso si fracasan los anteriores.

Entre los medicamentos administrados por vía oral, el fluconazol e itraconazol son claramente eficaces.

El tratamiento de la pareja es una medida controvertida, aunque algunos expertos la recomiendan.

La candidiasis recurrente requiere tratamientos prolongados con estos mismos medicamentos, tanto los de aplicación local como los administrados por vía oral, bien en combinación o solos.

Última actualización de la página: 27 de octubre de 2010

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.