Miércoles 17 de Julio de 2019

Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
DISFUNCIóN SEXUAL FEMENINA

¿Que es la disfunción sexual femenina?     

Este trastorno incluye alteraciones del deseo sexual, de la excitacion sexual, molestias durante la relación sexual y falta de orgasmo.

Las enfermedades y anomalías relacionadas con la disfunción sexual femenina incluyen trastornos endocrinos, problemas cardiovasculares (incluyendo hipertensión arterial), el consumo de tabaco, enfermedades neurológicas o viscerales (del hígado o riñón) y distintas alteraciones de la esfera psíquica, como experiencias sexuales traumáticas, problemas de relaciones interpersonales o situaciones de estres, etc.

Algunos medicamentos también pueden producir o agravar una situación de disfuncion sexual preexistente. Los antidepresivos, algunos medicamentos para la hipertensión arterial, tranquilizantes, antihistamínicos, sustancias con efecto antagonista de hormonas masculinas o femeninas y algunas otras.

Importancia del problema     

Se dispone de un número escaso de observaciones al respecto. Sin embargo, los datos disponibles estiman que cerca de la mitad de las mujeres presentan al menos un problema relacionado con la sexualidad, siendo los mas frecuentemente mencionados aquellos relacionados con el deseo y la excitación, especialmente la falta de lubricación.

La respuesta sexual normal de la mujer requiere que disponga de estrógenos y, aunque en menor medida, de androgenos (hormonas masculinas), por extraño que pueda parecer. Ambas hormonas colaboran para amplificar conjuntamente la excitación sexual en la mujer.

La motivación sexual está influenciada por todas las circunstancias que la rodean: el compañero sexual, el ambiente que rodea la relación y otras circunstancias medioambientales. Una vez puesta en marcha esta motivación, la excitación es mantenida y autoaumentada por el sistema nervioso.

Los mecanismos íntimos de la respuesta sexual son similares en ambos sexos. Las sensaciones táctiles son muy importantes para conseguir una excitación sexual adecuada y la lubricación de la vagina. Las pacientes con alteraciones de las fibras nerviosas o de los vasos sanguineos pueden tener una percepción tactil inadecuada o una insuficiente lubricación vaginal o falta de replección sanguínea de los genitales.


¿Cómo se diagnostica     

El médico que atiende un caso de DSF revisará en primer lugar el posible papel de los medicamentos que la paciente estuviese tomando, así como los diversos factores ligados al estilo de vida de la paciente (alcohol, tabaco, otras sustancias, grado de estres, etc).

El examen clínico puede poner de relieve anomalías como prolapso genital o vesical y otros trastornos. El analisis de hormonas, pruebas de función del hígado y riñón, así como otros análisis rutinarios de sangre permitirán asegurar el buen funcionamiento de los distintos órganos y sistemas.

En la mayoría de los casos, el médico podrá catalogar cada caso dentro de una de las categorías siguientes:


Inapetencia sexual: La mujer manifiesta de forma persistente o repetidamente falta de pensamientos de tipo sexual o falta de receptividad para la relación, lo que es causa de malestar. Este tipo de trastorno puede tener un origen psicológico, emocional o, mas raramente, endocrino.

Falta de excitación: La paciente refiere incapacidad para excitarse o mantener la excitación.

Falta de orgasmo: Este trastorno comprende la falta de capacidad para conseguir el orgasmo despues de una estimulación sexual.

Molestias o dolor durante la relación sexual, incluyendo la fase de excitación sin penetracion.

 

En todos estos cuatro tipos, que pueden coexistir en una paciente concreta, lo característico es la presencia de malestar y ansiedad en la mujer a consecuencia del trastorno.


¿Cómo se trata?     

Una vez descartada la presencia de enfermedades orgánicas, cuyo tratamiento es específico de cada una de ellas, uno de los primeros aspectos que abordará el profesional que atienda a una mujer con DSF es el de la comunicación y las relaciones dentro de la pareja. La mujer debe poder expresar su punto de vista respecto de la percepción que tiene de sus relaciones sexuales, así como detalles relacionados con el ritmo de excitación en comparación con el de su compañero; qué le excita y que no, proporcionando una guía a este para que actúe de una forma óptima.

Es importante que la paciente y su compañero sexual aborden junto con el médico los distintos aspectos de la relación sexual que necesiten conocer, aclarando especialmente los relacionados con la mejor forma de estimulación de la mujer y las zonas particularmente sensibles. Es importante que la pareja hable acerca de que la estimulación del clítoris es lo que produce la excitación sexual mas intensa, superior a la de la penetración vaginal.

Algunos cambios en el estilo de vida, modificando hábitos como la supresión del consumo de alcohol, tabaco o drogas de abuso o la realización de actividades físicas pueden ser beneficiosos para combatir la disfunción sexual femenina.

La paciente debe consultar a su médico acerca de la posibilidad de que el trastorno esté motivado o influido por la toma de determinados medicamentos. Tal vez un cambio de dosis o de fármaco pueda ayudar a solventar el problema. Esto es relativamente frecuente en el caso de los antidepresivos.

Estrógenos y lubricantes

Pueden tener utilidad las cremas de aplicación vaginal conteniendo estrógenos en mujeres postmenopáusicas. Estos medicamentos contrarrestan en buena medida la sequedad y atrofia vaginales, disminuyendo las posibles molestias durante la relación sexual y mejorando la sensibilidad del clítoris y areas adyacentes.

En algunos casos, el médico puede preferir tratamientos generales con estrógenos, pero los posibles efectos adversos limitan considerablemente la aplicación de estas sustancias a unos pocos casos en los que concurran circunstancias especiales, mas allá de la disfunción sexual por sí sola.

Medicamentos para la disfunción eréctil masculina

Mientras no se demuestre la eficacia de estos medicamentos (sildenafilo, vardenafilo, tadalafilo) sobre la disfunción sexual femenina no deben ser utilizados para este propósito.

Dispositivo de vacío

En algunas pacientes con dificultades para conseguir un estado de excitación sexual adecuado o incluso para alcanzar el orgasmo pueden ser útiles unos dispositivos de vacio que se aplican a modo de chupón sobre el clítoris estimulado previamente. Este se ingurgita por el aumento de la circulación sanguínea originada por el vacío, provocándose de paso un aumento de la lubricación.

La eficacia de estos dispositivos es muy variable de una paciente a otra, por lo que es recomendable recurrir a estos aparatos despues de probar las restantes medidas disponibles.

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.