Jueves 24 de Enero de 2019

Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
ERITEMA INFECCIOSO

¿Que es el eritema infeccioso?     

El eritema infeccioso o quinta enfermedad es una infección generalizada, es decir, de todo el cuerpo, producida por el parvovirus B19 (HPV B19).

Con anterioridad a 1975 se especulaba con la posibilidad de que esta enfermedad estuviese producida por un virus, ya que sus características la hacían muy sospechosa de ser una enfermedad transmisible. A partir de esa fecha, se estableció fehacientemente la causa de la enfermedad.

Este agente infeccioso no se transmite a animales, ni tampoco otros parvovirus que afectan a los animales, domésticos o no, se transmiten al ser humano.

¿A quienes afecta el eritema infeccioso?     

El eritema infeccioso es una enfermedad muy frecuente en cualquier parte del mundo, siendo mayor la incidencia en los niños en edad escolar y aconteciendo la mayor parte de los casos al final del invierno y comienzos de primavera. En muchas ocasiones, la enfermedad tiende a presentarse como una pequeña epidemia. Los pediatras tienen amplia experiencia de ello y saben que cuando ven un caso de eritema infeccioso, probablemente no será el único.

Aproximadamente 70-75 % de los adultos mayores de 20 años presentan anticuerpos frente al HPV B19, lo que indica un contacto anterior con el virus.

¿Como se produce el eritema infeccioso?     

La enfermedad se transmite por vía respiratoria, mediante la inhalación de las gotitas de humedad del aliento, la tos y el estornudo. Una vez ha tomado contacto el virus con las mucosas, invade y se multiplica en el organismo del paciente recién infectado.

A diferencia de otras infecciones de transmisión respiratoria, el eritema infeccioso se puede transmitir también a través de la sangre o sus derivados (plasma, albúmina, concentrado de glóbulos rojos).

A partir de los 7-10 días de sufrir el contagio, el virus invade la sangre y produce un cuadro catarral nasofaríngeo, con fiebre, malestar y secreción nasal.

Algunos pacientes experimentan, aproximadamente a las dos semanas del contagio, un cuadro de mayor o menor intensidad de dolor articular y erupción cutánea.

Los pacientes con anemia crónica de importancia pueden sufrir los efectos de un pequeño parón en la producción de glóbulos rojos propio de la enfermedad, que no repercute en la inmensa mayoría de quienes sufren la 5ª enfermedad.

La infección del feto es posible si la madre contrae la enfermedad, pero, por lo general, no se considera un virus capaz de causar malformaciones. Aunque muy raramente, es posible que la infección afecte a la médula ósea y al corazon, causando anemia e insuficiencia cardiaca. La inmensa mayor parte de los casos, no se suelen presentar problemas en los hijos de madres gestantes que contraen esta enfermedad.

¿Que síntomas produce el eritema infeccioso?     

Un numeroso grupo de pacientes no presenta síntomas atribuibles al parvovirus, aunque se sepa que se han contagiado. En otros casos, sólo presentan la erupción de la piel, el síntoma mas típico de la enfermedad. Los adultos son mas propenso a presentar síntomas generales, como malestar y dolor de articulaciones, especialmente las mujeres.

Después de un periodo de incubación que puede variar entre una y cuatro semanas, el paciente empieza a manifestar algo de fiebre, malestar, dolor de cabeza y un cuadro catarral nasal.

Tras una periodo de catarro nasal aparente, se presentan las primeras manifestaciones de la erupción consistentes en un enrojecimiento de ambas mejillas, con aspecto de estar acalorado o muy saludable. En el curso de varias horas se presenta un enrojecimiento del tronco y de los miembros, siendo mas ostensible en la cara exterior del brazo y muslo, con aspecto de manchas rojas de mayor o menor tamaño que confluyen entre sí.. Es frecuente que el primero en apreciar este enrojecimiento de los miembros sea el médico, al explorar al niño, quien por otra parte no aparenta estar enfermo. Es posible que el niño se queje de algo de picor.

La erupción cede por sí sola, aunque es conveniente saber que esta puede retornar durante algunas semanas, especialmente si el paciente se expone al sol, realiza ejercicio físico o se encuentra en un ambiente caluroso.

De manera inhabitual, son posibles otros tipos de erupciones. En 1990, Harms y otros investigadores relacionaron por primera vez el síndrome de los guantes y calcetines con el HPV B19. Este proceso se caracteriza por hinchazón, enrojecimiento y dolor en manos y pies, superponiéndose a la zona de contacto de las citadas prendas. El trastorno ha sido también relacionado con otros virus, como el herpes, los virus coxsackie.

El síndrome de los guantes y calcetines aparece sobre todo en adultos jóvenes, presentando tanto en los miembros inferiores como superiores una delimitación bien marcada entre la piel afectada y la sana, suele producir un picor intenso y puede acompañarse de lesiones en la mucosa de la boca, así como fiebre, cansancio y engrosamiento de los ganglios linfáticos. Afortunadamente, esta erupción se cura al cabo de pocas semanas.

En adultos jóvenes y niños mayores son frecuentes los dolores e incluso la inflamación articular en manos, muñecas, tobillos y rodillas, aunque puede afectarse cualquier articulación. Los síntomas suelen remitir en el curso de varios días, aunque puede presentarse algún caso de evolución crónica, prolongándose durante meses.

El HPV B19 puede inducir una parada transitoria en la producción de glóbulos rojos (anemia aplásica). Los pacientes con distintos tipos de anemia crónica pueden verse afectados seriamente por una enfermedad de curso habitualmente trivial. Estos pacientes pueden presentar un aspecto pálido, con fiebre elevada y estar postrados. Raramente presentan la erupción típica.

En pacientes con deficiencias inmunitarias producidas por la administración de fármacos o enfermedades (SIDA y otras), el proceso puede tener una duración muy prolongada, destacando mas bien los rasgos propios de una anemia crónica: palidez, cansancio fácil, falta de fuerzas y otros síntomas que para nada recuerdan el eritema infeccioso.

La infección de madres embarazadas habitualmente se resuelve sin problemas. La tasa de transmisión madre-hijo se estima que podría ser del 33 %. En uno de cada 10 casos podría presentarse algún tipo de complicación fetal. En un reducido número de casos, estimado en un 8-9 %, puede producirse la muerte fetal, sobrevenida por el fallo en la producción de glóbulos rojos. La pérdida del feto es mas frecuente si la infección sobreviene antes de las 20 semanas de gestación.

En el caso de que no se produzca el fallecimiento, el feto puede sufrir una intensa anemia con fallo cardiaco (hydrops fetalis).

Algunos pacientes pueden presentar inflamación del corazón (miocarditis). En la mayoría de las ocasiones, el paciente se recupera, pero excepcionalmente puede presentarse alguna complicación.

¿Como se diagnostica el eritema infeccioso?     

En la consulta de cada día, el diagnóstico se realiza cuando se puede apreciar la erupción típica. En pacientes con anemia crónica, tampoco resulta difícil confirmar el fallo pasajero de la médula ósea mas allá de un sencillo análisis.

Al igual que en otras infecciones por virus, la IgM específica elevada es signo de infección reciente y puede ayudar a aclarar algún que otro caso atípico. La IgG positiva solo indica un contacto anterior con el virus.

Para casos excepcionales, de sospecha en firme, con algún riesgo para el paciente, está disponible en centros hospitalarios la detección del ADN viral mediante la reacción de polimerasa específica(PCR).

¿Como evoluciona el eritema infeccioso?     

Para la mayoría de los que la sufren, la enfermedad es leve y cursa incluso de manera inadvertida.

Algunos pacientes, especialmente los niños mas mayores y adultos puede presentar una inflamación articular, que suele ser transitoria, aunque mas duradera que la erupción de la piel.

Raramente la enfermedad se complica con la aparición de meningitis, que suele ser de curso benigno o una púrpura por disminución de plaquetas, enfermedad estrechamente relacionada con el HPV B19. También se han descrito otras complicaciones excepcionales, como inflamación del hígado, cerebro, nervios, riñón u otros órganos.

¿Como se previene el eritema infeccioso?     

El aislamiento de los niños con eritema infeccioso es una medida inútil, ya que, cuando la enfermedad se ha hecho aparente el pequeño no resulta contagioso. No son necesarias, por inútiles, las medidas para evitar el contagio de la enfermedad en embarazadas.

Sin embargo, los niños con anemia causada por el HPV B19 si pueden contagiar, ya que presentan el virus en su sangre de una forma mas prolongada. La norma en estos casos consiste en mantener al niño aislado hasta una semana después de la normalización de la temperatura.

¿Como se trata el eritema infeccioso?     

Como en todas las enfermedades víricas de curso benigno, no se dispone de un tratamiento específico. Mejor aún, no es necesario tratamiento alguno, excepto, tal vez, algún medicamento que proporcione alivio para la fiebre, el malestar o el dolor articular.

En los raros casos de anemia severa y/o fallo inmunológico, el médico dispone de gammaglobulina intravenosa, que puede producir alguna mejoría.

Última actualización de la página: 23 de abril de 2011

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.