Jueves 18 de Julio de 2019

Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
EYACULACIóN PRECOZ

¿Qué es la eyaculación precoz?     

Aunque no existe acuerdo unánime sobre qué es eyaculación precoz, el concepto generalmente aceptado es la eyaculación de forma persistente o recurrente que ocurre con una estimulación sexual mínima antes o inmediatamente después de la penetración, antes de lo que se desea hacer y sobre la que no se tiene control voluntario, que causa un malestar notable o dificultades en la relación interpersonal.

La definición acuñada por la Sociedad Internacional para Medicina Sexual (ISSM) establece que la eyaculación precoz ocurre siempre o casi siempre dentro del primer minuto de penetración vaginal y que la persona que sufre el trastorno carece de capacidad para retrasarla en todas o casi todas las relaciones sexual, teniendo consecuencias personales negativas, como angustia, frustración del paciente y de su pareja y evitación de la intimidad sexual.

En términos generales, un periodo de penetración vaginal sin eyaculación de menos de 2 minutos se considera indicativo de eyaculación precoz. También lo es la eyaculación antes de la penetración.

Para nueve de cada diez pacientes, la eyaculación precoz consiste en la carencia de control sobre la misma, refiriendo eyacular antes de lo que desea. En los casos restantes, la dimensión mas valorada es el tiempo que tarda en eyacular tras la penetración.

No siempre las cosas están tan claras, puesto que hay pacientes que tardan en eyacular un tiempo normal y sin embargo perciben que eyaculan excesivamente pronto.

¿A quienes afecta?     

La eyaculación precoz es el problema sexual más frecuente en el varón, afectando a hombres de cualquier edad. Se estima que el 20-40 % de los varones lo sufre de forma prolongada, mientras que 2 de cada 3 hombres refiere haberlo sufrido en alguna ocasión.

Padecer eyaculación precoz tiene un considerable impacto en la calidad de vida de los que la sufren y también de sus parejas sexuales.

Se piensa que en los pacientes que siempre han sufrido el problema (eyaculación precoz primaria) existe un factor hereditario, ya que mas del 90 % de los pacientes tienen un pariente que también lo sufre.

La percepción de eyacular demasiado pronto no se corresponde siempre con eyaculación precoz. Ilustra esta observación que el Informe Hite registra un 70 % de varones que respondieron experimentar el orgasmo demasiado pronto, una cifra alejada de la prevalencia real de la eyaculación precoz. De los hombres que percibían eyacular demasiado pronto, el 21% declaró hacerlo dentro del primer minuto tras la penetración y el 62 % lo hizo antes de que transcurrieran 5 minutos.

La percepción de eyacular demasiado pronto tal vez tenga mas relación con el momento del orgasmo femenino. De los estudios de Masters y Johnson se desprende que el varón alcanza el orgasmo antes que su pareja en mas del 50 % de los casos. Un estudio sobre mas de 500 parejas ha puesto de relieve que el tiempo medio de penetración intravaginal previo al orgasmo es de 5.4 minutos.

Además de la eyaculación precoz primaria existen los casos secundarios a otros trastornos. Paradójicamente, la causa mas común de esta forma secundaria es la disfunción eréctil.

Pese a lo frecuente del trastorno, se dispone de pocos estudios que examinen las causas de este. Es probable que en la génesis de la eyaculación precoz concurran factores psicológicos y biológicos, como hipersensibilidad del pene, reflejo eyaculatorio hiperexcitable, hiperexcitabilidad sexual, posibles endocrinopatías, predisposición genética y disfunción del receptor de 5-OH-triptamina, una sustancia que interviene en la transmisión del impulso nervioso que produce la eyaculación.

Existen varios factores psicológicos a tener en cuenta en la aparición de la eyaculación precoz, como ansiedad, fobia social, dificultades en la relación interpersonal, además de poca experiencia sexual y falta de relaciones íntimas.

¿Qué síntomas produce?     

La eyaculación precoz puede ponerse de manifiesto por problemas de relación no necesariamente sexuales, expresados por el paciente o por su pareja. A menudo la enfermedad se toma en consideración al consultar la pareja del paciente por disfunción sexual.

Una vez establecido que el problema es la eyaculación precoz, el médico intentará averiguar si se trata de una forma primaria o secundaria y también valorará los factores o circunstancias que rodean el caso (actividad sexual infrecuente, factores culturales y educativos, nueva pareja sexual, etc). Para ello, el médico determinará si existen enfermedades asociadas, como prostatitis, uretritis o hipertiroidismo, que deben ser tratadas.

También es importante valorar la repercusión psicológica de la eyaculación precoz sobre el propio paciente, que tiene un alto riesgo de pérdida de autoestima, ansiedad y reducción del impulso sexual, sin dejar de lado la repercusión sobre la pareja, que puede presentar falta de impulso sexual y anorgasmia. Uno o ambos miembros de la pareja pueden experimentar la sensación de falta de algo que llena parte de sus vidas.

La insatisfacción sexual puede llegar a crear una ruptura de las relaciones en la pareja. Sin llegar a esos extremos, aunque la pareja reconozca estar satisfecha de sus relaciones, tienen el sentimiento íntimo de haber perdido algo importante en la relación, que afecta a su intimidad interpersonal.

Aunque muchos pacientes usan diversas estrategias para obtener satisfacción sexual, incluyendo terapia médica y psicológica, algunos otros son reacios a buscar y obtener ayuda para su problema, dado el estigma asociado a la eyaculación precoz.

La repercusión sobre la pareja es importante. Una de cada cuatro parejas femeninas de varones con EP declararon en estudios de investigación que su vida sexual era pobre o muy pobre. Al menos el 50 % de las mujeres contestaron que la angustia experimentada era, cuando menos, moderada y una de cada tres manifestó dificultades en la relación interpersonal. Tanto las mujeres como en sus respectivas parejas masculinas, los problemas de insatisfacción con su vida sexual y grado de dificultades en la relación sexual fue similar.

¿Cómo se diagnostica?     

En el caso típico de un varón joven con eyaculación precoz primaria, es decir, desde siempre, raramente son necesarias pruebas complementarias, aunque el médico podrá practicar aquellas que sean necesarias para comprobar que no existe enfermedades subyacentes.

En aquellos pacientes que presentan eyaculación precoz secundaria (también llamada adquirida), especialmente en los varones de mayor edad, es posible que el médico descarte factores de riesgo de importancia, como diabetes mellitus, hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares, obesidad, síndrome de apnea del sueño, infección de vías urinarias, hipertiroidismo y otras.

¿Que tratamiento tiene la eyaculación precoz?     

Lo mas sorprendente es que muchos pacientes rechazan consciente o inconscientemente abordar su problema, pese al hecho de que pueden tratarse con éxito tres de cada 4 casos.

Los objetivos del tratamiento consisten en conseguir que el paciente tenga control sobre la eyaculación y obtenga una satisfacción adecuada con sus relaciones sexuales. Ambos son igualmente importantes.

Se dispone de varias opciones de tratamiento para estos casos:

1. Tratamiento conductual:

Hace 50 años, Semans propuso su conocida técnica de parar y empezar, una forma de prolongar el reflejo neuromuscular que conduce a la eyaculación. El hombre se autoestimularía hasta un punto previo a la eyaculación, parando antes de que esta se produzca. Una vez ha disminuido la sensación, volvería a estimularse de nuevo, procediendo nuevamente a realizar la misma maniobra. En total, esta se repetiría tres veces. Según los defensores de la técnica, el tiempo de estimulación antes de cada parada aumentaría gradualmente. Desgraciadamente, este método no produce resultados satisfactorios en muchos casos, bien sea utilizando esta técnica como sus variantes.

2. Medidas que reducen la estimulación del pene:

El condón reduce la sensibilidad del pene y se ha recomendado por algunos especialistas para el tratamiento del trastorno. Un fundamento parecido tienen algunos tratamientos con productos de aplicación local basados en sustancias anestésicas (lignocaína, prilocaína, etc.) que se aplican 20-30 minutos antes de mantener relaciones sexuales. El efecto adverso más importante de estos agentes anestésicos es el entumecimiento del pene, que a su vez puede conducir a la pérdida de la erección. En conjunto pueden resultar moderadamente eficaces en algunos pacientes, aunque también puede producir cierta insensibilidad en la pareja.

La crema Severance-secret (SS), un producto farmacéutico de origen coreano, consistente en una mezcla de hierbas usadas en la medicina tradicional de aquel país, con efectos locales anestésicos además de vasodilatadores tiene una eficacia equiparable teóricamente a los anestésicos disponibles en Europa y América. La crema no ha sido autorizada en la Unión Europea ni en Estados Unidos.

3. Consejo y orientación psicológica:

Posiblemente la ayuda proporcionada por la atención psicológica es mas adecuada para la resolución de los problemas derivados de la EP, como la falta de autoestima y la angustia que para tratar el trastorno.

4. Tratamiento farmacológico:

Algunos antidepresivos como la clomipramina, fluoxetina, sertralina y paroxetina pueden aumentar el tiempo de penetración intravaginal sin eyaculación y producir al paciente una sensación de control sobre ella. Otros agentes antidepresivos similares a los mencionados parecen ser ineficaces.

Mientras que la primera de estas sustancias parece ser la mas eficaz, los efectos secundarios de la clomipramina son mayores, incluyendo entre otros las alteraciones del sueño, sequedad de boca, estreñimiento, náuseas, vértigo y sofocos.

Los otros agentes antidepresivos producen su efecto al menos 5 horas después de la toma, manteniéndose en la sangre por un periodo de 24-72 horas, lo que impide su uso esporádico o según necesidad, cuando la frecuencia de relaciones no es alta, lo que hace que todas estas sustancias precisen tomarse a diario si se quiere mantener su eficacia, incluyendo la clomipramina.

La dapoxetina, una sustancia emparentada con las anteriores, parece obviar el inconveniente principal de la utilización de antidepresivos, ya que su acción es rápida, alcanzando su máximo efecto entre 1 y 3 horas después de administrarse, pudiendo tomarse según necesidad. Por otra parte, el medicamento parece tolerarse aceptablemente bien. Los efectos secundarios mas corrientes tras el uso de dapoxetina comprenden náuseas, diarrea, dolor de cabeza, vértigo y somnolencia.

Según datos de una encuesta, los pacientes que sufren eyaculación prematura prefieren tomar el medicamento a diario antes que hacerlo sólo cuando lo necesitaran. La razón mas invocada es no interferir con la espontaneidad de la relación, aunque se corre un riesgo mayor de no llegar a tener orgasmo por efecto secundario del antidepresivo.

El tramadol, un analgésico opioide de uso corriente, se ha estudiado a dosis relativamente pequeñas con resultados alentadores, aunque los datos disponibles son por el momento sólo experimentales.

5. Tratamiento de la eyaculación precoz secundaria:

Lógicamente, los casos de eyaculación precoz derivados de otra enfermedad, deben tratarse preferentemente según la causa que la produce.

El caso mas corriente de eyaculación prematura secundaria es la disfunción eréctil, en la que aquella es en realidad un mecanismo compensador de esta, consciente o inconscientemente.

Resumiendo lo dicho, el tratamiento mas eficaz y mejor tolerado consiste en la administración a diario de antidepresivos a pequeñas dosis. El objetivo último del tratamiento es conseguir que el paciente tenga la percepción de controlar su eyaculación y establecer una corriente de confianza dentro de la pareja, atendiendo a los posibles problemas psicológicos que se pudieran haber generado.

Fecha de actualización de la página: 10 de febrero de 2011.

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.