COOKIES:    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web  ACEPTAR Mas información
Lunes 20 de Noviembre de 2017

Bebidas energéticas: riesgos y beneficios de su consumo

¿Qué son las bebidas energéticas?     

El término bebida energética designa un producto en forma de líquido, que pretende contener una mezcla de ingredientes que tienen la propiedad de aumentar el nivel de energía y vivacidad del sujeto que lo consume[1].

Se trata de bebidas muy populares entre la población joven, de las que son consumidores asiduos el 54.60 % de los varones y el 26.15% de las mujeres[2]. En pocos años, se ha podido observar una reducción del consumo de bebidas carbónicas tradicionales, mientras que se ha multiplicado el de bebidas energéticas entre los adolescentes. Así, entre 2001 y 2008, las estimaciones de uso de bebidas energéticas entre adolescentes y adultos jóvenes pasó del 24% al 56%[3][4]. Aproximadamente, el 6% de varones adolescentes y adultos jóvenes consume diariamente bebidas energéticas[5].

Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos reveló que el 31.3% de los adultos consumió bebidas energéticas o bebidas deportivas durante los siete días previos a la encuesta, mientras que mas de 1 de cada 5 manifestaba consumir estas bebidas de forma regular al menos una vez por semana. La mitad de ellos las consumía un mínimo de tres veces en semana. El análisis estadístico permitió asociar el mayor consumo con el sexo (masculino), la edad (adultos jóvenes), el origen étnico (negros, hispanos), estado civil (solteros), nivel de ingresos familiares (altos), lugar de residencia (sur, oeste) y el estilo de vida (práctica deportiva, consumo de tabaco y satisfacción con sus actividades y relaciones sociales)[6].

Los mayores predictores de consumo de bebidas energéticas están relacionados con la edad y la asunción del modelo tradicional de masculinidad[7]. Prácticamente estos rasgos son superponibles a los de aquellos sujetos que tienden a consumir las bebidas energéticas junto con alcohol[8].

La combinación de bebidas energéticas con alcohol es actualmente un fenómeno normalizado y una característica integral y arraigada de la vida nocturna[9]. Por su parte, es mas frecuente el consumo de cannabis, cocaína y éxtasis entre aquellos que tienden a mezclar las bebidas energéticas con alcohol. En este colectivo de bebidas alcohólicas y energéticas, existe una mayor probabilidad de conductas sexuales de riesgo, incluyendo la práctica sexual sin adecuada protección, hacerlo bajo la influencia de drogas o después de haber bebido en exceso.

Las relaciones entre el consumo conjunto de alcohol y bebidas energéticas y el comportamiento sexual de riesgo son estrechas. Están bien documentadas las consecuencias negativas del consumo de ambos tipos de sustancias, que pueden abarcar desde ingestión excesiva de alcohol, dependencia alcohólica e infecciones de transmisión sexual[10].

Las bebidas energéticas contienen una proporción elevada y no reglamentada de cafeína, habiéndose publicado observaciones clínicas de consumo asociado con efectos adversos graves, especialmente en niños, adolescentes y adultos jóvenes, incluyendo convulsiones, diabetes, anomalías cardíacas, alteración del estado de ánimo y trastornos de conducta, especialmente en pacientes que reciben otros medicamentos. De los 5448 casos de sobredosis de cafeína reportados en los Estados Unidos durante 2007, el 46% ocurrieron en menores de 19 años. Varios países han debatido o restringido las ventas de bebidas energéticas y/o la publicidad sobre ellas[11].

Pese a su elevado grado de consumo, la mayoría de los estudiantes a los que se preguntó acerca de su composición o su riesgo potencial, no supieron indicarlo correctamente. Cuando se les mostró una lista de nombres comerciales que incluían bebidas energéticas y deportivas no pudieron diferenciar adecuadamente las unas de las otras[12].

Las razones aducidas para usar las bebidas energéticas incluyen la obtención de mas energía, mantenerse despierto, mejorar el rendimiento deportivo o su utilización junto con alcohol[12]. A este respecto, un estudio sobre estudiantes calcula que 1 de cada 3 consumidores de alcohol lo hacen en combinación con bebidas energéticas[13]. También se ha constatado un ascenso, calificado de dramático por los investigadores, del consumo combinado de alcohol y bebidas energéticas[14].

Composición     

las bebidas energéticas por lo general contienen cafeína, taurina, varias vitaminas, glucosa y extracto de plantas, como guaraná y ginseng[15]. Un envase típico de este tipo de bebidas contiene 235 ml de líquido con una cantidad de cafeína que oscila entre 40 y 250 mg, aunque también se señalan concentraciones de esta sustancia mayores(266-340 mg). Es decir, dosis que pueden mejorar la función cognitiva y, a una mayor concentración, también el rendimiento físico. Un trabajo de revisión muestra que no existen evidencias de que, aparte de la cafeína, existan otras sustancias que influyan sobre los consumidores[4][16][17][18].

Las bebidas que se venden como energéticas se han convertido en una forma popular de consumo de cafeína, destinado principalmente a la población masculina joven, con algunas marcas que contienen la cafeína equivalente a 1-3 tazas de café, incluyendo también otros ingredientes teóricamente dirigidos a aumentar la energía física y el estado de alerta mental, como por ejemplo, sustancias a base de hierbas, aminoácidos, azúcares y derivados de azúcar; Sin embargo, como se ha indicado, la cafeína es el principal ingrediente activo[5].

El principal componente del guaraná es la cafeína, conteniendo además pequeñas cantidades de teofilina y teobromina, habiéndose descartado la presencia de otras sustancias con algún efecto farmacológico. La toma excesiva de derivados de esta planta tiene los mismo efectos que la ingestión de cantidades equivalentes de cafeína de otra procedencia[19].

Otra característica de las bebidas energéticas es su acidez y su limitado contenido de flúor, que favorecen la erosión del esmalte dental en comparación con otros tipos de bebidas, como las llamadas bebidas deportivas[20].

La cafeína mejora el control de ejecución y la memoria de trabajo y reduce el tiempo de reacción simple y de elección. La taurina aumenta el tiempo de reacción de elección pero reduce el tiempo de reacción en las tareas de memoria de trabajo. Los investigadores consideran que muy probablemente la sustancia responsable de los cambios reportados en el rendimiento cognitivo tras la ingestión de bebidas energéticas es la cafeína, especialmente durante el periodo de abstinencia en los consumidores habituales de cafeína[21].

Falsas creencias sobre estas bebidas     

La mayor parte de los consumidores de estas bebidas creen que estas sustancias son una buena fuente de energía instantánea y desconocen su alto contenido en cafeína y los riesgos que entrañan para la salud[22].

La comercialización de estas bebidas se dirige a la población joven como una alternativa natural que aumenta la diversión y mejora el rendimiento físico y cognitivo, tales como la concentración, la atención y el estado de alerta. Existe la falsa pero extendida percepción de que el consumo de bebidas energéticas puede revertir el deterioro producido por el alcohol, incluyendo la descoordinación motora y el tiempo de reacción visual, que son cruciales para la seguridad en la conducción, lo que puede dar lugar a una falsa sensación de seguridad cuando cuando se ingieren ambas sustancias[23].

Otras falsas creencias incluyen el rendimiento físico y la pérdida de peso. Los estudios disponibles muestran de forma convincente que los efectos atribuibles a las bebidas energéticas se limitan a los efectos de la cafeína y la glucosa[4].

Asociación con alcohol     

La mezcla de alcohol y bebidas energéticas sigue una tendencia ascendente entre los jóvenes y se asocia muy frecuentemente a episodios de consumo abusivo de alcohol[24].

Tomar bebidas alcohólicas y energéticas a la vez es muy frecuente entre la población joven. Estos consumidores tienen una mayor probabilidad de ser bebedores de riesgo y asociar también otros comportamiento de riesgo (sexo sin protección, conducción de riesgo y mayor número de accidentes)[24][25][26][27]. Este comportamientos parece estar influenciado en exclusiva por las bebidas energéticas[1].

El 66% de los participantes en un estudio reportaron haber mezclado bebidas alcohólicas y energéticas deliberadamente y 1 de cada 5 refirió haberlo hecho también la semana anterior. Con relación a las sesiones en que no se ingirió alcohol, los participantes entrevistaron reconocieron haber consumido mayor cantidad de alcohol cuando se administraba junto con bebidas energéticas. Este estudio indica que la toma de bebidas alcohólicas y energéticas es relativamente frecuente y que esta mezcla estimula un mayor consumo de alcohol[28].

Marczinski y otros autores refieren que la combinación de bebidas alcohólicas y energéticas estimula y prolonga el deseo de beber en un grado mayor que el alcohol solo[14][29].

La ingestión de bebidas alcohólicas junto con energéticas proporciona un doble efecto. La estimulación producida por la bebidas energéticas suele ocultar los efectos sedantes del alcohol, al aumentar el estado de alerta, aunque puede asociarse con los efectos fisiológicos negativos de la sobreestimulación[30].

La cafeína atenúa el efecto sedante de la intoxicación alcohólica, aunque no modifica las alteraciones de la capacidad motora ni los efectos cognitivos del alcohol[31].

Aquellos sujetos que manifiestan consumir mayor cantidad de bebidas energéticas también consumen mayor cantidad de alcohol y son también mas propensos a mezclar bebidas alcohólicas y energéticas y experimentan con mayor frecuencia episodios de ingestíón excesiva de alcohol[32].

La toma de bebidas alcohólicas y energéticas no modifica las alteraciones producidas por el alcohol, aunque si distorsiona como lo percibe el sujeto, con una reducción de la percepción de fatiga mental, aumentando la creencia de sentirse estimulado, en comparación con la ingestión exclusiva de alcohol, lo que crea un escenario de alto riesgo para el bebedor, que puede creer que se encuentra con mayor capacidad de la que realmente tiene para llevar a cabo distintas tareas, incluyendo la creencia de que es capaz de dejar de beber cuando así lo decida[33][34][35]. La combinación de bebidas alcohólicas y energéticas puede enmascarar los signos de intoxicación alcohólica, lo que da lugar a una mayor ingestión de alcohol, deshidratación, prolongación de la resaca e intoxicación etílica, además de las alteraciones provocadas por un comportamiento inadecuado (violencia, accidentes, etc)[36].

105 estudiantes (23%) de un grupo sometido a estudio reportó haber consumido bebidas alcohólicas y energéticas durante los 30 días anteriores. Este subgrupo de bebedores de bebidas alcohólicas y energéticas fueron mas proclives a ser bebedores excesivos que aquellos que no consumían a la vez bebidas energéticas[37].

La investigación directa en los puntos de consumo, como bares y locales nocturnos, indican que la ingestión de cafeína mientras se consume alcohol se asocia con un mayor grado de intoxicación, que se eleva en aquellos casos en que la bebida contiene edulcorantes artificiales, ya que la sacarosa enlentece el vaciamiento del alcohol a través del estómago[38].

La práctica de consumir grandes cantidades de bebidas energéticas con alcohol es considerado por muchos adolescentes y estudiantes uno de los escenarios principales para relacionarse y conocer gente. Este patrón de consumo explica el mayor riesgo de intoxicación por cafeína y alcohol en los jóvenes[18].

Los datos disponibles sugieren que los jóvenes que consumen bebidas alcohólicas y energéticas tienen unas tasas mucho mas elevadas de consecuencias negativas derivadas del consumo de alcohol que aquellos que consumen exclusivamente esta sustancia[39].

Efectos sobre el rendimiento     

Rendimiento físico

Los estudios disponibles sobre la influencia de las bebidas energéticas sobre el rendimiento físico son controvertidos, pese a que los resultados de una encuesta (n=397) muestran que el 85,9% de los entrevistados refieren tomar bebidas energéticas y otras sustancias para mejorar su rendimiento atlético[40/63].

Un estudio sobre la cinta de correr no mostró diferencias significativas de las bebidas energéticas y otras sustancias con cafeína frente al placebo[23]. Tampoco parece influir sobre el rendimiento en el sprint o la potencia anaerobia de jugadores de futbol[41].

Por el contrario, los datos de otro estudio revelaron efectos positivos de las bebidas energéticas sobre la percepción del esfuerzo, del dolor muscular en las piernas y de la disponibilidad para llevar a cabo esfuerzos durante ejercicios submáximos sobre la bicicleta[42]. Abundando en lo mismo, la ingestión de 3 mg/kg de cafeína en forma de bebidas energéticas aumentó el rendimiento de las jugadoras de rugby[43], mientras que la misma dosis aumentó la capacidad para realizar sprints repetidos y aumentar la distancia recorrida durante un partido simulado. También se observó un aumento de la longitud de los saltos[44].

Los resultados de otro estudio parecen indicar que 255 ml de una conocida bebida energética, conteniendo 1.3 mg/kg de cafeina y 1 gramo de taurina no altera el rendimiento en el ejercicio de sprint repetido en comparación con placebo en atletas de sexo femenino[45].

Función cognitiva y otras tareas

Un estudio parece indicar que las bebidas energéticas pueden mejorar significativa pero transitoriamente (hasta seis horas) algunos aspectos relevantes de la función cognitiva [46][47]. Sin embargo otros investigadores concluyen que no se aprecian diferencias significativas que puedan atribuirse a los efectos de las bebidas energéticas. Llaman de paso la atención sobre los riesgos potenciales de estas bebidas para la salud, recomendando que los mas jóvenes se abstengan de su consumo[48].

El efecto del tratamiento con cafeína sola parece ejercer un efecto positivo sobre el rendimiento para determinadas tareas. La administración conjunta de taurina tiende a reducir en parte el efecto facilitador de la cafeína[49].

Un estudio reveló una mejora del rendimiento de la memoria después de la ingestión de una bebida conteniendo glucosa y cafeína en comparación con el placebo[50].

La ingestión de cafeína y alcohol no parece mejorar la conducción de vehículos o el mantenimiento de la atención o el tiempo de reacción en comparación con el alcohol sólo[51].

Efectos secundarios     

Los efectos adversos de las bebidas energéticas pueden estar en relación con la toxicidad de los ingredientes o con situaciones específicas en las que estas se ingieren en combinación con otras sustancias, particularmente, el alcohol. Aunque se ha citado en la literatura científica la encefalopatía provocada por la taurina, probablemente el riesgo de este efecto adverso es bajo, aunque son necesarios estudios a largo plazo para evaluar el posible riesgo de esta sustancia se se toma de forma sostenida y en gran cantidad[18].

Los altos niveles de cafeína de las bebidas energéticas pueden dar lugar a recaidas de pacientes psicóticos, como depresión, manía, trastorno bipolar o esquizofrenia. Se han publicado tres casos de recaida de trastorno bipolar, cuyos autores relacionan con el consumo excesivo de bebidas de este tipo[52].

Entre los casos esporádicos publicados sobre los efectos nocivos de las bebidas energéticas y similares se incluyen:

- Un caso de dependencia de cafeína en una paciente con depresión recurrente[53].
- Un caso de accidente vascular cerebral asociado a convulsiones despues de la toma de una bebida energética junto con alcohol[54].
- Un caso en un joven que presentó hipertensión arterial y palpitaciones consecutivas a la toma de bebidas energéticas. El paciente había estado tomando dicha bebida de forma regular mientras estudiaba[22].
- Es sabido que la cafeína induce o agrava algunos trastornos psiquiátricos. Se ha publicado un caso de pensamiento y conducta suicidas tras la ingestión de un exceso de cafeína en forma de bebidas energéticas[55].
- Un varón de 20 años presentó convulsiones generalizadas después de consumir bebidas energéticas[56]. Se han publicado otros casos similares[57].
- Varios estudios recientes indican que las bebidas energéticas pueden aumentar el riesgo de convulsiones, trastornos del equilibrio ácido-base y anomalías cardiovasculares. Se ha publicado un caso de convulsiones generalizadas y acidosis metabólica en un varón de 28 años que había ingerido varias latas de una bebida energética. Los autores creen que la causa de estas manifestaciones corresponden a una intoxicación por cafeína[58].
- Un varón de 28 años fue ingresado de urgencia por presentar taquicardia ventricular después de haber ingerido tres envases de una bebida energética cinco horas antes de acudir a un partido de baloncesto, presentando antes del inicio náuseas y palpitaciones, seguidos, media hora después de pérdida de conciencia. El paciente se recuperó tras practicarle una cardioversión pero falleció al tercer día[15}.
- Un paciente de 19 años, con antecedentes de reflujo gastroesofágico, acudió al hospital por presentar dolor torácico agudo asociado a signos electrocardiográficos de infarto agudo de miocardio. Los estudios complementarios (ecocardiografía y angiografía coronaria) fueron normales, por lo que los médicos atribuyeron los síntomas de insuficiencia coronaria a la ingestión de grandes cantidades de una conocida bebida energética[39].

Se investigaron las bases de datos de literatura médica PubMed y Embase en busca de casos publicados en revistas médicas de prestigio durante el periodo comprendido entre 1/1/1980 y 1/1/2013 en busca de casos de eventos cardiovasculares asociados al consumo de bebidas energéticas. Se identificaron cinco arritmias auriculares, cinco arritmias ventriculares, otras tantas anomalías del ECG y dos paradas cardiorrespiratorias. De estos 17 casos, de los que 15 tenían menos de 30 años, sólo uno tenía antecedentes de enfermedad cardiovascular leve, no hallándose ninguna predisposición previa a sufrir cardiopatías. De los once casos mas severos, cinco refirieron un alto consumo de bebidas energéticas, cuatro tomaron la bebidas energéticas junto con alcohol y dos presentaban anomalías de la conducción intracardiaca[59].

De los 2.3 millones de llamadas al NPDS (National Poison Data System) efectuadas desde octubre de 2010 hasta final de septiembre de 2011, 4854 (0.2%) estaban relacionadas con bebidas energéticas. Casi la mitad delos casos con ingredientes conocidos correspondían a menores de 6 años. La incidencia de efectos adversos moderados o graves fue del 15.2% con bebidas no alcohólicas y 39.3% si se trataba de bebidas con alcohol. Los efectos adversos graves incluyeron 3 casos de convulsiones, dos arritmias cardiacas no ventriculares, una arritmia ventricular y un caso de taquipnea. De los 182 casos producidos por bebidas con cafeína y alcohol, el 68.2% se produjo en menores de 20 años[60].

Se han publicado tres casos de tres pacientes con disección aórtica asociado al consumo de cantidades notables de bebidas energéticas. Los tres pacientes precisaron cirugía cardiovascular de urgencia. Los autores de la comunicación subrayan que la toma incontrolada de estas bebidas pueden provocar accidentes cardiovasculares potencialmente mortales, especialmente en pacientes con enfermedades cardiacas previas[61].

Para algunos expertos, la toma regular de bebidas energéticas puede dar lugar a adicciones y otros riesgos para la salud, incluyendo diabetes[62].

En encuestas llevadas a cabo con consumidores de bebidas energéticas, uno de cada tres entrevistados manifestó haber sufrido efectos secundarios[63][64]. En la mayoría de los casos fueron de carácter leve, aunque en otros revistieron gravedad. Los sujetos que experimentaron estos afectos adversos reportaron sentirse temblorosos o nerviosos, tuvieron insomnio, palpitaciones, molestias gastrointestinales, dolor de cabeza, dolor en el pecho o convulsiones (6 casos). Muchos informaron la ingestión simultánea de sustancias ilícitas, como cocaína o metanfetamina[63].

Uno de los principales efectos cardiovasculares de la cafeína es el aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial diastólica[64]. En un estudio piloto, la toma única diaria de una bebida energética incrementa la presión arterial media diurna y a lo largo de las 24 horas en comparación con los controles[65].

Según los estudios llevados a cabo, el número de bebidas energéticas consumidas en una típica sesión recreativa oscila entre 1 y 80 envases (media: 5 unidades). La mayor parte de sujetos que refieren el uso recreativo de bebidas energéticas manifiestan haber sufrido efectos adversos (87%). Los síntomas mas comunes incluyen palpitaciones , agitación, temblor, y malestar gastrointestinal. Veintiun sujetos presentaron signos graves de intoxicación (neurológicos, cardiacos), incluyendo alucinaciones, convulsiones, arritmias o isquemia coronaria. Al menos 128 sujetos precisaron hospitalización[66].

En general, las bebidas energéticas tienen una alta acidez y un alto potencial erosivo sobre el esmalte[62][67].

Interacciones     

Algunas marcas de bebidas energéticas contienen extracto de ginseng, que puede provocar interacciones farmacológicas con determinados medicamentos. Se ha descrito un caso de toxicidad hepática en un paciente de 26 años que recibía imatinib por una leucemia mieloide crónica. Tres meses antes del problema del hígado, el paciente empezó a tomar bebidas energéticas conteniendo Panax ginseng[68].

Conclusiones     

Un riesgo que amenaza a los adolescentes es precisamente el elevado y creciente consumo de bebidas energéticas y los riesgos que esto representa para su salud. Como muestra de lo dicho, además de los efectos adversos ya referidos, se han reportado temblores, nerviosismo, mareos, incapacidad para concentrarse, dificultad para centrarse en un asunto, trastornos gastrointestinales e insomnio[69].

Las bebidas energéticas y deportivas se venden a niños y adolescentes para una amplia variedad de usos inapropiados. Ambos tipos de bebidas son diferentes y en ningún caso intercambiables, lo que es ignorado por muchos de sus jóvenes consumidores. Los estudios mas rigurosos de la literatura científica no encuentran un lugar para las bebidas energéticas en la dieta de niños y adolescentes[70].

No se dispone de estudios acerca del consumo a largo plazo de bebidas energéticas, por lo que debe actuarse con precauciones cunado se consuman este tipo de bebidas hasta que pueda determinarse con seguridad los riesgos y posibles beneficios a largo plazo de su consumo[71].

Referencias     

1: Peacock A, Bruno R, Martin FH, Carr A.The impact of alcohol and energy drink consumption on intoxication and risk-taking behavior. Alcohol Clin Exp Res. 2013 Jul;37(7):1234-42. doi: 10.1111/acer.12086.
2: Alsunni AA, Badar A.Energy drinks consumption pattern, perceived benefits and associated adverse effects amongst students of University of Dammam, Saudi Arabia. J Ayub Med Coll Abbottabad. 2011 Jul-Sep;23(3):3-9.
3: Han E, Powell LM.Consumption patterns of sugar-sweetened beverages in the United States.J Acad Nutr Diet. 2013 Jan;113(1):43-53. doi: 10.1016/j.jand.2012.09.016.
4: Ballard SL, Wellborn-Kim JJ, Clauson KA.Effects of commercial energy drink consumption on athletic performance and body composition. Phys Sportsmed. 2010 Apr;38(1):107-17. doi: 10.3810/psm.2010.04.1768.
5: Energy drink consumption and its association with sleep problems among U.S. service members on a combat deployment - Afghanistan, 2010.MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2012 Nov 9;61(44):895-8.
6: Park S, Onufrak S, Blanck HM, Sherry B. Characteristics associated with consumption of sports and energy drinks among US adults: National Health Interview Survey, 2010.J Acad Nutr Diet. 2013 Jan;113(1):112-9. doi: 10.1016/j.jand.2012.09.019.
7: Wimer DJ, Levant RF. Energy drink use and its relationship to masculinity, jock identity, and fraternity membership among men. Am J Mens Health. 2013 Jul;7(4):317-28. doi: 10.1177/1557988312474034.
8: Wells BE, Kelly BC, Pawson M, Leclair A, Parsons JT, Golub SA. Correlates of concurrent energy drink and alcohol use among socially active adults.Am J Drug Alcohol Abuse. 2013 Jan;39(1):8-15. doi: 10.3109/00952990.2012.720320.
9: Pennay A, Lubman DI. Alcohol and energy drinks: a pilot study exploring patterns of consumption, social contexts, benefits and harms. BMC Res Notes. 2012 Jul 23;5:369. doi: 10.1186/1756-0500-5-369.
10: Snipes DJ, Benotsch EG. High-risk cocktails and high-risk sex: examining the relation between alcohol mixed with energy drink consumption, sexual behavior, and drug use in college students.Addict Behav. 2013 Jan;38(1):1418-23. doi: 10.1016/j.addbeh.2012.07.011.
11: Seifert SM, Schaechter JL, Hershorin ER, Lipshultz SE.Health effects of energy drinks on children, adolescents, and young adults.Pediatrics. 2011 Mar;127(3):511-28. doi: 10.1542/peds.2009-3592.
12: Attila S, Çakir B. Energy-drink consumption in college students and associated factors.Nutrition. 2011 Mar;27(3):316-22. doi: 10.1016/j.nut.2010.02.008.
13: Locatelli D, Sanchez Z, Opaleye E, Carlini C, Noto A.Socioeconomic influences on alcohol use patterns among private school students in São Paulo.Rev Bras Psiquiatr. 2012 Jun;34(2):193-200.
14: Marczinski CA, Fillmore MT, Henges AL, Ramsey MA, Young CR.Mixing an energy drink with an alcoholic beverage increases motivation for more alcohol in college students. Alcohol Clin Exp Res. 2013 Feb;37(2):276-83. Doi: 10.1111/j.1530-0277.2012.01868.x.
15: Avci S, Sarikaya R, Büyükcam F. Death of a young man after overuse of energy drink.Am J Emerg Med. 2013 Nov;31(11):1624.e3-4. doi: 10.1016/j.ajem.2013.06.031.
16: McLellan TM, Lieberman HR. Do energy drinks contain active components other than caffeine? Nutr Rev. 2012 Dec;70(12):730-44. doi: 10.1111/j.1753-4887.2012.00525.x.
17: Rudolph E, Färbinger A, König J. Determination of the caffeine contents of various food items within the Austrian market and validation of a caffeine assessment tool (CAT). Food Addit Contam Part A Chem Anal Control Expo Risk Assess. 2012;29(12):1849-60. doi: 10.1080/19440049.2012.719642.
18: Bigard AX. Risks of energy drinks in youths.Arch Pediatr. 2010 Nov;17(11):1625-31. doi: 10.1016/j.arcped.2010.08.001.
19: Woods DJ. Guarana: Paullinia cupana, P. sorbilis; also known as Brazilian cocoa and 'zoom'. J Prim Health Care. 2012 Jun 1;4(2):163-4.
20: Jain P, Hall-May E, Golabek K, Agustin MZ. A comparison of sports and energy drinks--Physiochemical properties and enamel dissolution. Gen Dent. 2012 May-Jun;60(3):190-7; quiz 198-9.
21: Giles GE, Mahoney CR, Brunyé TT, Gardony AL, Taylor HA, Kanarek RB.Differential cognitive effects of energy drink ingredients: caffeine, taurine, and glucose.Pharmacol Biochem Behav. 2012 Oct;102(4):569-77. doi: 10.1016/j.pbb.2012.07.004.
22: Usman A, Jawaid A. Hypertension in a young boy: an energy drink effect.BMC Res Notes. 2012 Oct 29;5:591. doi: 10.1186/1756-0500-5-591.
23: Kaminer Y. Problematic use of energy drinks by adolescents.Child Adolesc Psychiatr Clin N Am. 2010 Jul;19(3):643-50. Doi: 10.1016/j.chc.2010.03.015.
24:Varvil-Weld L, Marzell M, Turrisi R, Mallett KA, Cleveland MJ.Examining the relationship between alcohol-energy drink risk profiles and high-risk drinking behaviors. Alcohol Clin Exp Res. 2013 Aug;37(8):1410-6. doi: 10.1111/acer.12102.
25: Eckschmidt F, de Andrade AG, dos Santos B, de Oliveira LG. The effects of alcohol mixed with energy drinks (AmED) on traffic behaviors among Brazilian college students: a national survey. Traffic Inj Prev. 2013;14(7):671-9. doi: 10.1080/15389588.2012.755261.
26: Marczinski CA, Fillmore MT, Bardgett ME, Howard MA. Effects of energy drinks mixed with alcohol on behavioral control: risks for college students consuming trendy cocktails.Alcohol Clin Exp Res. 2011 Jul;35(7):1282-92. doi: 10.1111/j.1530-0277.2011.01464.x.
27: Jones SC, Barrie L, Berry N.Why (not) alcohol energy drinks? A qualitative study with Australian university students.Drug Alcohol Rev. 2012 May;31(3):281-7. doi: 10.1111/j.1465-3362.2011.00319.x.
28: Price SR, Hilchey CA, Darredeau C, Fulton HG, Barrett SP.Energy drink co-administration is associated with increased reported alcohol ingestion. Drug Alcohol Rev. 2010 May;29(3):331-3. doi: 10.1111/j.1465-3362.2009.00163.x.
29: Griffin WC 3rd. Commentary on Marczinski and colleagues: mixing an energy drink with an alcoholic beverage increases motivation for more alcohol in college students. Alcohol Clin Exp Res. 2013 Feb;37(2):188-90. doi: 10.1111/acer.12020.
30: Peacock A, Bruno R, Martin FH.The subjective physiological, psychological, and behavioral risk-taking consequences of alcohol and energy drink co-ingestion.Alcohol Clin Exp Res. 2012 Nov;36(11):2008-15. Doi: 10.1111/j.1530-0277.2012.01820.x.
31: Attwood AS. Caffeinated alcohol beverages: a public health concern. Alcohol Alcohol. 2012 Jul-Aug;47(4):370-1. doi: 10.1093/alcalc/ags062.
32: Velazquez CE, Poulos NS, Latimer LA, Pasch KE.Associations between energy drink consumption and alcohol use behaviors among college students.Drug Alcohol Depend. 2012 Jun 1;123(1-3):167-72. doi: 10.1016/j.drugalcdep.2011.11.006. 33: Marczinski CA, Fillmore MT, Henges AL, Ramsey MA, Young CR.Effects of energy drinks mixed with alcohol on information processing, motor coordination and subjective reports of intoxication. Exp Clin Psychopharmacol. 2012 Apr;20(2):129-38. doi: 10.1037/a0026136.
34: Marczinski CA.Alcohol mixed with energy drinks: consumption patterns and motivations for use in U.S. college students.Int J Environ Res Public Health. 2011 Aug;8(8):3232-45. Doi: 10.3390/ijerph8083232.
35: Weldy DL. Risks of alcoholic energy drinks for youth. J Am Board Fam Med. 2010 Jul-Aug;23(4):555-8. doi: 10.3122/jabfm.2010.04.090261.
36: Pennay A, Lubman D, Miller P. Combining energy drinks and alcohol - a recipe for trouble? Aust Fam Physician. 2011 Mar;40(3):104-7.
37: Brache K, Stockwell T.Drinking patterns and risk behaviors associated with combined alcohol and energy drink consumption in college drinkers.Addict Behav. 2011 Dec;36(12):1133-40. doi: 10.1016/j.addbeh.2011.07.003.
38: Rossheim ME, Thombs DL.Artificial sweeteners, caffeine, and alcohol intoxication in bar patrons.Alcohol Clin Exp Res. 2011 Oct;35(10):1891-6. doi: 10.1111/j.1530-0277.2011.01534.x.
39: Scott MJ, El-Hassan M, Khan AA.Myocardial infarction in a young adult following the consumption of a caffeinated energy drink. BMJ Case Rep. 2011 Jun 29;2011. pii: bcr0220113854. Doi: 10.1136/bcr.02.2011.3854.
40: Hoyte CO, Albert D, Heard KJ. The use of energy drinks, dietary supplements, and prescription medications by United States college students to enhance athletic performance.J Community Health. 2013 Jun;38(3):575-80. doi: 10.1007/s10900-013-9653-5.
41: Gwacham N, Wagner DR.Acute effects of a caffeine-taurine energy drink on repeated sprint performance of American college football players. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2012 Apr;22(2):109-16.
42: Duncan MJ, Hankey J.The effect of a caffeinated energy drink on various psychological measures during submaximal cycling. Physiol Behav. 2013 May 27;116-117:60-5. doi: 10.1016/j.physbeh.2013.03.020.
43: Del Coso J, Portillo J, Muñoz G, Abián-Vicén J, Gonzalez-Millán C, Muñoz-Guerra J. Caffeine-containing energy drink improves sprint performance during an international rugby sevens competition.Amino Acids. 2013 Jun;44(6):1511-9. doi: 10.1007/s00726-013-1473-5.
44: Del Coso J, Muñoz-Fernández VE, Muñoz G, Fernández-Elías VE, Ortega JF, Hamouti N, Barbero JC, Muñoz-Guerra J. Effects of a caffeine-containing energy drink on simulated soccer performance. PLoS One. 2012;7(2):e31380. doi: 10.1371/journal.pone.0031380.
45: Astorino TA, Matera AJ, Basinger J, Evans M, Schurman T, Marquez R. Effects of red bull energy drink on repeated sprint performance in women athletes. Amino Acids. 2012 May;42(5):1803-8. doi: 10.1007/s00726-011-0900-8.
46: Wesnes KA, Barrett ML, Udani JK.An evaluation of the cognitive and mood effects of an energy shot over a 6h period in volunteers: a randomized, double-blind, placebo controlled, cross-over study. Appetite. 2013 Aug;67:105-13. Doi: 10.1016/j.appet.2013.04.005.
47: Howard MA, Marczinski CA.Acute effects of a glucose energy drink on behavioral control.Exp Clin Psychopharmacol. 2010 Dec;18(6):553-61. doi: 10.1037/a0021740.
48: Wilhelm P, van Diepen MA, Nieuwenhuis L, Boulogne TL. The effect of energy drinks on the cognitive performance of adolescents.Tijdschr Psychiatr. 2013;55(1):57-62[Abstract].
49: Peacock A, Martin FH, Carr A.Energy drink ingredients. Contribution of caffeine and taurine to performance outcomes. Appetite. 2013 May;64:1-4. doi: 10.1016/j.appet.2012.12.021.
50: Sünram-Lea SI, Owen-Lynch J, Robinson SJ, Jones E, Hu H.The effect of energy drinks on cortisol levels, cognition and mood during a fire-fighting exercise. Psychopharmacology (Berl). 2012 Jan;219(1):83-97. doi: 10.1007/s00213-011-2379-0.
51: Howland J, Rohsenow DJ, Arnedt JT, Bliss CA, Hunt SK, Calise TV, Heeren T, Winter M, Littlefield C, Gottlieb DJ.The acute effects of caffeinated versus non-caffeinated alcoholic beverage on driving performance and attention/reaction time.Addiction. 2011 Feb;106(2):335-41. doi: 10.1111/j.1360-0443.2010.03219.x.
52: Rizkallah E, Bélanger M, Stavro K, Dussault M, Pampoulova T, Chiasson JP, Potvin S. Could the use of energy drinks induce manic or depressive relapse among abstinent substance use disorder patients with comorbid bipolar spectrum disorder? Bipolar Disord. 2011 Aug-Sep;13(5-6):578-80. doi:10.1111/j.1399-5618.2011.00951.x.
53: Kromann CB, Nielsen CT. A case of cola dependency in a woman with recurrent depression. BMC Res Notes. 2012 Dec 21;5:692. doi: 10.1186/1756-0500-5-692.
54: Dikici S, Saritas A, Besir FH, Tasci AH, Kandis H. Do energy drinks cause epileptic seizure and ischemic stroke? Am J Emerg Med. 2013 Jan;31(1):274.e1-4. doi: 10.1016/j.ajem.2012.05.018.
55: Szpak A, Allen D. A case of acute suicidality following excessive caffeine intake. J Psychopharmacol. 2012 Nov;26(11):1502-10. doi: 10.1177/0269881112442788.
56: Calabrò RS, Italiano D, Gervasi G, Bramanti P. Single tonic-clonic seizure after energy drink abuse.Epilepsy Behav. 2012 Mar;23(3):384-5. doi: 10.1016/j.yebeh.2011.12.010.
57: Babu KM, Zuckerman MD, Cherkes JK, Hack JB. First-Onset Seizure After Use of an Energy Drink [corrected]. Pediatr Emerg Care. 2011 Jun;27(6):539-40. doi: 10.1097/PEC.0b013e31821dc72b.
58: Trabulo D, Marques S, Pedroso E.Caffeinated energy drink intoxication.BMJ Case Rep. 2011 Feb 2;2011. pii: bcr0920103322. doi: 10.1136/bcr.09.2010.3322.
59:4. Goldfarb M(1), Tellier C(2), Thanassoulis G(2).Review of published cases of adverse cardiovascular events after ingestion of energy drinks.Am J Cardiol. 2014 Jan 1;113(1):168-72. doi: 10.1016/j.amjcard.2013.08.058.
60: Seifert SM, Seifert SA, Schaechter JL, Bronstein AC, Benson BE, Hershorin ER, Arheart KL, Franco VI, Lipshultz SE.An analysis of energy-drink toxicity in the National Poison Data System. Clin Toxicol (Phila). 2013 Aug;51(7):566-74. doi: 10.3109/15563650.2013.820310.
61: Jonjev ZS, Bala G. High-energy drinks may provoke aortic dissection. Coll Antropol. 2013 May;37 Suppl 2:227-9.
62: Pinto SC, Bandeca MC, Silva CN, Cavassim R, Borges AH, Sampaio JE. Erosive potential of energy drinks on the dentine surface.BMC Res Notes. 2013 Feb 19;6:67. doi: 10.1186/1756-0500-6-67.
63: Nordt SP, Vilke GM, Clark RF, Lee Cantrell F, Chan TC, Galinato M, Nguyen V, Castillo EM. Energy drink use and adverse effects among emergency department patients.J Community Health. 2012 Oct;37(5):976-81. doi: 10.1007/s10900-012-9549-9.
64: Temple JL, Dewey AM, Briatico LN. Effects of acute caffeine administration on adolescents. Exp Clin Psychopharmacol. 2010 Dec;18(6):510-20. doi: 10.1037/a0021651.
65: Franks AM, Schmidt JM, McCain KR, Fraer M. Comparison of the effects of energy drink versus caffeine supplementation on indices of 24-hour ambulatory blood pressure. Ann Pharmacother. 2012 Feb;46(2):192-9. doi: 10.1345/aph.1Q555.
66: Gunja N, Brown JA. Energy drinks: health risks and toxicity. Med J Aust. 2012 Jan 16;196(1):46-9.
67: Cavalcanti AL, Costa Oliveira M, Florentino VG, dos Santos JA, Vieira FF, Cavalcanti CL.Short communication: In vitro assessment of erosive potential of energy drinks. Eur Arch Paediatr Dent. 2010 Oct;11(5):253-5.
68: Bilgi N, Bell K, Ananthakrishnan AN, Atallah E.Imatinib and Panax ginseng: a potential interaction resulting in liver toxicity.Ann Pharmacother. 2010 May;44(5):926-8. doi: 10.1345/aph.1M715.
69: Pennington N, Johnson M, Delaney E, Blankenship MB.Energy drinks: a new health hazard for adolescents.J Sch Nurs. 2010 Oct;26(5):352-9. doi: 10.1177/1059840510374188.
70: Committee on Nutrition and the Council on Sports Medicine and Fitness.Sports drinks and energy drinks for children and adolescents: are they appropriate? Pediatrics. 2011 Jun;127(6):1182-9. doi: 10.1542/peds.2011-0965.
71: Burrows T, Pursey K, Neve M, Stanwell P.What are the health implications associated with the consumption of energy drinks? A systematic review.Nutr Rev. 2013 Mar;71(3):135-48. doi: 10.1111/nure.12005.