COOKIES:    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web  ACEPTAR Mas información
Miércoles 20 de Setiembre de 2017

Consejos para controlar y perder peso

No hay milagros     

Lo fundamental del control y mejora del peso corporal se basa en una dieta reducida en grasa con disminución de calorías, junto con hábitos alimenticios regulares y un tamaño adecuado de la ración de comida. Estas medidas proporcionan no sólo un control aceptable del peso corporal sino que probablemente también una suficiente saciedad[1].

Comer despacio     

Comer despacio contribuye a un menor riesgo de obesidad, porque ayudar a controlar el apetito y reduce en muchas personas la cantidad de comida ingerida. Los expertos explican este fenómeno por una reducción de la sensación de hambre y un aumento de la sensación de saciedad[1][2][3][4].

Masticar a conciencia     

Los pacientes con sobrepeso u obesidad tienen un ritmo de ingestión superior y mastican la comida un número menor de veces, aunque tienen un tamaño de bocado similar a los sujetos delgados[5]. Un gran tamaño de cada bocado y la falta de masticación contribuyen a una baja saciedad de los alimentos.

Los alimentos que se comen a bocados pequeños, se mastican más y durante más tiempo y proporcionan una saciedad mayor[6].

Masticar bien es una estrategia efectiva para reducir la cantidad de comida ingerida, especialmente en jóvenes[7]. Aumentar el número de veces que se mastica prolonga la duración de la comida y reduce el ritmo de ingestión de alimentos y el apetito, lo que ayuda a mantener el peso[2][8].

Masticar cada bocado durante 30 segundos o más reduce la ingestion de alimentos entre comidas y el total de comida ingerida a lo largo del día[9].

Aumentar el número de masticaciones antes de tragar disminuye la ingestión de comida aunque se mastique mas de prisa[10].

Comer mas veces     

Dividir la comida en varias porciones mas pequeñas reduce el apetito y la ingestión de comida en un 27%[11]. Este consumo escalonado de comida facilita el control del apetito sin afectar al alimento que se toma entre horas, especialmente después de la comida principal[12]. Comer mas a menudo tiene un efecto beneficioso a corto plazo sobre el control del apetito. Sin embargo, la falta de ayuno entre comidas origina una disminución en el gasto de calorías[13].

La misma cantidad de calorías dividida en tres comidas en comparación con hacerlo sólo dos veces, aumenta la saciedad a lo largo de las 24 horas. En sujetos sanos, la disminución del intervalo entre comida proporciona una saciedad prolongada, especialmente durante el día, favoreciendo la oxidación de grasas, sobre todo durante la noche[14].

Tamaño del plato     

El uso de platos mas pequeños no reduce la cantidad de comida que se ingiere[15][16][17][18]. Sin embargo, un pequeño aumento del tamaño de los platos puede conducir a un aumento sustancial de las calorías disponibles para su consumo, particularmente si se trata de alimentos ricos en calorías. Esto hace aconsejable mantener o reducir el tamaño de los platos como parte de las medidas para luchar contra la obesidad[19].

Tamaño del bocado     

Comer a bocados más pequeños reduce la cantidad de comida ingerida al empezar a comer, pero no influye sobre la ingestón total de comida[20]. En cambio, los alimentos que se consumen en bocados más pequeños, se mastican más y durante más tiempo suelen producir también una mayor saciedad[21].

Tamaño de las raciones     

El mayor tamaño de las raciones de comida puede incitar a comer en exceso y contribuye a la obesidad[22]. Las personas tienden a comer mas cuando se les ofrece una cantidad mayor de comida en comparación a cuando se les ofrecen raciones mas pequeñas[23].

Los grandes tamaños de las porciones de alimentos son determinantes de un alto consumo de calorías, especialmente si se han hecho mas atractivos a través de precios unitarios más bajos para los grandes que para los pequeños tamaños de raciones[24].

El efecto del tamaño se suma al efecto de comer junto a otros acompañantes. Cuando estos comen mas, las personas tienden también a hacerlo.

El control de la cantidad de comida puesta en el plato es una solución eficaz, sencilla, fiable y sostenible para lograr una pérdida de peso[25].

Otros alimentos     

Las bebidas despiertan menos el apetito que los alimentos sólidos[26]. En particular, los alimentos ricos en proteínas, que además inducen una mayor saciedad[27].

Comer ensalada disminuye la ingestión total de calorías de las comidas unas 123 calorías de promedio[28]. Es mas efectiva esta medida si se consume antes del plato de comida principal.

Una cantidad moderada de café puede reducir de forma efectiva el consumo de calorías en la siguiente comida y en el total diario en comparación con beber poco o ningún café en pacientes con sobrepeso u obesidad[29].

En comparación con desayunos convencionales a base de bollería, del mismo peso y calorias, el huevo induce una mayor saciedad y reduce significativamente la ingestión de otros alimentos, aunque esta no es una medida recomendable con carácter general para pacientes con sobrepeso[30].

Comer en primer lugar los alimentos con pocas calorías aumenta la saciedad y reduce la ingestión total de calorías de la comida. El consumo de una gran porción de un alimento de bajo contenido energético al comienzo de una comida puede ser una estrategia eficaz para el control de peso[31].

Al reducir la cantidad total de calorías de la dieta, se puede seguir comiendo la cantidad habitual de alimentos a la vez que se limitan las calorías. Servir raciones de comida más grandes pero de bajo contenido en calorías (frutas, verduras) puede fomentar el consumo de estos alimentos y reducir las calorías mientras se mantiene la saciedad[32]

Ejercicio físico     

La pérdida de peso inducida por el ejercicio depende no sólo del ejercicio en sí (gasto de calorías, tiempo, etc.), sino también de las reacciones compensatorias de cada persona. Así, por ejemplo, la pérdida de peso inducida por el ejercicio se asocia con una mayor tendencia a comer en ayunas, que puede ser contrarrestada por una mayor saciedad y un mejor control del apetito[33]. En adolescentes obesos, el ejercicio de alta intensidad tiene un impacto beneficioso sobre el gasto de energía, debido principalmente a la disminución espontánea de la ingestión de calorías durante y después de la sesión de ejercicio. Estos ejercicios de alta intensidad ayudan a promover la pérdida de peso y pueden ser eficaces para el control del peso sin aumentar las sensaciones de apetito o hambre ni el sentimiento de privación de alimentos[34].

Las sesiones de ejercicio de intensidad moderada tiene un efecto anorexígeno (reductor del apetito) caracterizado por disminución del hambre (-17,4%, p = 0,004) y de la ración de alimentos consumida (-7,7%, p = 0,003) en comparación con no hacer ningún ejercicio[35].

1: Holzapfel C, Hauner H. [Weight maintenance after weight loss - how the body defends its weight]. Dtsch Med Wochenschr. 2011 Jan;136(3):89-94.
2: Zhu Y, Hollis JH. Increasing the number of chews before swallowing reduces meal size in normal-weight, overweight, and obese adults. J Acad Nutr Diet. 2014 Jun;114(6):926-31.
3: Shah M, Copeland J, Dart L, Adams-Huet B, James A, Rhea D. Slower eating speed lowers energy intake in normal-weight but not overweight/obese subjects. J Acad Nutr Diet. 2014 Mar;114(3):393-402.
4: Martin CK, Anton SD, Walden H, Arnett C, Greenway FL, Williamson DA. Slower eating rate reduces the food intake of men, but not women: implications for behavioral weight control. Behav Res Ther. 2007 Oct;45(10):2349-59.
5: Li J, Zhang N, Hu L, Li Z, Li R, Li C, Wang S. Improvement in chewing activity reduces energy intake in one meal and modulates plasma gut hormone concentrations in obese and lean young Chinese men. Am J Clin Nutr. 2011 Sep;94(3):709-16.
6: Forde CG, van Kuijk N, Thaler T, de Graaf C, Martin N. Oral processing characteristics of solid savoury meal components, and relationship with food composition, sensory attributes and expected satiation. Appetite. 2013 Jan;60(1):208-19.
7: Zhu Y, Hollis JH. Chewing thoroughly reduces eating rate and postprandial food palatability but does not influence meal size in older adults. Physiol Behav. 2014 Jan 17;123:62-6.
8: Zhu Y, Hsu WH, Hollis JH. Increasing the number of masticatory cycles is associated with reduced appetite and altered postprandial plasma concentrations of gut hormones, insulin and glucose. Br J Nutr. 2013 Jul 28;110(2):384-90.
9: Higgs S, Jones A. Prolonged chewing at lunch decreases later snack intake. Appetite. 2013 Mar;62:91-5. doi: 10.1016/j.appet.2012.11.019.
10: Smit HJ, Kemsley EK, Tapp HS, Henry CJ. Does prolonged chewing reduce food intake? Fletcherism revisited. Appetite. 2011 Aug;57(1):295-8. doi: 10.1016/j.appet.2011.02.003.
11: Speechly DP, Rogers GG, Buffenstein R. Acute appetite reduction associated with an increased frequency of eating in obese males. Int J Obes Relat Metab Disord. 1999 Nov;23(11):1151-9.
12: Lemmens SG, Martens EA, Born JM, Martens MJ, Westerterp-Plantenga MS. Staggered meal consumption facilitates appetite control without affecting postprandial energy intake. J Nutr. 2011 Mar;141(3):482-8.
13: Allirot X, Saulais L, Seyssel K, Graeppi-Dulac J, Roth H, Charrié A, Drai J, Goudable J, Blond E, Disse E, Laville M. An isocaloric increase of eating episodes in the morning contributes to decrease energy intake at lunch in lean men. Physiol Behav. 2013 Feb 17;110-111:169-78.
14: Smeets AJ, Westerterp-Plantenga MS. Acute effects on metabolism and appetite profile of one meal difference in the lower range of meal frequency. Br J Nutr. 2008 Jun;99(6):1316-21.
15: Yip W, Wiessing KR, Budgett S, Poppitt SD. Using a smaller dining plate does not suppress food intake from a buffet lunch meal in overweight, unrestrained women. Appetite. 2013 Oct;69:102-7.
16: Shah M, Schroeder R, Winn W, Adams-Huet B. A pilot study to investigate the effect of plate size on meal energy intake in normal weight and overweight/obese women. J Hum Nutr Diet. 2011 Dec;24(6):612-5.
17: Yip W, Wiessing KR, Budgett S, Poppitt SD. Using a smaller dining plate does not suppress food intake from a buffet lunch meal in overweight, unrestrained women. Appetite. 2013 Oct;69:102-7.
18: Rolls BJ, Roe LS, Halverson KH, Meengs JS. Using a smaller plate did not reduce energy intake at meals. Appetite. 2007 Nov;49(3):652-60.
19: Pratt IS, Croager EJ, Rosenberg M. The mathematical relationship between dishware size and portion size. Appetite. 2012 Feb;58(1):299-302.
20: Spiegel TA. Rate of intake, bites, and chews-the interpretation of lean-obese differences. Neurosci Biobehav Rev. 2000 Mar;24(2):229-37.
21: Forde CG, van Kuijk N, Thaler T, de Graaf C, Martin N. Oral processing characteristics of solid savoury meal components, and relationship with food composition, sensory attributes and expected satiation. Appetite. 2013 Jan;60(1):208-19.
22: Faulkner GP, Pourshahidi LK, Wallace JM, Kerr MA, McCrorie TA, Livingstone MB. Serving size guidance for consumers: is it effective? Proc Nutr Soc. 2012 Nov;71(4):610-21.
23: Hermans RC, Larsen JK, Herman CP, Engels RC. How much should I eat? Situational norms affect young women's food intake during meal time. Br J Nutr. 2012 Feb;107(4):588-94.
24: Vermeer WM, Alting E, Steenhuis IH, Seidell JC. Value for money or making the healthy choice: the impact of proportional pricing on consumers' portion size choices. Eur J Public Health. 2010 Feb;20(1):65-9.
25: Clark A, Franklin J, Pratt I, McGrice M. Overweight and obesity - use of portion control in management. Aust Fam Physician. 2010 Jun;39(6):407-11.
26: Mattes RD, Campbell WW. Effects of food form and timing of ingestion on appetite and energy intake in lean young adults and in young adults with obesity. J Am Diet Assoc. 2009 Mar;109(3):430-7.
27: Leidy HJ, Tang M, Armstrong CL, Martin CB, Campbell WW. The effects of consuming frequent, higher protein meals on appetite and satiety during weight loss in overweight/obese men. Obesity (Silver Spring). 2011 Apr;19(4):818-24.
28: Williams RA, Roe LS, Rolls BJ. Assessment of satiety depends on the energy density and portion size of the test meal. Obesity (Silver Spring). 2014 Feb;22(2):318-24.
29: Gavrieli A, Karfopoulou E, Kardatou E, Spyreli E, Fragopoulou E, Mantzoros CS, Yannakoulia M. Effect of different amounts of coffee on dietary intake and appetite of normal-weight and overweight/obese individuals. Obesity (Silver Spring). 2013 Jun;21(6):1127-32.
30: Vander Wal JS, Marth JM, Khosla P, Jen KL, Dhurandhar NV. Short-term effect of eggs on satiety in overweight and obese subjects. J Am Coll Nutr. 2005 Dec;24(6):510-5.
31: Rolls BJ, Roe LS, Meengs JS. Salad and satiety: energy density and portion size of a first-course salad affect energy intake at lunch. J Am Diet Assoc. 2004 Oct;104(10):1570-6.
32: Rolls BJ. Dietary strategies for weight management. Nestle Nutr Inst Workshop Ser. 2012;73:37-48. doi: 10.1159/000341285.
33: Martins C, Kulseng B, King NA, Holst JJ, Blundell JE. The effects of exercise-induced weight loss on appetite-related peptides and motivation to eat. J Clin Endocrinol Metab. 2010 Apr;95(4):1609-16.
34: Thivel D, Isacco L, Montaurier C, Boirie Y, Duché P, Morio B. The 24-h energy intake of obese adolescents is spontaneously reduced after intensive exercise: a randomized controlled trial in calorimetric chambers. PLoS One. 2012;7(1):e29840.
35: Farah NM, Brunstrom JM, Gill JM. Using a novel computer-based approach to assess the acute effects of exercise on appetite-related measures. Appetite. 2012 Feb;58(1):196-204. doi: 10.1016/j.appet.2011.09.008.