Domingo 19 de Mayo de 2019

Berro de jardin (mastuerzo)

Descripción     

Berro de jardín(<em>Lepidium Sativum</em>)

El berro de jardín o mastuerzo (lepidium sativum) es una planta anual, de hasta 40-50 cm de altura, perteneciente a la familia de las crucíferas, originaria del oeste de Asia, pero ampliamente extendida por todo el mundo.

Esta planta es comestible y se consume en forma de ensaladas. Crece de manera espontánea, aunque en muchos lugares también se cultiva. Es fácil encontrarla en caminos, veredas y, especialmente en las riberas de arroyos o zonas húmedas. El lepidium sativum es una de las plantas anuales comestibles de mas rápido crecimiento[1].

Sinonimia     

Denominaciones comunes:

Berro hortelano, berro de jardín, mastuerzo, cardamina, lepidio.

Denominaciones científicas:

Arabis chinensis, Cardamon sativum, Crucifera nasturtium, Lepia sativa, Lepidium hortense, Lepidium spinescens, Nasturtium crispum, Nasturtium sativum, Nasturtium spinescens, Thlaspi nasturtium y Thlaspidium sativum.

Composición     

El mastuerzo contiene alcaloides, saponinas, glucósidos antracénicos, hidratos de carbono, proteínas, aminoácidos, flavonoides y esteroles como constituyentes fitoquímicos principales. El extracto de semillas ha sido investigado por posibles aplicaciones terapéuticas, como hipotensor, antibacteriano, broncodilatador e hipoglucemiante, mientras que el mucílago de la cubierta de la semilla se ha estudiado por su posible aplicación como excipiente en diversos productos farmacéuticos[1].

Las semillas son una buena fuente de hierro (1.3 mg/100 gr), pero su biodisponibilidad es escasa (5.4% del hierro ingerido). Contienen también un alcaloide (0,19%), glucotropeolin, sinapina (éster del ácido sinápico), ácido sinápico, mucílago (5%) y ácido úrico (108 mg/kg). El aceite de semilla tiene una notable actividad estrogénica (similar a la de hormonas femeninas).

El mucílago de la semilla se ha utilizado en la irritación de la mucosa intestinal en pacientes con disentería y diarrea. Se compone de una mezcla de celulosa (18,3%) y oligosacáridos que contienen ácido urónico; La hidrólisis ácida produce L-arabinosa, D-galactosa, L-ramnosa, ácido D-galacturónico y glucosa. También contiene ácido pantoténico, piridoxina y rutina. El extracto etanólico de la planta presenta actividad antiviral contra el virus de la peste bovina.

Algunos estudios han identificado metales pesados (cromo, cobre plomo y cadmio) en el berro, procedentes y absorbidos desde el suelo, en cantidades que pueden superar ampliamente lo recomendado para el consumo diario de estos metales, lo que convierte potencialmente a esta planta como poco recomendable para ser consumida, dependiendo de las características del terreno donde asientan[2]. En ciertas zonas geográficas, el elevado contenido en arsénico del suelo hace peligroso el consumo del lepidio[3].

El uso de aguas residuales para el riego incrementa el contenido de metales pesados en el berro de jardín y afecta a sus propiedades fisiológicas y morfológicas[4].

El aceite de semillas de berro de jardín es una de las más ricas fuentes de ácidos grasos omega-3 y contiene 29 a 34,5% de ácido alfa-linoléico[5].

El salvado de la semilla del berro tiene una alta capacidad de retención de agua y alto contenido en fibra dietética (74,3%), con propiedades equiparables, como por ejemplo,capacidad de dispersión o gelificante, a las de productos dietéticos ricos en fibra[6].

Se han identificado en la semilla del berro dos glucósidos flavonoides acilados, e igualmente seis alcaloides diméricos imidazólicos, incluyendo las lepidinas A, B, C, D, E y F, además de los semilepidinósidos A y B. Se desconoce la posible aplicación terapéutica de estos componentes[7].

Aplicaciones tradicionales     

El berro de jardín se viene utilizando popularmente en enfermedades bronquiales, especialmente asma (hiperreactividad bronquial), bronquitis y otras enfermedades productoras de tos[8]. También se usa en hemorroides sangrantes.

Las semillas se han utilizado como estimulante de la lactancia materna o la menstruación y también como diurético, en enfermedades de la piel, episodios febriles de diversos orígenes, disentería amebiana y asma.

Las hojas se utilizan también como estimulantes, para combatir el escorbuto y como diurético. Por su parte, las raíces se han utilizado en la sífilis secundaria y para aliviar el tenesmo rectal.

La medicina tradicional india (Ayurveda) recomienda el uso de semillas secas en forma de polvo en el tratamiento de la gota. En textos antiguos de la medicina tradicional iraní se recogen recomendaciones acerca de su utilización en la enfermedad inflamatoria intestinal[9].

Tradicionalmente, la semilla del berro se utiliza también para estimular la consolidación de fracturas óseas[10]. En la península arábiga está generalizado el uso del berro de jardín para esta finalidad. Otras propiedades atribuidas a las semillas son la estimulación del apetito y como rubefaciente.

En Etiopía, el lepidio es una de las plantas mas utilizadas popularmente para el tratamiento de enfermedades del ganado[11].

En la India, la planta se ha utilizado para el alivio de los síntomas de osteoartritis, especialmente en el estado de Gurayat, juto a la frontera de Pakistán[12][13].

En el sureste de Marruecos, el lepidio es una de las plantas mas utilizadas para el tratamiento de la diabetes[14].

Las comunidades indígenas de Nuev Zelanda consumen asiduamente la planta como alimento[3].

Estudios clínicos     

Pese a la amplia disponibilidad y uso del lepidio en todo el mundo, se dispone de muy pocos estudios clínicos que puedan respaldar el uso terapéutico de esta planta.

Una revisión sistemática sobre eficacia y seguridad de procedimiento de la medicina ayurveda concluye recomendando la necesidad de mas amplios estudios para obtener conclusiones válidas[6]. A una conclusión similar llega un estudio sobre el posible efecto diurético del lepidio y otras plantas medicinales[15].

Estudios experimentales     

En contraste con la insuficiente documentación en torno a la eficacia y seguridad de uso clínico de esta planta medicinal, existe una aceptable documentacoión en animales de experimentación.

Debemos advertir al lector que las propiedades demostradas en los estudios experimentales no son directamente aplicables al ser humano y puede ser peligroso deducir propiedades terapéuticas de los ensayos en animales de experimentación.

Efecto antiinflamatorio:

El efecto antiinflamatorio de la planta ha sido puesto en evidencia mediante el test de carragenina[12][16], aunque exacerba el daño gástrico ocasionado por otros antiinflamatorios, como indometacina[17].

Efecto antibacteriano:

Lepidium, junto con Gundelia tournefortii, actuaría inhibiendo la resistencia de bacterias multirresistentes como la Pseudomonas aeruginosa[18]. También se ha observado un posible efecto sobre el helicobacter pylori[19].

Efecto anti-osteoporosis:

Se ha demostrado un efecto antiosteoporosis en ratas Wistar[10].

Efecto antitumoral:

Se ha publicado una observación acerca del posible efecto beneficioso del lepidio sobre el cáncer de mama experimental[20].

Efectos sobre el aparato digestivo:

El aceite de la semilla de lepidio atenua un modelo experimental de colitis ulcerosa murina[21].

El berro de jardín posee propiedades antidiarreica y antiespasmódica, variable en función de la especie animal que se considere. Este efecto dependería de una acción sobre los receptores muscarínicos así como también un efecto calcioantagonista[22].

Se ha demostrado un efecto procinético en ratones de laboratorio[24].

Como regulador de lípidos (grasas):

Las ratas Wistar mostraron una disminución significativa del colesterol total, LDL-colesterol y triglicéridos cuando fueron alimentadas con suplementos de aceite de lepidium sativum[25].

Actividad larvicida:

Esta planta muestra una moderada actividad larvicida frente al insecto vector de la fiebre del Nilo (Culex pipiens)[26].

Efecto antioxidante:

El efecto antioxidante del lepidium sativum es superior al de otras plantas, como Ipomea Hederacea[27].

Efecto inmunomodulador:

Un estudio sobre plantas silvestres de Marruecos mostró una significativa actividad inmunomoduladora mediante la proliferación de células inmunológicas de lepidium sativum[28].

Efecto broncodilatador :

Los resultados de un estudio parecen dar fundamentos a la acción broncodilatadora del berro de jardín, mediante un efecto anticolin´´ergico, calcioantagonista e inhibidor de la fosfodiesteras[8].

Efecto antidiabético:

El extracto acuoso de lepidium inhibe la reabsorción renal de glucosa, lo que reduce el nivel de glucosa en la sangre tanto en ratas normales como diabéticas[29]. Este efecto se produciría sin modificación de los niveles de insulina[30].

Consolidación de fracturas:

La planta parece tener una influencia favorable sobre la consolidación de fracturas en conejos[31].

Efecto antihipertensivo:

Un estudio parece demostrar que la administración durante tres semanas de un extracto de Lepidium produce un efecto antihipertensivo[32].

Otros estudios     

Interacciones:

En un estudio sobre animales de laboratorio, Lepidium sativum no produjo ningún cambio significativo de la Cmax de ciclosporina, aunque su absorción se retrasó significativamente en comparación con el grupo control. Los hallazgos sugieren que el consumo simultáneo de Nigella sativa y Lepidium sativum podría alterar la farmacocinética de la ciclosporina a distintos niveles[33].

La coadministración con carbamazepina produjo un aumento de la Cmax, valorada por la Tmax) y la prolongación de la semivida de eliminación (t1/2) de esta. Lo que sugiere que el uso concurrente de Lepidium sativum altera la farmacocinética del anticonvulsivante en un modelo animal[34]. En el perro beagle, el tratamiento con berro de jardín causó un modesto aumento en la concentración máxima (Cmax) y la semivida de eliminación de la fenitoína con una reducción del aclaramiento de un 33%[35].

El berro de jardín reduce la concentración máxima y el AUC de sildenafilo en el perro de raza beagle[36].

Reacciones adversas:

Se ha publicado un caso de lesión ocular grave en ambos ojos tras la aplicación local de semillas de berro de jardín en un hombre de 47 años, quien presentó dolor ocular severo y enrojecimiento, ademas de defecto epitelial conjuntival y simbléfaron[37].

Otros estudios:

Los estudios farmacológicos sobre Lepidium sativum sugieren la presencia de una sustancia cardioactiva, que es inestable en solución, muestra taquifilaxia y probablemente ejerce sus acciones a través de mecanismos adrenérgicos[38].

Un estudio sobre la toxicidad de Lepidium sativum en ratas Wistar albinas indica que la solución al 2% no mostró toxicidad, mientras que al 10% era tóxica pero no mortal, y la solución al 50% era tóxica y mortal, con lesiones en el riñon, hígado, intestinos, alteración del crecimiento, anemia y leucopenia[39].

Conclusiones     

No se dispone de información suficiente para poder afirmar la eficacia y seguridad de uso del berro de jardín en el tratamiento de enfermedades en humanos.

La existencia de interacciones bien documentadas en animales de experimentación entre el berro y diversos medicamentos (fenitoína, carbamazepina, sildenafilo y ciclosporina) obliga a extremar las precauciones en pacientes que reciben algún tipo de medicamento, ya que son posibles otras interacciones, aún no descritas en la literatura científica.

Referencias     

1: Prajapati VD, Maheriya PM, Jani GK, Patil PD, Patel BN. Lepidium sativum Linn.: a current addition to the family of mucilage and its applications. Int J Biol Macromol. 2014 Apr;65:72-80.
2: Maleki A, Zarasvand MA. Heavy metals in selected edible vegetables and estimation of their daily intake in Sanandaj, Iran. Southeast Asian J Trop Med Public Health. 2008 Mar;39(2):335-40.
3: Robinson B, Duwig C, Bolan N, Kannathasan M, Saravanan A. Uptake of arsenic by New Zealand watercress (Lepidium sativum). Sci Total Environ. 2003 Jan 1;301(1-3):67-73.
4: Keser G. Effects of irrigation with wastewater on the physiological properties and heavy metal content in Lepidium sativum L. and Eruca sativa (Mill.). Environ Monit Assess. 2013 Jul;185(7):6209-17.
5: Diwakar BT, Dutta PK, Lokesh BR, Naidu KA. Bio-availability and metabolism of n-3 fatty acid rich garden cress (Lepidium sativum) seed oil in albino rats. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2008 Feb;78(2):123-30.
6: Gokavi SS, Malleshi NG, Guo M. Chemical composition of garden cress (Lepidium sativum) seeds and its fractions and use of bran as a functional ingredient. Plant Foods Hum Nutr. 2004 Summer;59(3):105-11.
7: Maier UH, Gundlach H, Zenk MH. Seven imidazole alkaloids from Lepidium sativum. Phytochemistry. 1998 Nov 20;49(6):1791-1795.
8: Rehman NU, Khan AU, Alkharfy KM, Gilani AH. Pharmacological Basis for the Medicinal Use of Lepidium sativum in Airways Disorders. Evid Based Complement Alternat Med. 2012;2012:596524.
9: Rahimi R, Shams-Ardekani MR, Abdollahi M. A review of the efficacy of traditional Iranian medicine for inflammatory bowel disease. World J Gastroenterol. 2010 Sep 28;16(36):4504-14.
10: Elshal MF, Almalki AL, Hussein HK, Khan JA. Synergistic antiosteoporotic effect of Lepidium sativum and alendronate in glucocorticoid-induced osteoporosis in Wistar rats. Afr J Tradit Complement Altern Med. 2013 Aug 12;10(5):267-73.
11: Kidane B, van der Maesen LJ, van Andel T, Asfaw Z. Ethnoveterinary medicinal plants used by the Maale and Ari ethnic communities in southern Ethiopia. J Ethnopharmacol. 2014 Apr 11;153(1):274-82.
12: Raval ND, Ravishankar B, Ashok BK. Anti-inflammatory effect of Chandrashura (Lepidium sativum Linn.) an experimental study. Ayu. 2013 Jul;34(3):302-4.
13: Raval ND, Ravishankar B. Analgesic effect of Lepidium sativum Linn.(Chandrashura) in experimental animals. Ayu. 2010 Jul;31(3):371-3.
14: Tahraoui A, El-Hilaly J, Israili ZH, Lyoussi B. Ethnopharmacological survey of plants used in the traditional treatment of hypertension and diabetes in south-eastern Morocco (Errachidia province). J Ethnopharmacol. 2007 Mar 1;110(1):105-17.
15: Wright CI, Van-Buren L, Kroner CI, Koning MM. Herbal medicines as diuretics: a review of the scientific evidence. J Ethnopharmacol. 2007 Oct 8;114(1):1-31.
16: Diwakar BT, Lokesh BR, Naidu KA. Modulatory effect of a-linolenic acid-rich garden cress (Lepidium sativum L.) seed oil on inflammatory mediators in adult albino rats. Br J Nutr. 2011 Aug;106(4):530-9.
17: Al-Yahya MA, Mossa JS, Ageel AM, Rafatullah S. Pharmacological and safety evaluation studies on Lepidium sativum L., Seeds. Phytomedicine. 1994 Sep;1(2):155-9.
18: Aburjai T, Darwish RM, Al-Khalil S, Mahafzah A, Al-Abbadi A. Screening of antibiotic resistant inhibitors from local plant materials against two different strains of Pseudomonas aeruginosa. J Ethnopharmacol. 2001 Jun;76(1):39-44.
19: Masadeh MM, Alkofahi AS, Alzoubi KH, Tumah HN, Bani-Hani K. Anti-Helicobactor pylori activity of some Jordanian medicinal plants. Pharm Biol. 2014 May;52(5):566-9.
20: Mahassni SH, Al-Reemi RM. Apoptosis and necrosis of human breast cancer cells by an aqueous extract of garden cress (Lepidium sativum) seeds. Saudi J Biol Sci. 2013 Apr;20(2):131-9.
21: Reddy KV, Maheswaraiah A, Naidu KA. Rice bran oil and n-3 fatty acid-rich garden cress (Lepidium sativum) seed oil attenuate murine model of ulcerative colitis. Int J Colorectal Dis. 2014 Feb;29(2):267-9.
22: Gilani AH, Rehman NU, Mehmood MH, Alkharfy KM. Species differences in the antidiarrheal and antispasmodic activities of Lepidium sativum and insight into underlying mechanisms. Phytother Res. 2013 Jul;27(7):1086-94.
23: Rehman NU, Mehmood MH, Alkharfy KM, Gilani AH. Studies on antidiarrheal and antispasmodic activities of Lepidium sativum crude extract in rats. Phytother Res. 2012 Jan;26(1):136-41.
24: Najeeb-Ur-Rehman, Mehmood MH, Alkharfy KM, Gilani AH. Prokinetic and laxative activities of Lepidium sativum seed extract with species and tissue selective gut stimulatory actions. J Ethnopharmacol. 2011 Apr 12;134(3):878-83.
25: Umesha SS, Naidu KA. Vegetable oil blends with a-linolenic acid rich Garden cress oil modulate lipid metabolism in experimental rats. Food Chem. 2012 Dec 15;135(4):2845-51.
26: Kimbaris AC, Koliopoulos G, Michaelakis A, Konstantopoulou MA. Bioactivity of Dianthus caryophyllus, Lepidium sativum, Pimpinella anisum, and Illicium verum essential oils and their major components against the West Nile vector Culex pipiens. Parasitol Res. 2012 Dec;111(6):2403-10.
27: Zia-Ul-Haq M, Ahmad S, Calani L, Mazzeo T, Del Rio D, Pellegrini N, De Feo V. Compositional study and antioxidant potential of Ipomoea hederacea Jacq. And Lepidium sativum L. seeds. Molecules. 2012 Aug 29;17(9):10306-21.
28: Daoudi A, Aarab L, Abdel-Sattar E. Screening of immunomodulatory activity of total and protein extracts of some Moroccan medicinal plants. Toxicol Ind Health. 2013 Apr;29(3):245-53.
29: Eddouks M, Maghrani M. Effect of Lepidium sativum L. on renal glucose reabsorption and urinary TGF-beta 1 levels in diabetic rats. Phytother Res. 2008 Jan;22(1):1-5.
30: Eddouks M, Maghrani M, Zeggwagh NA, Michel JB. Study of the hypoglycaemic activity of Lepidium sativum L. aqueous extract in normal and diabetic rats. J Ethnopharmacol. 2005 Feb 28;97(2):391-5.
31: Juma Ab. The effects of Lepidium sativum seeds on fracture-induced healing in rabbits. MedGenMed. 2007 Apr 30;9(2):23.
32: Maghrani M, Zeggwagh NA, Michel JB, Eddouks M. Antihypertensive effect of Lepidium sativum L. in spontaneously hypertensive rats. J Ethnopharmacol. 2005 Aug 22;100(1-2):193-7.
33: Al-Jenoobi FI, Al-Suwayeh SA, Muzaffar I, Alam MA, Al-Kharfy KM, Korashy HM, Al-Mohizea AM, Ahad A, Raish M. Effects of Nigella sativa and Lepidium sativum on cyclosporine pharmacokinetics. Biomed Res Int. 2013;2013:953520.
34: Alkharfy KM, Al-Jenoobi FI, Alam MA, Al-Mohizea AM, Al-Suwayeh SA, Korashy HM, Khan RM, Muzaffar I. Lepidium sativum but not Nigella sativa affects carbamazepine disposition in an animal model. Drug Metab Lett. 2013 Mar;7(1):47-51.
35: Alkharfy KM, Al-Jenoobi FI, Al-Mohizea AM, Al-Suwayeh SA, Khan RM, Ahmad A. Effects of Lepidium sativum, Nigella sativa and Trigonella foenum-graceum on phenytoin pharmacokinetics in beagle dogs. Phytother Res. 2013 Dec;27(12):1800-4.
36: Al-Mohizea AM, Ahad A, El-Maghraby GM, Al-Jenoobi FI, Alkharfy KM, Al-Suwayeh SA. Effects of Nigella sativa, Lepidium sativum and Trigonella foenum-graecum on sildenafil disposition in beagle dogs. Eur J Drug Metab Pharmacokinet. 2014 Apr 11.
37: Al-Saikhan F, Amry MA, Al-Othaimeen S, Alwadani S. Severe ocular injury and its management following self induced plant extracts: A case report. Saudi Pharm J. 2012 Apr;20(2):177-9.
38: Vohora SB, Khan MS. Pharmacological studies on Lepidium sativum, linn. Indian J Physiol Pharmacol. 1977 Apr-Jun;21(2):118-20.
39: Adam SE. Effects of various levels of dietary Lepidium sativum L. seeds in rats. Am J Chin Med. 1999;27(3-4):397-405.

Fecha de actualización de la página: 22 de febrero de 2012.

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.