Miércoles 16 de Enero de 2019




Recomendaciones

La meperidina está catalogada como compatible con la lactancia materna. Sin embargo, esta sustancia puede producir sedación en un grado similar que la morfina, por lo que es recomendable sustituirla por un medicamento analgésico no narcótico, especialmente en el caso de lactantes muy pequeños o prematuros, debido al eventual peligro de depresión neurológica o cardiorrespiratoria.

En el caso de estime necesario su empleo en una madre lactante, debe vigilarse la posible aparición de somnolencia, dificultad en la alimentación o respiración o cualquier alteración del estado general, lo que obligaría a una intervención médica inmediata.

La meperidina es peor metabolizada en el lactante pequeño, especialmente en el recién nacido; estos niños también presentan un mayor grado de biodisponibilidad que el adulto y resultan mas sensibles a la acción depresora central del metabolito activo normeperidina que los adultos y los niños mayores.

Advertencia del fabricante:

La meperidina es detectable en la leche de mujeres lactantes. Debido al riesgo potencial de efectos adversos severos en mujeres lactantes, debe optarse por suspender la lactancia materna o la administración (o bien la sustitución) de meperidina, valorando el beneficio esperable del medicamento en la mujer.

Fecha de la última actualización: 09.03.08

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información para aclarar algunas cuestiones básicas acerca de este principio activo. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico.

Como la mayoría de medicamentos, este fármaco tiene riesgos y beneficios. Su médico ha ponderado, antes de prescribírselo, ambos extremos. Cualquier cuestión adicional acerca de este u otros fármacos debe consultarlo con el médico que le atiende.