COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información
Lunes 21 de Abril de 2014
 
Plantas medicinales
Medicamentos
Enfermedades
<

Cómo atender correctamente a un niño con gastroenteritis

La gran mayoría de gastroenteritis agudas curan por si sólas y no precisan el empleo de antibióticos, puesto que están producidas por virus. En otras ocasiones, la enfermedad está producida por microorganismos sensibles a la acción de los antibióticos, pero son autolimitadas, es decir, se curan espontáneamente. Paradójicamente, el enfermo deja de ser portador del microorganismo antes si no se emplean antibióticos que si se usan. Solamente en un reducido número de casos es necesario el empleo de antibióticos y quimioterápicos para combatir la infección.

El objetivo principal y, por lo general, único del tratamiento consiste en mantener un buen estado de hidratación, lo cual puede lograrse
     1.Reponiendo las pérdidas líquidas
     2.Aportando los líquidos suficientes para las necesidades diarias del organismo del niño.

La administración de medicamentos frenadores del movimiento intestinal, como la loperamida, no influye sobre el estado de hidratación del paciente, por lo que no suele constituir una medida recomendable con caracter general.

Si el paciente presenta vómitos de forma repetida, no es recomendable la administración de alimento sólido o líquido por la boca. Debe esperarse a que disminuya la frecuencia de estos para iniciar un periodo de prueba con líquidos a pequeñas dosis y repetidamente.Por ejemplo, una cucharadita de postre (5 ml.) cada diez minutos.

MUY IMPORTANTE: Tanto para comprobar la tolerancia a líquidos como para su reposición, se debe utilizar solamente solución de rehidratación apropiada, conteniendo sodio,potasio, glucosa, bicarbonato y agua en las proporciones recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. No utilice nunca suero fisiológico, bebidas carbónicas, infusiones (té, café) u otros líquidos diferentes a lo indicado

Si el paciente tolera líquidos, centre su atención en reponer las pérdidas que se hayan producido con anterioridad y las que se vayan produciendo en el curso de las horas siguientes, utilizando igualmente solución de rehidratación oral

En el caso de que el síntoma principal sea la diarrea, puede proceder a administrar solución rehidratante y en casos no muy intensos tambien agua de arroz o de zanahorias durante un periodo de ocho a veinticuatro horas.

Una vez estén reponiéndose las pérdidas líquidas, es necesario iniciar el aporte calórico y nutritivo pertinente. Los alimentos recomendables comprenden: Arroz, zanahoria, platano maduro, manzana (solo la pulpa), pollo hervido o a la plancha, pan tostado, pescado hervido o a la plancha y puré de patatas.

La leche y los derivados, incluido el yogurt en cualquiera de sus formas comerciales no constituyen un alimento apropiado para el paciente con gastroenteritis aguda. Si la enfermedad adquiere cierta intensidad o dura al menos cinco días, es posible que el niño haya adquirido una intolerancia transitoria a la lactosa, debiendo evitar suministrar derivados lacteos durante un tiempo variable.
Solamente en el caso de lactantes pequeños es necesario continuar la dieta láctea a pesar de la gastroenteritis, procediéndose a ofrecerle leche mas diluida y con agua de zanahorias o de arroz. En el caso de sospecha fundada de intolerancia a la lactosa, se debe sustituir la leche por un preparado comercial exento de lactosa.

La gastroenteritis aguda es comunmente una enfermedad infectocontagiosa. Lávese las manos escrupulósamente tras manipular al niño y consiga tambien que los demás miembros de la familia lo hagan, incluyendo al paciente. De esta forma evitará el contagio directo de otros componentes del círculo familiar.

Preparando sopa de zanahorias para los biberones:

Coloque en una olla 2 litros de agua con medio kilo de zanahorias peladas y troceadas. Hiérvalo el tiempo necesario para ablandarlas y a continuación añada de nuevo agua (hervida aparte) hasta completar los dos litros iniciales.Añada una cucharadita de las de moka enrasada de sal de cocina y triture bien la zanahoria en el agua con ayuda de la batidora eléctrica o el pasapuré. Ya tiene lista la sopa de zanahorias. Guárdela en el frigorífico, presérvela de la luz y no utilice recipientes metálicos, porque se puede oscurecer. Tire el sobrante a las 24 horas y rehágalo si es preciso.

Preparando agua de arroz (mucílago) para los biberones:

Coloque en una olla 1 litro de agua con 30 gramos de arroz. Hiérvalo durante dos horas y reponga el agua evaporada. Filtre el líquido sin triturar el arroz en el colador. Ya tiene listo el mucílago de arroz. Guárdelo en el frigorífico. Tire el sobrante a las 24 horas y rehágalo si es preciso.

Composición de la solución rehidratante

Para un litro de agua:

- Glucosa 13.5 gramos
- Cloruro sódico (sal común) 2.6 gramos
- Cloruro potásico 1,5 gramos
- Citrato trisódico dihidratado 2,9 gramos(antes bicarbonato sódico, 2,5 gramos)

Nota: En la mayoría de paises existen distintas marcas comerciales de preparados farmacéuticos en sobres, listos para su mezcla con agua.

.


ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información complementaria para ayudarle a prestar cuidados a su hijo en tanto es visitado por su pediatra. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de los cuidados que se deben prestar y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico. Cualquier cuestión adicional acerca de esta enfermedad u otras debe consultarlo con el médico que le atiende.

Los contenidos de este sitio web no sustituyen la valoración y orientación del facultativo que atiende a cada paciente. Medizzine encarece a todos nuestros visitantes que actuen siempre en concordancia con los consejos y advertencias expresados por el médico responsable de atenderlos.