COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información
Viernes 25 de Abril de 2014
 
Plantas medicinales
Medicamentos
<

Algunas recomendaciones para atender a un niño con dolor de oídos

Consejos y recomendaciones

Raro es el paciente que a lo largo de su infancia se libra de un dolor de oídos, generalmente consecutivo a una infeccion catarral de las vías respiratorias altas. Desgraciadamente, algunos pequeños parecen ser especialmente propensos a sufrir dolor de oídos con una frecuencia fuera de lo común, bien sea por condiciones locales de las vias respiratorias altas(presencia de moco de manera mas o menos permanente en el oído medio, por ejemplo), bien sea por determinadas costumbres o hábitos(autoprovocación de lesiones de rascado en el conducto auditivo, práctica asidua de natación) o por predisponentes como el psoriasis o eczema que debilitan el efecto de barrera de la piel sana.

En todos estos casos, el dolor de oídos es una constante con la que que hay que batallar para proporcionar bienestar al pequeño paciente, intentando no hacer las cosas mal. Con esta intención hemos redactado estos consejos.

Para el caso de estos pacientes, Medizzine desea advertir de la necesidad de que es ineludible la valoración clínica del paciente por parte de un facultativo competente.

1. El dolor de oídos(otalgia) es generalmente debido a una infección del mismo, bien sea el oído medio(la llamada caja del tímpano) o el oído externo(el tubo que conduce desde el exterior el sonido hasta el tímpano). Mas raramente obedece a otras causas, fuera del alcance de estos consejos.

2. El tratamiento casero del dolor, en espera de la decisión que adopte su médico es el mismo que en caso de fiebre, es decir, ibuprofeno y paracetamol a las dosis adecuadas. Ver página dedicada a la fiebre en el niño.

3. Los antibióticos no constituyen una parte esencial de las medidas a tomar. Ni es conveniente que usted se apresure a adquirirlos en una farmacia o se los pida a alguien de su círculo familiar o de amistades, ni son recomendables en la mayoría de los casos como tratamiento inicial. Sólo en los casos de infección severa o cuando no se experimenta una mejoría transcurrido un periodo razonable de tres o mas días.

4. La presencia de fiebre elevada y dolor intenso simultáneamente puede ser indicativo de un exceso de líquido a presión dentro de la caja del tímpano, lo que podría obligar a evacuarlo mediante una incisión en esta membrana. Debe consultar de inmediato con su médico en estas circunstancias.

5. Absténgase de poner gotas de cualquier clase dentro del conducto auditivo del pequeño paciente, a menos que se las haya indicado su médico. En unos casos, porque podría estar perforado el tímpano y pasar el medicamento hacia el oído medio u otras estructuras internas que podrían ser dañadas. Otras veces, las gotas dificultan la visión del tímpano por parte de su médico

6. No debe introducir bastoncillos de algodón u otros objetos en el conducto auditivo de un paciente con dolor de oídos (tampoco, aunque no duela). Podría desplazar un tapón de cerumen hacia el interior del conducto o dañar la piel de este.

7. A veces el tímpano se rompe como consecuencia del efecto combinado de la presion del moco o pus dentro de la caja del tímpano y la infección, lo que suele aliviar el dolor al tener el líquido acumulado una vía de escape hacia el exterior. Como norma general, no coloque bolas de algodón en el conducto auditivo que pudieran impedir la salida del pus o moco. Sin embargo, si el líquido eliminado es denso, puede colocarse superficialmente un trozo de algodón sin apretar, para que se empape del exudado, debiendo cambiarlo muy a menudo.

8. Si su médico le ha prescrito gotas para aplicación directa en el conducto, coloque el niño con el oído hacia arriba, permaneciendo la cabeza apoyada sobre el otro lado. Tras haber puesto las gotas dentro del conducto auditivo, manténgalo en esta posición uno o dos minutos y oprima el pabellón auditivo varias veces para hacer descender el medicamento dentro del oído.

9. Consulte a su médico si el niño parece estar mas enfermo o no experimenta mejoría al cabo de 48-72 horas. Aunque inusualmente, la infección puede extenderse mas allá del foco inicial y afectar a los tejidos circundantes.

10. Si el niño presenta dolor de oídos y, por lo demás, parece encontrarse bien, es posible que tenga tan sólo acumulación de moco en el oído medio, que suele resolverse por sí sóla.

11. Algunos pacientes son propensos a sufrir otitis externa, una infección del conducto auditivo que causa picor, sensación de ocupación del oído y dolor. Si en el interior del conducto llega a caer alguna sustancia como jabón, champú, etc. Después el rascado o el frotamiento con el pico de la toalla, algodón u otra sustancia.


ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información complementaria para ayudarle a prestar cuidados a su hijo en tanto es visitado por su pediatra. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de los cuidados que se deben prestar y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico. Cualquier cuestión adicional acerca de esta enfermedad u otras debe consultarlo con el médico que le atiende.

Los contenidos de este sitio web no sustituyen la valoración y orientación del facultativo que atiende a cada paciente. Medizzine encarece a todos nuestros visitantes que actuen siempre en concordancia con los consejos y advertencias expresados por el médico responsable de atenderlos.