Domingo 16 de Junio de 2019

Significado de Síndrome de Stevens-Johnson

Clase: Enfermedad

La necrólisis epidérmica tóxica o enfermedad de Lyell y el síndrome de Stevens-Johnson son reacciones cutáneas adversas graves a medicamentos que involucran principalmente la piel y las membranas mucosas. Ambos procesos son raros, afectando a aproximadamente 1 o 2 pacientes por millón de habitantes al año, y se consideran emergencias médicas, ya que son potencialmente mortales.

Inicialmente se pensaba que eran enfermedades distintas con diferentes mecanismos de producción, pero ahora sabemos que los dos procesos forman un todo continuo en función de la extensión de la superficie corporal afectada por el deterioro y desprendimiento epidérmico: mas del 30% en la enfermedad de Lyell frente al 10-30% en el síndrome de Stevens-Johnson, además del grado de afectación de las mucosas.

Estas reacciones pueden acompañarse de síntomas de afectación de otros órganos, con fiebre, leucocitosis, eosinofilia, hepatitis y nefritis intersticial aguda.

Ambos cuadros se caracterizan por hipersensibilidad o dolor en la piel y mucosas afectadas, además de erosiones hemorrágicas, enrojecimiento y desprendimientos epidérmicos más o menos graves acompañadas de ampollas y áreas de piel denudada. Actualmente, ambos procesos son considerados como dos extremos de un espectro de reacciones adversas graves de origen farmacológico con destrucción de epidermis y difieren sólo por su grado de desprendimiento de piel y mucosas.

Los medicamentos se han identificado como la causa principal de ambos cuadros clínicos, pero las infecciones por el virus de herpes simple y el mycoplasma pneumoniae son también agentes causales, junto con raros casos en los que el origen es desconocido. El virus de la inmunodeficienccia humana (VIH) se asocia con mayor frecuencia a reacciones de este tipo, posiblemente por la mayor frecuencia de uso de cotrimoxazol y nevirapina.

Medicamentos de alto riesgo: alopurinol, carbamazepina, cotrimoxazol y otras sulfonamidas, sulfasalazina, lamotrigina, nevirapina, aminopenicilinas, cefalosporinas, carbamazepina, fenitoína, fenobarbital y AINEs del tipo oxicam, como meloxicam, fenobarbital y fenitoína.

Es altamente probable la existencia de una especial susceptibilidad genética.

Medicamentos de riesgo moderado: cefalosporinas, aminopenicilinas, macrólidos, quinolonas, tetraciclinas, AINES del tipo ácido acético, como diclofenaco.

Medicamentos de riesgo bajo: Beta-bloqueantes, inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA), antagonistas del calcio, diuréticos tiazídicos (con estructura sulfonamida), antidiabéticos (sulfonilureas con estructura sulfonamida), insulina y AINEs del tipo ácido propiónico, como ibuprofeno.

Pulse aquí para volver atrás

PROPÓSITO Y ALCANCE DEL CONTENIDO


En esta página encontrará información sobre el significado de diversos términos médicos, habitualmente poco comprensibles para los pacientes, a quienes se presupone unos amplios conocimientos previos sobre medicina, necesarios para la comprensión de los folletos de instrucciones de medicamentos comunes.

El contenido de esta información intenta aclara algunas cuestiones básicas sobre medicina, nutrición, plantas medicinales y medicamentos. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico, a quien debe dirigirse en último término para aclarar las dudas que pudiera tener sobre sus problemas de salud.