COOKIES:    Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Continuar navegando presupone la aceptación de estas condiciones          ACEPTAR     Mas información
Domingo 20 de Abril de 2014
 
Plantas medicinales
Medicamentos
<

Recomendaciones para prevenir la caries dental

Introducción

Ayude a mantener sanos los dientes de sus hijos antes de que sobrevengan las caries. Como se sabe, el tejido dental, una vez destruido no tiene la menor tendencia a recuperarse por si solo.

Si su hijo presenta caries en las piezas dentarias caducas, tenga en cuenta que esto predice con mayor exactitud el riesgo futuro de caries que las primeras caries de los dientes definitivos.

Factores generales y locales en la caries

La comida es un elemento determinante en la salud dental. Los efectos locales de los alimentos son más importantes que sus influencias generales, a pesar de que una alimentación adecuada, con el mejor aporte posible de flúor tienen gran importancia para conseguir una dentadura sana. La capa de esmalte protector sólo sufrirá las influencias generales durante los pocos años que necesita para su formación antes de la salida de los dientes.

A lo largo de la vida de la persona, el diente se encontrará expuesto a las agresiones que pueda sufrir como resultado de la alimentación y de la higiene dental.

El componente azucarado es determinante del riesgo de caries. Un niño normal toma de promedio siete comidas al día, incluyendo la comida entre horas de golosinas y otros alimentos.

Los factores asociados a la dieta son:

1. Cantidad de hidratos de carbono susceptibles de fermentación.
2. Concentración de azúcares en los alimentos
3. Estado físico de los carbohidratos
4. Tiempo durante el que los dientes están expuestos
5. Numero de comidas
6. Frecuencia de comidas
7. Intervalos de comidas

La comida

El hecho fundamental y contrastado en el desarrollo de las caries consiste en que aumentando la exposición a azucares, aumenta el riesgo de caries.

Las condiciones para las formaciones de lesiones por caries son las siguientes:

1. La proliferación masiva en la cavidad oral de bacterias sobre las superficies dentales, favorecida por la disponibilidad de restos alimentarios, especialmente el azúcar, que conducirá a la formación de una masa fuertemente adherente a la superficie dentaria(formación de la placa).

2. El consumo de azúcar con una frecuencia y concentración suficientemente elevados.

La caries sobreviene a consecuencia de la transformación de la mayor parte de los azúcares depositados en la placa en ácidos, lo que llevan a cabo las bacterias de la boca. Este fenómeno sucede de forma masiva cuando el contenido en azúcares de los alimentos es mayor del 10 %. Aquellos alimentos con un contenido menor de azúcares son bastante menos peligrosos como inductores de caries.

Después de cada toma de alimentos azucarados se observa en la placa un aumento fugaz pero intenso de la acidez, que viene a durar unos 30 minutos, lo que produce la desmineralización del esmalte.

Este periodo de agresión al diente se puede acortar mediante el cepillado dental. Una vez transcurrido este tiempo, el diente se remineraliza al desparecer la acidez provocada por loa alimentos azucarados. El diente está preparado para soportar dos horas diarias de acidez, siempre que disponga de 22 horas de reparación y remineralización.

Por lo tanto, es determinante en la aparición de la caries el número de veces que su hijo toma alimentos azucarados, puesto que tras cada una de estas veces se producirá una transformación en ácidos de los azúcares y un periodo de media hora de agresión de los dientes por el ácido.

En el clásico estudio de Vipeholm se pudo observar que la ingestión de grandes cantidades de azúcar consumidas durante la comida no producían un numero mayor de caries que cantidades relativamente modestas, mientras que si se ingerían cantidades pequeñas de azúcares entre comidas aumentaba considerablemente el número de caries, lo que pone de manifiesto la influencia del número de comidas azucaradas sobre la caries.

El cepillado de los dientes

Una buena higiene bucal mediante el cepillado de los dientes es esencial en la prevención de la caries, incluso en el niño pequeño, al que su madre puede ayudar.

La eliminación de la placa dental combate uno de los factores de mayor importancia en la aparición de caries. Las pastas de dientes conteniendo 1000-2800 partes por millón de flúor son efectivas en niños de 6 a 16 años. El cepillado dos veces al día previene mas que cualquier otra frecuencia menor.

Los dientes deben cepillarse al menos dos veces al día con una pasta conteniendo al menos 1000 ppp de flúor. Téngase en cuenta que el enjuague de los dientes con un vaso de agua después del cepillado reduce la protección del cepillado con pasta fluorada. Debe enseñarse al niño, incluso a los menores de siete años, a escupir los restos de pasta una vez cepillados los dientes. Debe evitarse la ingestión de cualquier cantidad de pasta de dientes con fluor.

Si la placa no se elimina regularmente puede provocar la aparición de una gingivitis crónica, incluso a una edad muy temprana. Desde el punto de vista de la prevención de la caries dental, el cepillado de los dientes solamente tiene una eficacia limitada dado que las características anatómicas dificultan a veces el acceso de las cerdas del cepillo.

Cambios en la dieta

Debe limitarse la ingestión de azucares refinados en la comida y bebidas.

Sin embargo, es tambien decisivo limitar el número de veces que su hijo come alimentos azucarados. De acuerdo con las investigaciones de Vipeholm, comer varios caramelos inmediatamente después de una comida ordinaria es menos cariogénico que ingerir una única golosina entre comidas.

Los alimentos feculentos a los que no se ha añadido azúcar, como el pan, las patatas o el arroz, son muy poco cariogénicos, dado que las moléculas gigantes de almidón no penetran profundamente en la placa bacteriana, dando lugar en su degradación bucal a una escasa cantidad de maltosa.

Si puede, sustituya el azúcar por xilitol como edulcorante. Esto reduce la incidencia de caries.

Utilizar chicles sin azúcar, y si es posible, con xilitol.

Utilización preferente de medicamentos libres de azúcares. Consulte a su médico y farmacéutico acerca de este extremo y pida su opinión acerca de los medicamentos que usted usa de forma habitual para su hijo, incluso los adquiridos sin receta.

En los lactantes y niños pequeños, que ingieren alimentos con mayor frecuencia que los niños mayores, incluso la lactosa de la leche materna puede provocar la aparición de importantes caries de los dientes caducos en casos de lactancia prolongada. Piense que los azúcares naturales son también cariogénicos.

Suplementos de flúor

Los suplementos de fluoruro no se recomiendan rutinariamente para la prevención de caries en niños que viven en zonas con bajo contenido en flúor en el agua potable. Sin embargo, puede considerarse esta posibilidad en niños con un elevado riesgo de caries. Si es de esperar que el niño reciba regularmente el flúor podría ser una medida complementaria.

En los casos en que su médico u odontólogo haya decidodo administrar suplementos de flúor a su hijo, el cepillado de dientes y la toma de la tableta de flúor deben suceder en distintos momentos para conseguir el mayor tiempo de contacto local posible de flúor de ambas fuentes con la dentadura.

Aplicaciones tópicas

Aplicación tópica de flúor:

La aplicación tópica de flúor en gel dos veces al año es apropiada para niños con alto riesgo de caries. Una mayor frecuencia de aplicación local de esta sustancia no mejora la prevención y es innecesaria.

Aplicación topica de clorhexidina:

Su aplicación tópica reduce el riesgo y la incidencia de caries, pudiendo conseguir una reducción del 46 % de la incidencia de caries, con independencia de la forma (enjuagues, geles, pasta, etc.) método, frecuencia, y nivel de riesgo de caries. Es una alternativa útil para la prevención de la caries

El odontólogo

Ademas de los inestimables consejos que el odontólogo pueda darle a usted o su hijo, el profesional procederá a establecer una excelente barrera para prevenir la caries mediante el sellado de fisuras.

Para la mayoria de pacientes infantiles con riesgo de caries, el sellado de los molares permanentes es una medida suficiente. Sin embargo, en los pacientes de alto riesgo deben sellarse todas las fisuras

El papel del odontólogo no se limita a ejecutar las tareas de diagnóstico y tratamiento de las caries establecidas, así como del sellado de molares. Sus consejos a pie de sillon son también demostradamente eficaces para modificar positivamente la conducta de niños y adolescentes.


ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

Esta página ofrece información complementaria para ayudarle a prestar cuidados a su hijo en tanto es visitado por su pediatra. No es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de los cuidados que se deben prestar y en ningún caso sustituye a la información que le pueda proporcionar su médico. Cualquier cuestión adicional acerca de esta enfermedad u otras debe consultarlo con el médico que le atiende.

Los contenidos de este sitio web no sustituyen la valoración y orientación del facultativo que atiende a cada paciente. Medizzine encarece a todos nuestros visitantes que actuen siempre en concordancia con los consejos y advertencias expresados por el médico responsable de atenderlos.