Domingo 15 de Setiembre de 2019

Medicamentos
Como cuidar niños
Dieta sana
SíNDROME DE APNEA DEL SUEñO(SAOS)

¿Qué es el síndrome de apnea obstructiva del sueño     

El síndrome de apnea obstructiva del sueño(en adelante, SAOS) es una enfermedad crónica consistente en la obstrucción repetida de las vías aéreas superiores durante el sueño, junto con signos de alteración de este y otros síntomas, como somnolencia durante el día.

Actualmente se considera que para hablar con propiedad de que un paciente sufre el SAOS debe presentar durante el sueño al menos cinco paradas respiratorias (o apneas) cada hora.

Pese a su frecuencia, se trata de una enfermedad poco diagnosticada y es incluso menos motivo de consulta por parte de los pacientes. De hecho, la gran mayoría de pacientes que la sufren no han sido diagnosticados. Algunos estudios cifran la prevalencia de la enfermedad en la población adulta en torno al 9% en mujeres y el 27% en hombres.

¿A qué se debe?     

El SAOS tiene carácter familiar, sucediendo con frecuencia en varios miembros de una misma familia. Al parecer, los genes ligados a esta enfermedad tienen tambien que ver con los que regulan el peso corporal, aunque no existe una opinión unánime al respecto.

La enfermedad ataca con mayor frecuencia a varones (proporción 3:1), personas con sobrepeso u obesidad, mayores de 60 años, hipertensos, especialmente los que no están bien controlados, pacientes que han sufrido accidentes cerebrovasculares, padecen insuficiencia cardiaca o sufren epilepsia no bien controlada.

Las personas de raza negra, de origen oriental o latinoamericano sufren con mayor frecuencia que la población de origen caucásico esta enfermedad.

¿Como se produce?     

Se entiende por apnea obstructiva el cese de paso de aire durante al menos diez segundos mientras el organismo continúa realizando el esfuerzo necesario para la respiración. Este cese sucede porque las partes no rígidas de la faringe tienden a estrecharse, a unirse entre sí, cerrando el paso de aire, aunque la musculatura torácica continúe con su esfuerzo respiratorio de renovación del aire.

Este fenómeno, repetido continuamente, influye de manera que crea una sobrecarga del trabajo del corazón y una alteración vascular, especialmente de las arterias cerebrales y coronarias. La apnea de sueño puede alterar el ritmo y la frecuencia del corazón, la tensión arterial y en alguna ocasión puede dar lugar a arritmias como bradicardia, extrasístoles e incluso fibrilación auricular.

¿Qué síntomas presenta la apnea del sueño?     

Los pacientes con SAOS roncan manifiesta y pesadamente durante el sueño, presentando interrupciones repetidas de la respiración, los llamados episodios u ocurrencias de apnea. A la vez estos pacientes muestran somnolencia durante el día.

Característicamente, los pacientes con somnolencia debida al SAOS se duermen con facilidad durante el día, aunque, por lo general, estos lapsos de sueño suelen ser de escasa duración, repitiéndose con facilidad durante todo el periodo vigil. Se trata mas bien de microsueños que de una sesión de sueño prolongada. Estos pacientes pueden encontrarse irritables o tener alteraciones del humor, de la memoria o del estado de ánimo a consecuencia de la alteración del sueño nocturno.

Paradójicamente, estos pacientes pueden tener dificultades para conciliar o mantener el sueño, así como sueño agitado o sudar abundantemente mientras duermen.

Con frecuencia, los pacientes presentan otros problemas respiratorios asociados, especialmente de las vías altas, como rinitis o rinosinusitis, obstrucción nasal o molestias faríngeas crónicas.

¿Cómo se diagnostica?     

La presencia de síntomas tales como ronquido durante el sueño y episodios de apnea, asociado a otros datos mas inespecíficos com sobrepeso u obesidad, edad madura o avanzada, cuello ancho y otros signos compatibles con la enfermedad llevan, ante la sospecha de SAOS, a realizar una polisomnografía.

Esta prueba puede ofrecer datos indiscutibles acerca de la enfermedad.

La polisomnografía consiste en registrar un periodo de sueño lo bastante amplio en el así llamado laboratorio del sueño, evaluando a la vez el electroencefalograma, el electrooculograma, que determina el movimiento ocular durante el sueño REM, el registro del esfuerzo respiratorio, el regsitro del flujo de aire durante el sueño, la medida de la concentración en la sangre del oxígeno y el anhídrido carbónico, el electrocardiograma y un electromiograma.

Alternativamente a la polisomnografía, se disponen de otros medios que incluyen el ensayo individual de una máquina de presión positiva autoregulada por el paciente.

¿Cómo se trata?     

El tratamiento de estos pacientes persigue conseguir un sueño continuado, sin fases de asfixia, reduciendo la sobrecarga cardiovascular y reduciendo el esfuerzo respiratorio improductivo, es decir, aquel que no produce una renovación de aire en los pulmones.

En la práctica, las medidas terapéuticas específicas se concretan en la máquina de presión positiva, tambien llamada en el lenguaje técnico CPAP o, simplemente PAP.

Hasta la fecha, este método ha demostrado prevenir complicaciones y mejorar el estado de salud de los pacientes afectos del síndrome de apnea del sueño.

Algunos escasos pacientes parecen tener molestias bucofaríngeas por el uso de la mascara respiratoria que se conecta al generador de flujo de aire o manifiestan no poder dormir unidos al aparato. Sin embargo, para la mayoría de pacientes se convierte en una rutina mas, que es generalmente bien tolerada.

Otras medidas incluyen la mejora de la respiración nasal y el control de peso.

Respecto de la primera, la acción terapéutica persigue asegurar que el paciente no presente obstrucción de la vía aérea superior que añada problemas adicionales a la apnea del sueño.

Por su parte, el sobrepeso y la obesidad tienen una gran influencia en el desarrollo y empeoramiento del SAOS. Un aumento de peso del 1% aumenta en un porcentaje tres veces mayor la ocurrencia de episodios de apnea durante el sueño. Por el contrario, una disminución del peso corporal del mismo porcentaje consigue una reducción del porcentaje de ocurrencias de apnea tres veces mayor del de la reducción del peso.

Algunos pacientes que roncan de noche sin presentar episodios de apnea puede verse afectados por la enfermedad si engordan, por lo que una forma eficaz de prevención consiste en evitar o reducir el sobrepeso y la obesidad.

Última actualización de la página: 17 de enero de 2009

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.