COOKIES:    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web  ACEPTAR Mas información
Lunes 20 de Noviembre de 2017

PANCREATITIS AGUDA

¿En qué consiste la pancreatitis aguda?     

La pancreatitis aguda es una enfermedad inflamatorias del páncreas, presentando como síntoma principal dolor en el abdomen, acompañado de aumento del nivel de enzimas pancreáticos en la sangre. Por lo general, una vez pasado el brote agudo de pancreatitis, el órgano recupera su función y estructura.

¿A quienes afecta la pancreatitis aguda?     

Cada año se presentan 1-4 casos de pancreatitis aguda por cada 10.000 habitantes, atacando principalmente a personas que consumen una notable cantidad de alcohol o bien que sufren enfermedades de las vías biliares. En dos de cada tres pacientes, la causa de la pancreatitis tiene que ver con alguna de estas dos circunstancias.

En aquellos bebedores que consumen al menos 25 gramos de alcohol al día existe un riesgo aumentado de sufrir pancreatitis, siendo el riesgo global de sufrir la enfermedad de un 6-10 % para los grandes consumidores de alcohol.

Factores de riesgo sobreañadido son el consumo elevado de grasas y el tabaquismo.

Los cálculos o piedras en la vesícula biliar pueden dar lugar también a pancreatitis. Aquellos cálculos que se desplazan desde la vesícula hacia el intestino delgado y se enclavan justo en la salida a este tienen un riesgo alto de provocar pancreatitis, ya que en ese punto confluye también el conducto que vierte el jugo pancreático en el intestino. El cálculo biliar provocaría un taponamiento que haría refluir la bilis hacia el páncreas, lo que originaría su inflamación.

La obstrucción al flujo de jugo pancreático hacia el intestino delgado, susceptible también de provocar pancreatitis puede deberse a motivos diferentes de los cálculos, como el espasmo del esfínter de Oddi o un tumor benigno o maligno.

Distintos tóxicos como algunos medicamentos o sustancias químicas pueden causar pancreatitis, incluyendo agentes inmunosupresores (tacrolimus, azatioprina, ciclosporina, etc.), antibióticos, diuréticos, antihipertensivos y otros, además de plaguicidas, metanol y veneno de insectos.

La elevación de los triglicéridos en la sangre puede ser causa de pancreatitis. Algunos medicamentos, como los estrógenos pueden provocar un ataque de pancreatitis aumentando el nivel de esta grasa. Algunas otras enfermedades se han relacionado con la pancreatitis, pero de producirla, lo harían raramente.

Existe en algunos pacientes una predisposición hereditaria a padecer pancreatitis. En estos casos, suele iniciarse la enfermedad durante la juventud, antes de cumplir los veinte años, generalmente desencadenada por un exceso en la comida o alcohol o una situación de especial estrés psíquico.

¿Como se produce la pancreatitis aguda?     

El mecanismo por el que se produce una pancreatitis no es bien conocido, aunque en lo esencial consiste en la activación de los enzimas digestivos dentro de las propias células que lo producen y que desencadena una autodigestión de las mismas, superando los mecanismos de autodefensa que tiene el propio páncreas para desactivar estos enzimas.

¿Qué síntomas origina la pancreatitis aguda?     

La pancreatitis desencadena dolor abdominal fijo, localizado en el epigastrio (lo que popularmente se conoce como boca del estómago), generalmente intenso, con ninguna o pocas oscilaciones, asociado a síntomas inespecíficos como náuseas y vómitos. A diferencia de los procesos gastrointestinales, el dolor no se suele aliviar con el vómito.

En muchas ocasiones, se produce una cierta dilatación abdominal y, aunque el paciente no tenga un cálculo biliar, puede presentarse un color amarillento de la piel (ictericia).

Salvo en los casos mas severos, no suele haber síntomas generales, como fiebre alta o colapso circulatorio.

¿Como se diagnostica la pancreatitis aguda?     

El médico fundamentará el diagnóstico de la enfermedad basándose en los síntomas y datos de laboratorio. Entre estos destacan la elevación de la amilasa y lipasa en la sangre.

Sin embargo, no en todos los casos aparecen elevadas las cifras de amilasa. Típicamente, la amilasa suele detectarse elevada en el plazo de varias horas desde el inicio del ataque y suele mantenerse por encima de los valores normales hasta el cuarto o quinto día.

Aunque las grandes elevaciones de amilasa son muy sugestivas de pancreatitis, las cifras discretamente elevadas pueden aparecer en algunos procesos diferentes, como trastornos intestinales e incluso de otros órganos, lo que resulta una dificultad añadida para el diagnóstico.

La elevación de los triglicéridos en sangre (hipertrigliceridemia) puede enmascarar una cifra elevada de amilasa.

Otro enzima, la lipasa suele seguir un curso similar al de la amilasa, aunque permanece mas tiempo elevada que esta. Su utilidad clínica es superponible a la de la amilasa.

Una prueba complementaria a las dos anteriores es la determinación de la amilasa en orina.

Otras pruebas diagnósticas:

Las radiografías de tórax y abdomen sirven mas bien a la necesidad de descartar otros procesos que a asegurar la existencia de una pancreatitis. A este propósito, las ecografías, la resonancia magnética nuclear (RMN) y el TAC son de gran utilidad.

Con estos medios pueden diagnosticarse muchos cálculos biliares, una causa frecuente de pancreatitis. Sin embargo, para determinar la morfología del páncreas, el TAC (tomografía axial computerizada) y la RMN suelen proporcionar datos bastante fiables en una elevada proporción de pacientes.

Con los elementos diagnósticos disponibles, el médico podrá distinguir en la mayoría de casos una pancreatitis aguda con respecto a otras posibles causas de dolor abdominal asociado a vómitos y náuseas, especialmente obstrucción intestinal, perforación y colecistitis. Sin embargo, en ciertos casos, es necesario recurrir a la intervención quirúrgica exploratoria para aclarar el cuadro clínico.

¿Como evoluciona la pancreatitis aguda?     

En los casos leves y moderados de pancreatitis, el curso clínico suele ser favorable, observándose una mortalidad inferior al 1 % de los casos. Sin embargo en los casos de pancreatitis grave este porcentaje llega a superar el 10 %. En los casos muy graves, puede fallecer hasta uno de cada cuatro pacientes.

Se dispone de algunos recursos para estimar la gravedad de la pancreatitis y poder diferenciar entre los casos leves o moderados y los casos graves. La determinación de la proteína C reactiva y el PAT pueden ser una ayuda para esta finalidad. Mas exacto son los criterios de Ranson, Atlanta o Glasgow o el pronóstico basado en la apariencia del TAC.

¿Como se trata la pancreatitis aguda?     

A falta de un tratamiento específico, el objetivo de las medidas terapéuticas persigue evitar la deshidratación y malnutrición, aportando los líquidos adecuados para el mantenimiento del paciente y aquellos que pudiera perder, aliviar los síntomas(dolor, vómitos) y vigilar o prevenir las complicaciones. Entre estas, la insuficiencia renal aguda y la respiratoria son las mas graves y frecuentes.

La infección de un área de necrosis es una complicación que se manifiesta por el empeoramiento de un paciente que empezaba a experimentar una cierta mejoría. Los síntomas asociados son típicamente los de proceso infeccioso grave (fiebre, escalofríos, mal estado general, etc.). Esta complicación requiere una reevaluación del paciente (TAC, cultivos) seguido del tratamiento quirúrgico pertinente, asociado a los antibióticos si el médico lo estima oportuno.

En uno de cada 5-10 pacientes con pancreatitis aguda aparecen peseudoquistes, unas especies de cavidades en el interior del páncreas, formadas por la licuefacción de parte del tejido provocada por los enzimas pancreáticos. Los pseudoquistes pequeños suelen resolverse por si mismos con el tiempo. Los que tienen un tamaño de 6 o mas centímetros requieren intervención cuando son duraderos.

Mas raramente, la complicación consiste en la liberación de jugos pancreáticos en la cavidad peritoneal, bien sea a partir de un pseudoquiste perforado o directamente, desde el conducto pancreático. En ambos casos, se requiere una intervención quirúrgica.

A mas largo plazo, será necesario atender las causas de la pancreatitis y corregirlas en la medida de lo posible (evitar el alcohol, extirpar cálculos en la vesícula, tratar la hipertrigliceridemia y otras posibles manifestaciones asociadas).

Última actualización de la página: 19 de marzo de 2011

ADVERTENCIA ACERCA DEL CONTENIDO

La información contenida en este sitio web no sustituye los consejos y orientaciones del profesional médico que le atiende, al que usted debe consultar antes de tomar decisiones acerca de su situación y problemas de salud. MEDIZZINE no garantiza ni asume responsabilidad alguna por la exactitud o amplitud de la información que se ofrece. Por el contrario, MEDIZZINE reconoce que la información proporcionada no es exhaustiva y, por lo tanto, no expone la totalidad de la información disponible y, en ningun caso, puede sustituir la información y criterio que le pueda proporcionar su médico. MEDIZZINE no puede garantizar en todos los casos la exactitud de la información que se ofrece, dada la naturaleza cambiante de los conocimientos médicos.